La si­tua­ción de Chi­le y la aca­de­mia en I+D

Mu­chas uni­ver­si­da­des y cen­tros de in­ves­ti­ga­ción pri­va­da ya se subie­ron al ca­rro de la na­no­tec­no­lo­gía en Chi­le, con pro­yec­tos y apli­ca­cio­nes con­cre­tas. Pe­ro aún que­da mu­cho que re­co­rrer, don­de una ma­yor can­ti­dad de fon­dos en el área se­ría el ca­mino ideal.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

SSI BIEN la na­no­tec­no­lo­gía se pue­de apli­car a va­rias in­dus­trias y ne­go­cios, por esen­cia ha si­do la aca­de­mia quien, en con­jun­to con el sector pri­va­do, ha lle­va­do la ba­tu­ta en su desa­rro­llo.

A ni­vel lo­cal la ten­den­cia es si­mi­lar. Un cla­ro ejem­plo es el Cen­tro pa­ra el Desa­rro­llo de la Na­no­cien­cia y Na­no­tec­no­lo­gía (Ce­den­na). Su his­to­ria se re­mi­te a 2009, cuan­do es­te pro­yec­to que­dó en­tre los cin­co “Cen­tros Cien­tí­fi­cos Tec­no­ló­gi­cos de Ex­ce­len­cia” ga­na­do­res de un con­cur­so rea­li­za­do por el Co­nicyt, y ac­tual­men­te tie­ne so­fis­ti­ca­dos la­bo­ra­to­rios que dis­po­nen de equi­pa­mien­to de al­ta tec­no­lo­gía.

Su di­rec­to­ra, Do­ra Alt­bir, re­co­no­ce que la na­no­tec­no­lo­gía es un área emer­gen­te y con pro­yec­cio­nes in­fi­ni­tas. “En Chi­le es fun­da­men­tal desa­rro­llar­la con se­rie­dad, por un la­do pa­ra con­ven­cer a las em­pre­sas que nues­tro país cuen­ta con las ca­pa­ci­da­des pa­ra uti­li­zar­la en la so­lu­ción de pro­ble­mas de la in­dus­tria lo­cal; y por otro, pa­ra desa­rro­llar tec­no­lo­gías que apor­ten a la in­dus­tria­li­za­ción de nues­tra ma­triz ex­por­ta­do­ra”.

En cuan­to a pro­yec­tos es­pe­cí­fi­cos, ade­más de con­ti­nuar po­ten­cian­do el tra­ba­jo ac­tual en sen­so­res, mi­ne­ría, en­va­ses pa­ra ali­men­tos y me­dio am­bien­te, el Ce­den­na es­tá ex­plo­ran­do te­mas re­la­ti­vos a ener­gía, un área en la cual la na­no­tec­no­lo­gía tie­ne mu­cho que de­cir. “Gran par­te de nues­tros es­fuer­zos se fo­ca­li­zan en in­cre­men­tar la co­mer­cia­li­za­ción de los pro­duc­tos que he­mos desa­rro­lla­do. So­mos un cen­tro de­di­ca­do a la in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo y, por con­si­guien­te, cree­mos que la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía al pú­bli­co debe ser a tra­vés de nues­tra vin­cu­la­ción con el sector em­pre­sa­rial”, afir­ma Alt­bir.

En sus ocho años de vi­da, ya han pre­sen­ta­do más de 30 so­li­ci­tu­des de pa­ten­tes. Des­ta­ca una for­mu­la­ción in­yec­ta­ble de li­be­ra­ción con­tro­la­da pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de an­ti­bió­ti­cos en ani­ma­les, el di­se­ño de un na­no­tran­sis­tor mag­né­ti­co, un mé­to­do pa­ra el tra­ta­mien­to del do­lor cró­ni­co y nanopartículas con ca­pa­ci­dad bac­te­ri­ci­da y an­ti­fún­gi­ca, en­tre otras ini­cia­ti­vas.

Por su par­te, el Ad­van­ced Mi­ning Tech­no­logy Cen­ter (AMTC) de la Uni­ver­si­dad de Chi­le tie­ne va­rios pro­yec­tos en­fo­ca­dos a la mi­ne­ría. Uno de los más im­por­tan­tes es el “Equi­po de tra­ta­mien­to de aguas pa­ra la re­mo­ción de ar­sé­ni­co me­dian­te na­no­ma­te­ria­les y ener­gía so­lar” (So­lAr­se­nic), que con­sis­te en el di­se­ño y cons­truc­ción de un equi­po de tra­ta­mien­to de aguas que pue­da con­ver­tir el ar­sé­ni­co III (la es­pe­cie más tó­xi­ca y di­fí­cil de ab­sor­ber) a ar­sé­ni­co V (me­nos tó­xi­ca y más fá­cil de ab­sor­ber) me­dian­te fo­to oxi­da­ción, y lue­go lo­grar su ab­sor­ción pro­gre­si­va usan­do un so­lo sis­te­ma de reac­ción, to­do uti­li­zan­do prin­ci­pal­men­te la luz so­lar co­mo fuen­te de irra­dia­ción.

