Se­gu­ri­dad: có­mo lo­grar que no sea el ta­lón de Aqui­les

A me­di­da que cre­ce el in­te­rés de los chi­le­nos por com­prar en lí­nea, la in­dus­tria de de­li­very comienza a su­frir más exi­gen­cias. En este pa­no­ra­ma, el des­pa­cho y el bodegaje pue­den mi­ni­mi­zar las “ma­las ex­pe­rien­cias” de los usua­rios.

Pulso - Especial Pulso Extra - - PORTADA - DA­NIEL FAJARDO CA­BE­LLO

CCHILE es el se­gun­do país de Amé­ri­ca La­ti­na con la mejor in­dus­tria lo­gís­ti­ca, se­gui­do de Pa­na­má, se­gún el úl­ti­mo Ín­di­ce de Desem­pe­ño Lo­gís­ti­co que rea­li­za anual­men­te el Ban­co Mun­dial a ni­vel glo­bal.

Si bien es una bue­na po­si­ción en el con­tex­to re­gio­nal, el mis­mo ran­king po­ne a Chi­le en el pues­to N°46 a ni­vel glo­bal. Es­to, debido a que aún hay va­rios pen­dien­tes con res­pec­to a elementos co­mo des­pa­cho y bodegaje, que in­clu­so, es­tán afec­tan­do a un mer­ca­do en cre­ci­mien­to, co­mo es el co­mer­cio elec­tró­ni­co.

El e-com­mer­ce se per­fi­la co­mo uno de los gran­des apa­lan­ca­do­res del me­jo­ra­mien­to lo­gís­ti­co a ni­vel mun­dial. Un es­tu­dio rea­li­za­do a fi­nes de 2016 por PwC para la em­pre­sa JDA Soft­wa­re a eje­cu­ti­vos del sec­tor re­tail de Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Reino Uni­do, Ale­ma­nia, Chi­na y Ja­pón, in­di­có que aún fal­ta in­ver­tir en la ca­de­na de su­mi­nis­tro para re­sol­ver las nue­vas ten­den­cias de con­su­mo en lí­nea y en tien­das fí­si­cas.

Ade­más, se­gún esta in­ves­ti­ga­ción en com­pa­ra­ción con 2014, durante 2016 se pro­du­jo una caí­da en la ca­pa­ci­dad de los mi­no­ris­tas de ges­tio­nar la eje­cu­ción om­ni­ca­nal ca­paz de sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias del comprador ac­tual. Los en­cues­ta­dos en el es­tu­dio in­di­ca­ron que cuan­do se tra­ta de que los pro­duc­tos lle­guen a las ma­nos de sus con­su­mi­do­res, los mi­no­ris­tas ven un cre­ci­mien­to en el re­ti­ro en tien­da de lo que se com­pra en lí­nea.

Álvaro Quin­ta­na, ge­ren­te comercial de DHL eCom­mer­ce

Chi­le, in­di­ca que la in­dus­tria lo­gís­ti­ca en nuestro país está en­ten­dien­do que un si­tio de ecom­mer­ce, mar­ket­pla­ce o cual­quier pla­ta­for­ma de ven­ta en lí­nea, po­see ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes a las que una tien­da tra­di­cio­nal ofrece. “El prin­ci­pal desafío es en­ten­der que co­mo em­pre­sa de trans­por­te no so­lo se tiene un clien­te, sino que dos: El clien­te em­pre­sa (tien­da on­li­ne) y el con­su­mi­dor fi­nal (quien com­pra en los e-shops)”, di­ce Quin­ta­na y agre­ga: “Si bien el avan­ce en el di­se­ño y desa­rro­llo de tien­das web ha si­do re­le­van­te en el úl­ti­mo tiempo, la adap­ta­ción de los pro­vee­do­res lo­gís­ti­cos para este nue­vo ca­nal no ha avan­za­do en la mis­ma ve­lo­ci­dad”.

