¿Qué pri­vi­le­gia el mer­ca­do de al­ta ga­ma a la ho­ra de desa­rro­llar pro­yec­tos?

Pulso - Especiales - - ESPECIAL INMOBILIARIO - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

RE­PRE­SEN­TAN ape­nas el 2% de las pro­pie­da­des, sin em­bar­go, el seg­men­to de vi­vien­das pre­mium go­za de una es­ta­bi­li­dad que pa­re­ce aje­na a los vai­ve­nes de la eco­no­mía. Con ter­mi­na­cio­nes, es­pa­cios y di­se­ño de pri­mer ni­vel, es­te mer­ca­do se con­so­li­da ca­da vez más en nues­tro país.

Ha ha­bi­do un cre­ci­mien­to en las transac­cio­nes to­ta­les des­de 2014. Du­ran­te 2015 se trans­fi­rie­ron 1.150 ca­sas so­bre UF15.000 en las co­mu­nas de Las Con­des, Vi­ta­cu­ra, La Rei­na, Co­li­na y Lo Bar­ne­chea, sien­do la úl­ti­ma la que más cre­ce. De acuer­do a la Aso­cia­ción de Desa­rro­lla­do­res In­mo­bi­lia­rios (ADI), las ven­tas anua­les de es­te seg­men­to en nues­tro país su­pe­ran los US$370 mi­llo­nes.

“Es un mer­ca­do pe­que­ño pe­ro emer­gen­te, don­de la ex­pan­sión ha si­do sos­te­ni­da en los úl­ti­mos años. Co­mo la dis­po­ni­bi­li­dad de sue­lo es ca­da vez me­nor, las in­mo­bi­lia­rias de­di­ca­das al mer­ca­do del al­to es­tán­dar han vol­ca­do sus es­fuer­zos a desa­rro­llar pro­yec­tos de de­par­ta­men­tos, y con bas­tan­te éxi­to”, cuen­ta Ro­dol­fo Bam­bach, ge­ren­te comercial de In­mo­bi­lia­ria Viz­ca­ya. En ge­ne­ral, las ter­mi­na­cio­nes y los ser­vi­cios aso­cia­dos a es­te ti­po de pro­pie­da­des son los que mar­can la di­fe­ren­cia. Por ejem­plo, hay al­gu­nos que han in­cor­po­ra­do el do­ble por­tón. Ca­da día se bus­ca más que es­te ti­po de inmuebles en­tre­guen una ex­pe­rien­cia de pri­mer ni­vel, con ele­men­tos co­mo ma­te­ria­les y ter­mi­na­cio­nes de al­to es­tán­dar, ade­más de equi­pa­mien­to y ma­yor al­tu­ra, co­mo ocu­rre con el pro­yec­to de El Ro­deo, en La Dehe­sa, que tie­ne a Mat­hias Klotz, co­mo men­tor del di­se­ño. La apues­ta de in­mo­bi­lia­ria Ins­pi­ra cuen­ta con ven­ta­na­les de pi­so a te­cho que au­men­tan la lu­mi­no­si­dad ade­más de una al­tu­ra de 2.6 m (lo tra­di­cio­nal es 2.3 m).

Sus ba­ños sue­len con­tar con ele­men­tos co­mo la­va­ma­nos de do­ble cu­ba, ti­na suel­ta, y cu­bier­tas de cuar­zo na­tu­ral. En tan­to, los dor­mi­to­rios prin­ci­pa­les tie­nen co­ne­xión di­rec­ta con es­cri­to­rios, am­plios walk in clo­set y gran­des ven­ta­na­les pa­ra re­ci­bir luz na­tu­ral. Ade­más, los pri­me­ros pi­sos dis­po­nen de jar­di­nes de uso ex­clu­si­vo, mien­tras que los pi­sos al­tos tie­nen te­rra­zas pa­no­rá­mi­cas con ja­cuz­zi al ai­re o in­clu­so, pis­ci­nas.

Pe­ro ade­más de cons­tar con ins­ta­la­cio­nes don­de los es­pa­cios am­plios, la se­gu­ri­dad e in­clu­so sus­ten­ta­bi­li­dad con­vi­ven, el di­se­ño tie­ne un rol pre­pon­de­ran­te. Por lo que al­gu­nas in­mo­bi­lia­rias em­pie­zan a con­tra­tar a di­se­ña­do­res de in­te­rio­res que de­co­ren las vi­vien­das a la me­di­da de los clien­tes.

