LA IM­POR­TAN­CIA DE LA CO­LA­BO­RA­CIÓN

Si bien Chi­le es­tá ca­ta­lo­ga­do co­mo el país más in­no­va­dor de Amé­ri­ca La­ti­na, es uno de los úl­ti­mos de la OCDE al res­pec­to. Pa­ra me­jo­rar, se re­quie­re de más tra­ba­jo en­tre los ac­to­res pú­bli­co, pri­va­do y aca­dé­mi­co.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - DA­NIEL FAJARDO C.

PPOR SE­GUN­DO AÑO con­se­cu­ti­vo, Chi­le lo­gró ser el pri­mer país más in­no­va­dor de Amé­ri­ca La­ti­na, se­gún el Ín­di­ce Mun­dial de In­no­va­ción 2017, ela­bo­ra­do con­jun­ta­men­te por la Universidad Cor­nell, el In­sead y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI).

Sin em­bar­go, es­tá en el N°46 de la lis­ta y uno de los úl­ti­mos si se le com­pa­ra con la ór­bi­ta OCDE. Der he­cho, se es­ti­ma que la in­ver­sión del país en es­ta área es una de las más ba­jas de es­te gru­po, co­rres­pon­dien­te al 0,38% del PIB.

Pe­ro el da­to in­tere­san­te es que una de las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes del in­for­me (que en ju­nio pu­bli­có su dé­ci­ma edi­ción), es que sigue ha­bien­do un des­fa­se en la ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra en­tre paí­ses desa­rro­lla­dos y en desa­rro­llo, con una me­dio­cre progresión en ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, tan­to a ni­vel es­ta­tal co­mo de las em­pre­sas, en es­te úl­ti­mo gru­po.

En es­te con­tex­to, in­de­pen­dien­te de las po­lí­ti­cas o pro­yec­tos que pue­dan rea­li­zar­se al res­pec­to, ca­da vez cre­ce más la fi­gu­ra de los La­bo­ra­to­rios de In­no­va­ción. “La in­no­va­ción es el mo­tor del cre­ci­mien­to en nues­tra eco­no­mía mun­dial, ca­da vez más de­pen­dien­te de los co­no­ci­mien­tos, pe­ro son ne­ce­sa­rias más in­ver­sio­nes pa­ra pro­mo­ver la crea­ti­vi­dad hu­ma­na y el ren­di­mien­to eco­nó­mi­co”, di­ce Fran­cis Gurry, di­rec­tor ge­ne­ral de la OMPI.

Se­gún in­di­ca el do­cu­men­to “La­bo­ra­to­rios de In­no­va­ción. Una Guía Prác­ti­ca”, ela­bo­ra- do por Uni­cef, es­tas en­ti­da­des son es­pa­cios fí­si­cos que per­mi­ten la co­la­bo­ra­ción en­tre el sec­tor pri­va­do, el sec­tor aca­dé­mi­co y la so­cie­dad ci­vil. “Los la­bo­ra­to­rios per­mi­ten con­vo­car nue­vos y di­ná­mi­cos so­cios en torno a pro­ble­mas lo­ca­les es­pe­cí­fi­cos, y más im­por­tan­te aún, lle­var las so­lu­cio­nes crea­das a es­ca­la mun­dial”, di­ce la guía.

Si bien, el do­cu­men­to de Uni­cef, es­tá en­fo­ca­do a su la­bor con res­pec­to a la pro­tec­ción y de­fen­sa de los de­re­chos de los ni­ños, pue­de ser per­fec­ta­men­te ex­tra­po­la­do a cual­quier área, to­man­do en cuen­ta que “Un la­bo­ra­to­rio de in­no­va­ción es un es­pa­cio y una se­rie de pro­to­co­los pa­ra que jó­ve­nes, téc­ni­cos, em­pre­sas pri­va­das y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil par­ti­ci­pen en la re­so­lu­ción de pro­ble­mas”, co­mo in­di­ca el in­for­me.

Un ca­mino pa­ra me­jo­rar la in­no­va­ción en Chi­le es en ba­se a in­cen­ti­vos tri­bu­ta­rios. Uno de los ejem­plos de es­to ha si­do la Ley de In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo (Ley I+D), que tie­ne por ob­je­ti­vo con­tri­buir a me­jo­rar la ca­pa­ci­dad com­pe­ti­ti­va de las em­pre­sas chi­le­nas, al es­ta­ble­cer un in­cen­ti­vo tri­bu­ta­rio pa­ra la in­ver­sión en I+D que per­mi­te a es­tas en­ti­da­des re­ba­jar vía im­pues­tos de pri­me­ra ca­te­go­ría, el 35% de los re­cur­sos des­ti­na­dos a ac­ti­vi­da­des de es­te ti­po.

Pa­ra ha­cer­se una idea de la im­por­tan­cia de los tri­bu­tos en la I+D, a me­dia­dos de ma­yo, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let re­ci­bió la “Es­tra­te­gia Na­cio­nal de cien­cias, tec­no­lo­gías e in­no­va­ción pa­ra un nue­vo pac­to de desa­rro­llo sos­te­ni­ble e in­clu­si­vo”, ela­bo­ra­da por el Con­se­jo Na­cio­nal de In­no­va­ción pa­ra el Desa­rro­llo (CNID).

En di­cha opor­tu­ni­dad, el pre­si­den­te de es­ta en­ti­dad, Gon­za­lo Rivas, co­men­tó que si se im­ple­men­ta­ra una ta­sa de 0,1% a las ven­tas de las em­pre­sas que fac­tu­ran so­bre las UF100.000, po­dría re­cau­dar­se US$ 731 mi­llo­nes, pa­ra in­no­va­ción, “lo que re­pre­sen­ta cer­ca de un 0,3% del PIB, y equi­va­le a un in- cre­men­to de un 73% en el gas­to to­tal de I+D que Chi­le rea­li­za ac­tual­men­te”, di­jo Rivas.

Du­ran­te los úl­ti­mos años, el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Cor­fo, han ge­ne­ra­do pro­gra­mas que po­ten­cian el in­te­rés de las per­so­nas y em­pre­sas en la in­no­va­ción, ya sea me­dian­te el desa­rro­llo e in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías a los pro­ce­sos o a tra­vés de in­ves­ti­ga­cio­nes.

Pa­ra Jai­me So­to, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Chi­le­na de Em­pre­sas de las Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (AC­TI), hoy se de­be rea­li­zar una re­vo­lu­ción de I+D+i. “Hay que desa­rro­llar una in­dus­tria de bie­nes y ser­vi­cios ba­sa­da en cien­cia y tec­no­lo­gía, pa­ra abor­dar los desafíos pre­sen­tes me­dian­te la ge­ne­ra­ción de un eco­sis­te­ma ro­bus­to de in­no­va­ción de ma­ne­ra aso­cia­ti­va en­tre la in­dus­tria, los pro­vee­do­res, el sec­tor cien­tí­fi­co - tec­no­ló­gi­co aca­dé­mi­co y el Es­ta­do. Es un ca­mino que Chi­le tie­ne que ex­plo­rar con fuer­za, ya que el cre­ci­mien­to en ba­se a com­mo­di­ties no se­rá eterno”, con­clu­ye So­to. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.