Ran­ge Ro­ver Evo­que Ca­brio

Pulso - Especial Pulso Extra - - Especiales -

de te­cho eléc­tri­co que se ac­cio­na me­dian­te un bo­tón, in­clu­so con man­do a dis­tan­cia. El tiem­po pro­me­dio fluc­túa en­tre 15 a 20 seg. en ca­da pro­ce­so, per­mi­tién­do­se su ope­ra­bi­li­dad en mo­vi­mien­to y a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma pro­me­dio de has­ta 40 - 50 km/h.

Los dis­tin­tos ti­pos de te­cho re­trác­til pa­sa por eva­lua­cio­nes téc­ni­cas y ten­den­cias de mo­da. Ac­tual­men­te, hay in­cli­na­ción por el uso de aque­llos de lo­na o blan­do, apos­tan­do por un look más chic y se­llo dis­tin­ti­vo en los mo­de­los, bus­can­do man­te­ner la lí­nea y pro­por­cio­nes ori­gi­na­les.

Los be­ne­fi­cios del te­cho de lo­na son el ba­jo pe­so y un me­ca­nis­mo que re­quie­re me­nos es­pa­cio, per­mi­tien­do un ma­yor vo­lu­men de car­ga en el ma­le­te­ro. Sin em­bar­go, la se­gu­ri­dad fren­te a ac­tos van­dá­li­cos es uno de los pun­tos ba­jos en el em­pleo de es­te ma­te­rial, aun­que su re­sis­ten­cia ha me­jo­ra­do, jun­to a sus cua­li­da­des ais­lan­tes.

El te­cho du­ro re­trác­til se ca­rac­te­ri­za por sus pro­pie­da­des an­ti­rro­bo, a la par de un au­to con­ven­cio­nal. Su es­truc­tu­ra es más pe­sa­da y por lo ge­ne­ral con­tem­pla tres pie­zas ple­ga­bles que ne­ce­si­tan de un ma­yor es­pa­cio pa­ra guar­dar­se, obli­gan­do a cam­bios en la es­truc­tu­ra y for­ma de la ca­rro­ce­ría. na­les en la es­truc­tu­ra de su cha­sis o pla­ta­for­ma pa­ra au­men­tar su re­sis­ten­cia y “tor­sio­na­li­dad”, lo que ele­va el pe­so en un pro­me­dio de 10% res­pec­to a la va­rian­te de ca­bi­na ce­rra­da, con el fo­co en nue­vos ma­te­ria­les ul­tra­li­viano que han re­du­ci­do ese in­cre­men­to. Es­to, en­ten­dien­do que un vehícu­lo es so­me­ti­do a fuer­zas opues­tas ex­tre­mas, don­de el te­cho, y los pi­la­res A (pa­ra­bri­sas), B (tras las puer­tas de­lan­te­ras) y C (lu­ne­ta) ac­túan co­mo so­por­tes de la uni­dad, los que es­tán au­sen­tes en un ca­brio­let, ra­zón por la cual la in­ge­nie­ría jue­ga un rol fun­da­men­tal en es­ta trans­for­ma­ción que bus­ca igua­lar el com­por­ta­mien­to, un avan­ce tec­no­ló­gi­co que pa­sa des­aper­ci­bi­do ba­jo la ca­rro­ce­ría, co­mo mu­chos otros fun­da­men­ta­les en el desa­rro­llo de un au­to.

La se­gu­ri­dad fren­te a un vol­ca­mien­to es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción re­la­cio­na­da con los con­ver­ti­bles. Los sis­te­mas an­ti­vuel­co van des­de una es­truc­tu­ra in­de­for­ma­ble del pa­ra­bri­sas, el que fun­cio­na jun­to a la clá­si­ca ba­rra cen­tral dis­pues­ta en mo­de­los más an­ti­guos o aque­llos de con­fi­gu­ra­ción “tar­ga” (ver re­cua­dro). Es­tán los pe­que­ños ar­cos an­ti­vuel­co que si­guen la lí­nea tras los res­pal­dos de los asien­tos, ade­más de ba­rras es­con­di­das de­trás de la ca­bi­na, las que se des­plie­gan au­to­má­ti­ca­men­te y en mi­lé­si­mas de se­gun­dos al mo­men­to de un ac­ci­den­te. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.