Otro ítem que em­pie­za a cre­cer con fuer­za es la in­cor­po­ra­ción de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o el uso de ener­gías lim­pias. Por ejem­plo, el pro­yec­to El Re­man­so de Chi­cu­reo, de In­mo­bi­lia­ria Bro­tec-Ica­fal, cuen­ta con sis­te­mas de com­bus­tión de cá­ma­ra es­tan­ca y ex­trac­ción for­za­da de los ga­ses pro­duc­to de la com­bus­tión, ge­ne­ran­do 0% de con­ta­mi­na­ción in­tra­do­mi­ci­lia­ria. Otras cuen­tan con sis­te­mas de ca­le­fac­ción por bio­ma­sa, dis­mi­nu­yen­do has­ta en 60% los cos­tos de ca­le­fac­ción men­sual.

En el ca­so de Par­que San Luis, se tra­ta de una obra de la cons­truc­to­ra de Abraham Se­ner­man, vin­cu­la­do al edi­fi­cio Ti­ta­nium. Cuen­ta con un gran par­que pri­va­do en una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 1,7 hec­tá­reas, ade­más de una can­cha de te­nis ilu­mi­na­da. Acá se pue­den en­con­trar de­par­ta­men­tos de has­ta 1.200 me­tros, que bor­dea­ría los US$8 mi­llo­nes.

Ra­lei Gru­po In­mo­bi­lia­rio ha in­cor­po­ra­do el con­cep­to “Ef­fi­cient” en sus pro­yec­tos, en­fo­ca­dos prin­ci­pal­men­te en aque­llas per­so­nas que bus­can ha­cer uso ra­cio­nal de re­cur­sos pa­ra ayu­dar a la sa­lud del pla­ne­ta. Ade­más, sus edi­fi­cios pro­mue­ven la vi­da sa­na a tra­vés de la in­cor­po­ra­ción de pis­tas de tro­te, cir­cui­tos de­por­ti­vos, mu­ros de es­ca­la­da y bi­ci­cle­tas de li­bre uso.

Pa­blo Ha­chim, ge­ren­te comercial de Al­ma­gro cuen­ta que “otra de las ten­den­cias es la ins­ta­la­ción de en­chu­fes USB de mu­ro en los dor­mi­to­rios prin­ci­pa­les con el pro­pó­si­to de re­em­pla­zar los trans­for­ma­do­res de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos co­mo smartp­ho­nes o ta­blets y ha­cer más có­mo­da su uti­li­za­ción”.

Pe­ro con­tar con es­pa­cios am­plios pa­ra el re­la­jo es otro de los re­que- ri­mien­tos de es­te seg­men­to co­mo son las te­rra­zas pri­va­das. La de­man­da ac­tual bus­ca que es­te sec­tor cuen­te con equi­pa­mien­to, por lo que in­clu­so in­clu­yen quin­chos, pis­ci­na, ja­cuz­zi y pér­go­las, por­que es en es­tas áreas don­de trans­cu­rre la vi­da so­cial de los re­si­den­tes. En el ca­so de los pro­yec­tos de In­mo­bi­lia­ria Man­quehue, las te­rra­zas más gran­des se ubi­can en los pent­hou­ses y dú­plex, que du­pli­can o cua­dru­pli­can las su­per­fi­cies de te­rra­za del res­to de las uni­da­des. “He­mos ad­ver­ti­do que los clien­tes va­lo­ran te­ner te­rra­zas ro­dea­das con plan­tas, ar­bus­tos y dis­tin­tas es­pe­cies, ge­ne­ran­do un di­se­ño de pai­sa­jis­mo acor­de al lu­gar don­de se ubi­ca el pro­yec­to. Ellos de­man­dan un es­pa­cio aco­ge­dor don­de com­par­tir con la fa­mi­lia y ami­gos”, se­ña­la Fran­cis­co Klein, ge­ren­te de pro­yec­to de In­mo­bi­lia­ria Man­quehue. Se­gún la ex­pe­rien­cia de la in­mo­bi­lia­ria, co­mo com­ple­men­to a las te­rra­zas, los jar­di­nes pri­va­dos se han con­ver­ti­do en un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble en los de­par­ta­men­tos de al­to es­tán­dar. Los clien­tes lo so­li­ci­tan y es una pro­pues­ta que no pue­de fal­tar.

Du­ran­te 2015 se trans­fi­rie­ron 1.150 ca­sas so­bre UF15.000 en las co­mu­nas de Las Con­des, Vi­ta­cu­ra, La Rei­na, Co­li­na y Lo Bar­ne­chea. Otras cuen­tan con sis­te­mas de ca­le­fac­ción por bio­ma­sa, dis­mi­nu­yen­do has­ta en 60% los cos­tos de ca­le­fac­ción men­sual.

Ca­da día se bus­ca más que es­te ti­po de inmuebles en­tre­gue una ex­pe­rien­cia de pri­mer ni­vel, con ele­men­tos co­mo ma­te­ria­les y ter­mi­na­cio­nes de al­to es­tán­dar, ade­más de equi­pa­mien­to y ma­yor al­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.