Mi­ni­bo­de­gas: un mer­ca­do en fuer­te ex­pan­sión en Chi­le

Con es­pa­cios de hasta 75 me­tros cua­dra­dos, el mer­ca­do de las mi­ni bo­de­gas hoy ex­pe­ri­men­ta una ex­pan­sión en Chi­le da­do, prin­ci­pal­men­te, el cre­ci­mien­to en al­tu­ra de las ciudades y los ba­jos pre­cios por este ser­vi­cio.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

CCON EL cre­ci­mien­to en al­tu­ra de las ciudades, el mer­ca­do de las mi­ni­bo­de­gas ha en­con­tra­do importantes es­pa­cios para cre­cer. Hoy ya representan apro­xi­ma­da­men­te 160.000m2 cons­trui­dos a ni­vel nacional. Mientras que en EEUU, el prin­ci­pal mer­ca­do, hay cerca de 50 mil bo­de­gas, su­peran­do en me­tros a la su­ma de to­dos los Mc­Do­nald’s, Wendy’s y Bur­ger King de ese país, con 217.000.000m2 de mi­ni­bo­de­gas, se­gui­do por Ca­na­dá con 8.000.000m2. Des­pués está, Bra­sil y Mé­xi­co.

“El cre­ci­mien­to de la in­dus­tria se de­be a que en Chi­le cada año se cons­tru­yen de­par­ta­men­tos y ca­sas más pe­que­ñas. Cuan­do se com­pra un de­par­ta­men­to, las bo­de­gas sig­ni­fi­can una in­ver­sión ex­tra al pre­cio de la pro­pie­dad y de­pen­dien­do de la zona, puede su­bir hasta el 3% del pre­cio to­tal de la com­pra. Es­to sin contar por los gas­tos de se­gu­ri­dad, con­tri­bu­cio­nes, gas­tos comunes, etc. Al fi­nal, una per­so­na ter­mi­na pa­gan­do mu­cho más por una bo­de­ga en su edificio que arren­dan­do”, di­ce Arie Re­zep­ka, ge­ren­te ge­ne­ral de Aki KB Mi­ni­bo­de­gas, em­pre­sa de­di­ca­da al mi­cro­al­ma­ce­na­mien­to.

Con el tiempo, los chi­le­nos han en­ten­di­do que una mi­ni­bo­de­ga -es­pa­cios de hasta 75 me­tros cua­dra­dos- le re­suel­ve los pro­ble­mas de espacio que cada vez son más ne­ce­sa­rios y a pre­cios que par­ten al­re­de­dor de los $10.000 men­sua­les.

¿Quié­nes arrien­dan?

Desde la in­dus­tria se­ña­lan que el 53% de los chi­le­nos que arrien­da son par­ti­cu­la­res que ne­ce­si­tan del espacio para guar­dar ro­pa de tem­po­ra­da, co­lec­cio­nes, mue­bles antiguos, ob­je­tos he­re­da­dos o con un va­lor emo­cio­nal. Igual­men­te, tie­nen co­mo clien­tes a personas que de­jan el país por pe­rio­dos lar­gos o se cam­bian de ca­sa. El otro 47% es ocu­pa­do por em­pre­sas, em­pren­de­do­res e ins­ti­tu­cio­nes que ne­ce­si­tan de di­chos es­pa­cios para sus ac­ti­vi­da­des por­que in­clu­so al­gu­nas em­pre­sas han op­ta­do por in­te­grar es­pa­cios de tra­ba­jo con cafés, áreas de es­pe­ra, entre otros ser­vi­cios.

En tanto, entre sus clien­tes em­pre­sas cuen­tan con im­por­ta­do­res de ali­men­tos, ju­gue­tes, li­co­res, pro­duc­to­ras, em­pre­sas de mi­ne­ría y de cons­truc­ción y mu­chas más.

Para mu­chos chi­le­nos es­tos es­pa­cios son la ex­ten­sión de sus ca­sas y para las em­pre­sas una ma­ne­ra real de ha­cer cre­cer su ne­go­cio, for­ta­le­cien­do el concepto de que las mi­ni­bo­de­gas, no son so­lo el arrien­do de espacio ex­tra, sino una so­lu­ción para me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da.

En qué fi­jar­se y qué guar­dar

Ser­gio Pi­ña, ge­ren­te de Fá­cil Bo­de­gas, cuen­ta que se tra­ta de un mer­ca­do in­tere­san­te y en ex­pan­sión. Ade­más se­ña­la que a la ho­ra de arren­dar una mi­ni­bo­de­ga es im­por­tan­te fi­jar­se en la in­fra­es­truc­tu­ra del edificio y se­gu­ri­dad de las ins­ta­la­cio­nes, ade­más de la ubi­ca­ción y los ac­ce­sos di­rec­tos que es­tos pue­dan te­ner. “La lim­pie­za y el aseo es sú­per im­por­tan­te ya que de­pen­dien­do de es­to nues­tras per­te­nen­cias se man­ten­drán en buen es­ta­do”. Ade­más, di­ce que la fle­xi­bi­li­dad con res­pec­to al tiempo de arrien­do, y los ame­ni­ties co­mo áreas wi­fi y áreas de tra­ba­jo son un plus que ayu­da­rán a op­ti­mi­zar el tiempo en un am­bien­te gra­to y có­mo­do.

En las mi­ni­bo­de­gas es po­si­ble guar­dar todo ti­po de ob­je­tos, de las más va­ria­das for­mas y ta­ma­ño, per­mi­ti­dos por la ley. Entre la lis­ta de los prin­ci­pa­les ob­je­tos que no se pue­den guar­dar es­tán: animales, pro­duc­tos in­fla­ma­bles, pro­duc­tos pe­re­ci­bles, es­tu­pe­fa­cien­tes y de­más ar­tícu­los prohi­bi­dos por la ley.

Desde la in­dus­tria coin­ci­den en que el prin­ci­pal desafío es la se­gu­ri­dad. “Te­ne­mos co­mo me­ta po­der en­tre­gar un ser­vi­cio de ca­li­dad, brin­dan­do protección, con­fian­za y tran­qui­li­dad a nuestros clien­tes, donde ellos pue­dan es­tar tran­qui­los y se­gu­ros de que sus per­te­nen­cias es­tán en ma­nos de ex­per­tos y per­so­nal ca­li­fi­ca­do. Por eso con­ta­mos con se­gu­ri­dad las 24 ho­ras, ac­ce­sos con­tro­la­dos los 365 días del año, ra­yos in­fra­rro­jos, sen­so­res de mo­vi­mien­tos, cer­cos eléc­tri­cos, entre otros. Ade­más, estamos en un me­jo­ra­mien­to con­ti­nuo de nuestros pro­ce­sos, siem­pre bus­can­do los avan­ces tec­no­ló­gi­cos, ca­pa­ci­tan­do a nuestros equi­pos y bus­can­do nue­vos y mejores sis­te­mas de se­gu­ri­dad”, se­ña­la Re­zep­ka. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.