Di­se­ño y arquitectura: El arte con­ver­sa cada vez más con la fun­cio­na­li­dad

Las bo­de­gas y centros lo­gís­ti­cos de­ja­ron de ser ac­to­res se­cun­da­rios . Hoy se ca­rac­te­ri­zan por sus va­ria­das propuestas de di­se­ño y por re­pre­sen­tar la ima­gen ins­ti­tu­cio­nal que las com­pa­ñías quie­ren trans­mi­tir.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - EFRAÍN MO­RA­GA

AATRÁS QUE­DA­RON los años en que pri­ma­ba la arquitectura fun­cio­na­lis­ta en el di­se­ño de las bo­de­gas, aque­lla en que es­tas in­fra­es­truc­tu­ras só­lo cum­plían el rol de al­ma­ce­na­je in­dus­trial. Hoy, po­co a po­co han ga­na­do pro­ta­go­nis­mo, hasta con­ver­tir­se en un ele­men­to más de la ima­gen ins­ti­tu­cio­nal de las em­pre­sas.

Ja­vier Ba­sual­do, miem­bro de Amu­na­te­gui Ba­rreau Ar­qui­tec­tos Aso­cia­dos A.I.A -ofi­ci­na que desa­rro­lló en conjunto con Stan­tec, la pro­pues­ta que fi­nal­men­te acep­tó el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas (MOP) para mo­der­ni­zar el Aeropuerto Internacional Ar­tu­ro Me­rino Benítez-, ex­pli­ca que el cam­bio en la pro­pues­ta de di­se­ño de las bo­de­gas tiene que ver con la distribución de­mo­grá­fi­ca de la ciu­dad.

“Lo que par­tió sien­do al­go bas­tan­te fun­cio­nal y que es­ta­ba le­jos del al­can­ce del usua­rio fi­nal, hoy ya no es tan así. La ex­pan­sión de la ciu­dad ha lle­ga­do hasta los te­rre­nos que eran de me­nor va­lor, que es donde se em­pla­za­ban es­tas in­fra­es­truc­tu­ras y, ade­más, por­que el ne­go­cio del bodegaje ha cam­bia­do y se ha vuel­to pró­xi­mo al usua­rio”, ex­pli­ca Ba­sual­do.

Un ejem­plo de es­to son los outlets que se ubi­can en el sec­tor norte de Santiago, los que pa­sa­ron de cum­plir las fun­cio­nes pro­pias de al­ma­ce­na­je y lo­gís­ti­ca para trans­for­mar­se en centros de in­ter­cam­bio comercial con el pú­bli­co ge­ne­ral. Del mis­mo mo­do, tam­bién hay bo­de­gas que de­bie­ron ade­cuar­se a la re­cep­ción de pro­vee­do­res, lo que obli­gó a es­tos re­cin­tos a ge­ne­rar la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da para su aten­ción. “Hoy es co­mún que las personas in­ter­ac­túen di­rec­ta­men­te con un clien­te de cu­rrier y con eso se obli­ga, de alguna ma­ne­ra, a que la in­fra­es­truc­tu­ra ac­túe co­mo un edificio que está dentro de la ciu- dad y no en un te­rreno ex­terno, con los com­pro­mi­sos que eso tiene. Es de­cir, con el me­dioam­bien­te, con un buen di­se­ño y una ima­gen cor­po­ra­ti­va que iden­ti­fi­que a la com­pa­ñía o pro­pie­ta­rio, pe­ro tam­bién a to­dos los ciu­da­da­nos que cir­cu­lan fue­ra de la bo­de­ga”, destaca Ba­sual­do.

Este es el fo­co del par­que in­dus­trial ENEA, pro­yec­to que bus­ca es­ta­ble­cer un desa­rro­llo ar­mó­ni­co entre la sus­ten­ta­bi­li­dad del en­torno, con una apues­ta cen­tra­da en la cons­truc­ción áreas verdes e equi­pa­mien­to de mo­vi­li­dad, y la cons­truc­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra dentro del re­cin­to, fo­men­tan­do aque­llos di­se­ños que fa­vo­rez­can el aho­rro ener­gé­ti­co o la ge­ne­ra­ción de la mis­ma.