Di­fe­ren­cias de al­can­ce

Jo­sé Pa­blo Be­rar­di, ge­ren­te de la Uni­dad de Ne­go­cios E-com­mer­ce de Chi­lex­press, es­ti­ma que las ne­ce­si­da­des lo­gís­ti­cas en la ac­tua­li­dad se pue­den agru­par en dos gru­pos cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­bles. Por un lado, las de al­ma­ce­na­mien­to tem­po­ral y pre­pa­ra­ción de pe­di­dos, más co­no­ci­do co­mo ful­fill­ment o pri­me­ra mi­lla; y por el otro, la en­tre­ga al comprador o úl­ti­ma mi­lla de esos pe­di­dos. “La profundidad y ca­rac­te­rís­ti­cas de las ne­ce­si­da­des va­ria­rán de­pen­dien­do de las ca­rac­te­rís­ti­cas del e-com­mer­ce, así co­mo la eta­pa de cre­ci­mien­to en la que se en­cuen­tre”, di­ce Be­rar­di.

A mo­do de ejem­plo, un e-com­mer­ce con tiempo y ex­pe­rien­cia de ope­ra­ción y que po­see adi­cio­nal­men­te pun­tos de ven­ta, lo más pro­ba­ble es que ya ha­ya re­suel­to su pre­pa­ra­ción de pe­di­dos, así co­mo el es­ca­la­mien­to de ac­ti­vi­dad an­te au­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos de de­man­da. “Por otro lado, un e-tai­ler que só­lo ope- ra on­li­ne, está re­cién par­tien­do y que no po­see pun­tos fí­si­cos de ven­ta, lo más pro­ba­ble es que re­quie­ra apo­yo al­ma­ce­na­mien­to, pre­pa­ra­ción de pe­di­dos y en­tre­ga al con­su­mi­dor, per­mi­tien­do con­cen­trar to­das sus fuer­zas en la ge­ne­ra­ción de trá­fi­co y con­ver­sión”, in­di­ca el eje­cu­ti­vo de Chi­lex­press.

Pro­ble­mas a me­jo­rar

En la otra ca­ra del ne­go­cio, Patricio Mois, ge­ren­te ge­ne­ral de Li­nio.cl, co­men­ta que a pe­sar de los pro­ble­mas y de­nun­cias que exis­ten en pro­ble­mas de des­pa­cho, en ge­ne­ral, en nuestro país exis­ten bue­nos tiem­pos de en­tre­ga en com­pa­ra­ción al res­to de Amé­ri­ca La­ti­na.

Se­gún el eje­cu­ti­vo de esta tien­da on­li­ne, “la ma­yo­ría de las em­pre­sas de de­li­very fun­cio­nan muy bien en las gran­des ciudades. El pro­ble­ma su­ce­de con las com­pras al ex­tran­je­ro, es­pe­cial­men­te cuan­do vie­nen de paí­ses le­ja­nos co­mo Chi­na. Nuestro país tiene una eco­no­mía muy abier­ta y con ex­ce­len­tes tra­ta­dos res­pec­to a los aran­ce­les de im­por­ta­ción, pe­ro el Ser­vi­cio Nacional de Adua­nas tiene un pro­ble­ma de ca­pa­ci­dad. No se ha lo­gra­do la suficiente in­fra­es­truc­tu­ra y per­so­nal, co­mo para po­der ma­ne­jar todo este vo­lu­men in­cre­men­tal de pa­que­tes ge­ne­ra­do el e-com­mer­ce”, in­di­ca Mois.

Se es­ti­ma que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el cos­to de des­pa­cho de un pro­duc­to en Chi­le es de entre US$2,5 y US$3, lo que re­pre­sen­ta una de las ma­yo­res ci­fras de la región. Si a es­to le agre­ga­mos una ma­la ex­pe­rien­cia del usua­rio en el des­pa­cho, el cre­ci­mien­to del co­mer­cio elec­tró­ni­co puede fre­nar­se. Por eso, que la va­ria­ble “lo­gís­ti­ca”, tanto en el en­vío co­mo en el bodegaje, es cla­ve. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.