La Te­ra­pia de un ca­brio

Pulso - Especial Pulso Extra - - Especiales -

EEs­tán con­ce­bi­dos co­mo vehícu­los de dos puer­tas, aun­que hay con­ta­dos ca­sos de cua­tro. Pue­den ser bi­pla­zas, o de cua­tro asien­tos, con la va­rian­te 2+2 que con­si­de­ra dos asien­tos adi­cio­na­les tra­se­ros de pe­que­ñas di­men­sio­nes, úti­les pa­ra trans­por­tar ni­ños, com­pras o car­gas pe­que­ñas, y en úl­ti­mo ca­so, co­mo uso de emer­gen­cia pa­ra adul­tos; o bien, su­ma 2 asien­tos de ap­tas di­men­sio­nes pa­ra es­tos úl­ti­mos.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los pri­me­ros au­tos no con­ta­ban con te­cho y ha­bi­tácu­lo her­mé­ti­co, en una in­dus­tria que evo­lu­cio­na pa­ra ofre­cer lo con­tra­rio: ca­bi­nas ce­rra­das, en bus­ca de pri­va­ci­dad y ais­la­mien­to tér­mi­co/acús­ti­co, dan­do pie ca­si por ca­sua­li­dad el ex­clu­si­vo y re­du­ci­do seg­men­to de con­ver­ti­bles, el que se ha in­cre­men­ta­do en Chi­le en los úl­ti­mos años, en es­pe­cial, a tra­vés de la ex­pan­sión del seg­men­to de au­tos de lu­jo.

En el mun­do se les co­no­ce co­mo ca­brio­lets, o sim­ple­men­te ca­brios, nom­bre na­ci­do en el si­glo XVIII, aso­cia­do a aque­llas li­ge­ras ca­rro­zas di­se­ña­das en Fran­cia de te­cho ple­ga­ble, que con­ta­ban con dos rue­das y eran ti­ra­das por un ca­ba­llo, fun­cio­nan­do tam­bién co­mo ta­xis. Pro­vie­ne del ver­bo “ca­brio­ler” que sig­ni­fi­ca “dar sal­tos”, cua­li­dad de es­tos vehícu­los cuan­do tran­si­ta­ban por las irre­gu­la­res ca­lles eu­ro­peas de an­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.