“Exis­te un área téc­ni­ca en ENEA que re­vi­sa los pro­yec­tos, donde los pro­fe­sio­na­les y ar­qui­tec­tos que es­tu­dian es­tas ini­cia­ti­vas tam­bién tie­nen la po­si­bi­li­dad de ha­cer cier­tas sugerencias, co­mo la ins­ta­la­ción de placas so­la­res en los te­chos. Un pe­que­ño re­fuer­zo en las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas que, por ejem­plo, re­quie­re un centro lo­gís­ti­co, se po­drían ins­ta­lar pa­ne­les para la ge­ne­ra­ción de energía”, ase­gu­ra Ber­nar­do Küp­fer, ge­ren­te ge­ne­ral de ENEA, par­que in­dus­trial que na­ce en 1996 y que hoy con­tro­la la fa­mi­lia Guz­mán Nie­to.

Di­se­ños des­ta­ca­dos

Un ca­so a des­ta­car es el de la in­fra­es­truc­tu­ra de la vi­ña Bo­de­gas Pro­tos, ubicada en Pe­ña­fiel (Es­pa­ña), la que fue ga­lar­do­na­da en 2010 con el pre­mio internacional “Ci­vic Trust Awards”, re­co­no­ci­mien­to que destaca a los mejores di­se­ños e ins­ta­la­cio­nes desde la vis­ta ur­ba­na, pla­ni­fi­ca­ción hasta sus ma­te­ria­les y ti­po de cons­truc­ción.

Las in­fra­es­truc­tu­ra fue cons­trui­da por el es-

tu­dio de arquitectura Ro­gers Stirk Har­bour & Part­ners y tu­vo un cos­to de 36 millones de eu­ros. La bo­de­ga dis­po­ne de 20.000 me­tros cua­dra­dos para el al­ma­ce­na­je de las más fi­nas co­se­chas de la vi­ña, una de las más des­ta­ca­das de la península es­pa­ño­la. Ade­más, tiene una plan­ta in­fe­rior a tre­ce me­tros de profundidad, lo que le permite man­te­ner una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio de 14 a 16 gra­dos.

En Chi­le se destaca la in­fra­es­truc­tu­ra del centro de bodegaje, car­ga y ofi­ci­nas del Aeropuerto Co­mo­do­ro Ar­tu­ro Me­rino Benítez, el que se caracteriza por ser la puerta al área de ma­ne­jo de ma­te­ria­les del ter­mi­nal, cu­yo di­se­ño co­rre­pon­de a una ten­den­cia que res­ca­ta la ima­gen in­dus­trial de gal­po­nes y con­tai­ners para re­sol­ver el di­se­ño con una ima­gen cor­po­ra­ti­va. Cada edificio, cou­rier y Edificio de Ofi­ci­nas Sur (EOS) tiene una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 8.000 me­tros cua­dra­dos.

Del mis­mo mo­do, tam­bién se destaca el centro lo­gís­ti­co de al­ma­ne­na­je, la­bo­ra­to­rio y edificio cor­por­ta­ti­vo de PF, en Tal­ca, el que está cons­trui­do en un te­rreno de 89.106 me­tros cua­dra­dos y cuen­ta con unos 6.093 me­tros cua­dra­dos cons­trui­dos. Ⓟ

La in­fra­es­truc­tu­ra de Bo­de­gas Pro­tos, en Es­pa­ña, fue pre­mia­da por su di­se­ño y vis­ta ur­ba­na con el “Ci­vic Trust Awards” en 2010.

En el par­que in­dus­trial ENEA se pri­vi­le­gia el desa­rro­llo ur­bano y sus­ten­ta­ble de las bo­de­gas.

Centro lo­gís­ti­co de al­ma­ce­na­je, la­bo­ra­to­rio y edificio cor­po­ra­ti­vo de PF.

El ala de ofi­ci­nas del Aeropuerto Ar­tu­ro Me­rino Benítez tiene una su­per­fi­cie de 8.000 m2.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.