El apor­te de la aca­de­mia al eco­sis­te­ma

Las uni­ver­si­da­des y cen­tros aca­dé­mi­cos siem­pre han si­do un nú­cleo de in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción. Pe­ro a par­tir de la ge­ne­ra­ción de incubadoras y la­bo­ra­to­rios de in­ves­ti­ga­ción, es­tán atra­yen­do ca­da vez más pro­yec­tos.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - DA­NIEL FAJARDO C.

His­tó­ri­ca­men­te, las uni­ver­si­da­des han si­do las cu­nas de la in­no­va­ción, es­pe­cial­men­te cuan­do co­men­za­ron a crear en­ti­da­des es­pe­cia­li­za­das que in­vo­lu­cra­ban la in­ves­ti­ga­ción, e sec­tor pri­va­do y las ideas. En las úl­ti­mas dé­ca­das, las incubadoras han to­ma­do muy fuer­te es­te rol. Pe­ro aho­ra, los la­bo­ra­to­rios de in­no­va­ción tam­bién tie­nen mu­cho que de­cir.

Uno de los ca­sos más em­ble­má­ti­cos es el del La­bo­ra­to­rio de In­no­va­ción y Em­pren­di­mien­to (Ope­nLab), de la Fa­cul­tad de Cien­cias Fí­si­cas y Ma­te­má­ti­cas (FCFM) de la Universidad de Chi­le, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo ser un ar­ti­cu­la­dor y for­ma­dor de ca­pa­ci­da­des de in­no­va­ción y em­pren­di­mien­to den­tro del con­tex­to na­cio­nal. Se­gún Fran­cis­co Mo­li­na, di­rec­tor del Ope­nLab, ac­tual­men­te ge­ne­ran pro­yec­tos pa­ra ace­le­rar la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca des­de nues­tra Universidad ha­cia el país y el mun­do.

Por ejem­plo, con el apo­yo de Cor­fo, y en con­jun­to con el Cen­tro de Bio­tec­no­lo­gía y Bioin­ge­nie­ría (CeBiB) de la Fa­cul­tad de Cien­cias Fí­si­cas y Ma­te­má­ti­cas de es­te plan­tel, “es­tán im­ple­men­tan­do un pro­yec­to que bus­ca ge­ne­rar es­tra­te­gias co­mer­cia­les pa­ra diez de­sa­rro­llos cien­tí­fi­cos, don­de lue­go se se­lec­cio­na­rán aque­llos de ma­yor po­ten­cial pa­ra bus­car­les alian­zas in­ter­na­cio­na­les en Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y Asia”, di­ce Mo­li­na.

Por su par­te, Juan Ve­lás­quez, di­rec­tor de In­ge­nie­ría y Cien­cias 2030 (dón­de na­ce el Ope­nLab), co­men­ta que es­ta ini­cia­ti­va ofre­ce una pla­ta­for­ma pa­ra for­ta­le­cer tan­to la for­ma­ción de los es­tu­dian­tes, co­mo la po­si­bi­li­dad de me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca a tra­vés de la ini­cia­ti­va Ope­nBeau­chef. “La si­guien­te fa­se plan­tea opor­tu­ni­da­des de sis­te­ma­ti­zar lo apren­di­do y ge­ne­rar nue­vos es­pa­cios de ar­ti­cu­la­ción en otros sec­to­res que per­mi­tan a la Universidad au­men­tar su ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar va­lor en el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo y so­cial del país. Por ejem­plo, es­ta­mos pen­san­do en re­pli­car lo apren­di­do en el MIT REAP en el ám­bi­to de la sa­lud”, se­ña­la Ve­lás­quez.