Fi­nal­men­te, el pro­yec­to di­se­ña un ma­te­rial bi­fun­cio­nal que ac­túa co­mo fo­to oxi­dan­te y ab­sor­ben­te, ba­sa­do en na­no­ma­te­ria­les. “Es­te pro­yec­to re­pre­sen­ta una nue­va tec­no­lo­gía que bus­ca en­fren­tar uno de los pro­ble­mas am­bien­ta­les más re­le­van­tes de es­te país, co­mo es la con­ta­mi­na­ción de aguas por ar­sé­ni­co, y pre­ten­de­mos que es­ta tec­no­lo­gía pue­da ser uti­li­za­da en lo­ca­cio­nes re­mo­tas afec­ta­das por es­te ti­po de con­ta­mi­nan­tes, co­mo por ejem­plo el Nor­te de Chi­le, don­de ade­más las con­di­cio­nes de ra­dia­ción so­lar co­mo re­cur­so ener­gé­ti­co de la tec­no­lo­gía son sig­ni­fi­ca­ti­vas”, ex­pli­ca An­drei­na Gar­cía, in­ves­ti­ga­do­ra del AMTC y doc­to­ra en cien­cias.

El Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Na­no­tec­no­lo­gía y Ma­te­ria­les Avan­za­dos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca (CIEN-UC), es otro ejem­plo de la apues­ta en I+D en es­ta área en nues­tro país. La ma­yo­ría de sus pro­yec­tos es­tán en­fo­ca­dos en tres áreas: na­no­ma­te­ria­les de in­te­rés ener­gé­ti­co y am­bien­tal, na­no­ma­te­ria­les de in­te­rés bio­mé­di­co y pro­pie­da­des tec­no­ló­gi­cas de ma­te­ria­les avan­za­dos.

El rol del Es­ta­do

Pe­ro no só­lo en las uni­ver­si­da­des se rea­li­zan nue­vas in­ves­ti­ga­cio­nes. En nues­tro país, el cen­tro tec­no­ló­gi­co Lei­tat (de ori­gen es­pa­ñol), po­see una se­rie de lí­neas de in­ves­ti­ga­ción en­fo­ca­da bá­si­ca­men­te al sector pri­va­do. Es­tá in­ser­to, por ejem­plo, en los sec­to­res de mi­ne­ría, acui­cul­tu­ra y pes­ca, fo­res­tal y agroa­li­men­ta­rio, en­tre otros.

Se­gún Os­car Díaz, ge­ren­te de pro­yec­tos de Lei­tat a ni­vel lo­cal, en Chi­le la na­no­tec­no­lo­gía es­tá aún en pa­ña­les. “Es­tá en una eta­pa de pe­ne­tra­ción y cre­ci­mien­to. Las uni­ver­si­da­des y al­gu­nos cen­tros de in­ves­ti­ga­ción se en­cuen­tran tra­ba­jan­do en es­ta área, sin em­bar­go, no se ha lo­gra­do ma­si­fi­car a pe­sar de los múl­ti­ples be­ne­fi­cios que apor­ta­ría al país el uso de es­te ti­po de tec­no­lo­gía. Exis­ten re­cur­sos des­ti­na­dos a es­ta área (prin­ci­pal­men­te des­de fon­dos pú­bli­cos tal co­mo Cor­fo) y una am­plia ga­ma de apli­ca­cio­nes pa­ra es­tos pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción ta­les co­mo en la in­dus­tria bio­mé­di­ca, fo­to­vol­tai­ca, fo­res­tal, ali­men­tos, cos­mé­ti­ca y far­ma­céu­ti­ca, pin­tu­ras y re­cu­bri­mien­tos, por nom­brar al­gu­nas”, di­ce.

Ade­más, Díaz co­men­ta que el desa­rro­llo de I+D debe ser im­pul­sa­do des­de dis­tin­tos fren­tes. “El prin­ci­pal y más pro­ta­gó­ni­co es el del Es­ta­do, el cual en­ten­dien­do las opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to que la na­no­tec­no­lo­gía ofre­ce, se en­fo­que en desa­rro­llar pro­gra­mas de di­fu­sión y sub­ven­ción de pro­yec­tos, prin­ci­pal­men­te pa­ra em­pre­sas que quie­ran innovar y di­ver­si­fi­car sus pro­ce­sos”, con­clu­ye el ge­ren­te de pro­yec­tos de Lei­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.