Ade­más, Fran­cis­co Mo­li­na es­ti­ma que con­si- de­ran­do el ac­tual es­ce­na­rio eco­nó­mi­co glo­bal, es ur­gen­te tra­ba­jar en la trans­for­ma­ción de nues­tra ma­triz pro­duc­ti­va y lle­var­la des­de una eco­no­mía ex­trac­ti­va a una ba­sa­da en co­no­ci­mien­to, desa­rro­llo de ca­pi­tal hu­mano e in­no­va­ción. “Por ejem­plo, de­be­rían po­ten­ciar­se aún más te­má­ti­cas co­mo la ener­gía so­lar y la as­tro­no­mía o po­dría­mos au­men­tar el apo­yo pa­ra ge­ne­rar in­no­va­cio­nes en ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos de al­ta com­ple­ji­dad”, con­clu­ye Mo­li­na.

Un buen ejem­plo de có­mo in­no­var en tec­no­lo­gía es lo que ha­ce por ejem­plo, el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­no­va­ción Em­pre­sa­rial (3IE) de la Universidad Téc­ni­ca Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría. En­tre va­rios pro­yec­tos aca­ba de fi­na­li­zar una con­vo­ca­to­ria a star­tups y em­pren­de­do­res de Chi­le y el mun­do que ten­gan pro­yec­tos en las áreas de in­dus­trias in­te­li­gen­tes o vi­deo­jue­gos a des­pe­gar sus ne­go­cios con un eje glo­bal. Den­tro de la ca­te­go­ría de in­dus­trias in­te­li­gen­tes se con­si­de­ran em­pren­di­mien­tos que desa­rro­llen y/o usen tec­no­lo­gías pa­ra desa­rro­llar so­lu­cio­nes en sec­to­res co­mo: ser­vi­cios fi­nan­cie­ros (fin­tech), re­tail, lo­gís­ti­ca y ser­vi­cios y tu­ris­mo. Mien­tras que en la ca­te­go­ría de vi­deo­jue­gos se con­si­de­ran: vi­deo­jue­gos de con­so­las, de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, de brow­ser, en­tre otros.

“El Ins­ti­tu­to 3IE apo­ya a los em­pren­de­do­res, crean­do las con­di­cio­nes pa­ra fa­ci­li­tar la in­no­va­ción co­la­bo­ra­ti­va y la ge­ne­ra­ción de nue­vos ne­go­cios de al­to im­pac­to, vin­cu­lan­do el know how, ac­ce­so al mer­ca­do y la ex­pe­rien­cia de la in­dus­tria, con la crea­ti­vi­dad, el di­na­mis­mo y ca­pa­ci­dad rea­li­za­do­ra de las star­tups”, in­di­can en es­ta en­ti­dad

Por otro la­do, ha­ce un po­co más de un mes, el Cen­tro de In­no­va­ción UC Ana­cle­to An­ge­li­ni (per­te­ne­cien­te a la Vi­ce­rrec­to­ría de In­ves­ti­ga­ción UC), cum­plió tres años de vida. Se­gún in­di­can en es­ta en­ti­dad, en es­te tiem­po, han lo­gra­do ge­ne­rar una red de 106 em­pre­sas so­cias, crean­do una co­mu­ni­dad de más de 16 mil em­pren­de­do­res pro­ve­nien­tes de nue­ve paí­ses e im­pul­sa­do la fir­ma de 21 con­tra­tos de I+D en­tre em­pre­sas y la Universidad por $2.212 mi­llo­nes.

Asi­mis­mo, a tra­vés del Pro­gra­ma SINLÍMITES ha co­nec­ta­do a más de 300 alum­nos UC de pre y post­gra­do con em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y em­pren­di­mien­tos pa­ra re­sol­ver cer­ca de 200 desafíos de in­no­va­ción. “He­mos crea­do un es­pa­cio pio­ne­ro en el desa­rro­llo de la in­no­va­ción y el em­pren­di­mien­to en nues­tro país, así co­mo un fér­til pun­to de unión en­tre la universidad y el sec­tor pro­duc­ti­vo, di­ce el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo del Cen­tro de In­no­va­ción UC, Al­fon­so Gó­mez. Ⓟ

Ope­nLab, de la FCFM de la U. de Chi­le, na­ce a par­tir de la ini­cia­ti­va In­ge­nie­ría y Cien­cias 2030

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.