Open plan e ilu­mi­na­ción cir­ca­dia­na: lo nue­vo en ofi­ci­nas

Nue­vos es­pa­cios que quie­ren sim­pli­fi­car la vi­da de los tra­ba­ja­do­res, crean­do es­pa­cios co­mu­nes que ayu­den a re­la­cio­nar­se más sus com­pa­ñe­ros, eli­mi­nar los pri­va­dos y con la luz óp­ti­ma bus­car el bie­nes­tar de los em­plea­dos.

Pulso - Especiales - - ESPECIAL INMOBILIARIO - Un re­por­ta­je de MACARENA ZARHI

LOS ES­PA­CIOS pa­ra ofi­ci­nas con pa­re­des y puer­tas es­tán que­dan­do en el ol­vi­do, ya que se im­po­nen con fuer­za los es­pa­cios abier­tos. Los más van­guar­dis­tas plan­tean un nue­vo con­cep­to pa­ra los lu­ga­res de tra­ba­jo, don­de la orien­ta­ción es cla­ra, en­fo­cán­do­se en co­mo­di­dad, ser­vi­cios, ar­mo­nía, crea­ti­vi­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad.

Ca­da em­pre­sa bus­ca al­go di­fe­ren­te, pe­ro hoy son ca­da vez más las que se atre­ven a di­se­ñar­las ba­jo la mo­da­li­dad open plan (es­pa­cios abier­tos que cual­quier per­so­na pue­de ocu­par). “Las ofi­ci­nas de Ba­yer en Chi­le cuen­tan con es­te mo­de­lo. Es in­no­va­dor ya que es una em­pre­sa tra­di­cio­nal que apos- tó por es­te sis­te­ma que no tie­ne ofi­ci­nas pri­va­das. Es tan cla­ro que en San­tia­go tra­ba­ja el di­rec­tor pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca y él uti­li­za una ofi­ci­na de es­te ti­po”, ex­pli­ca Ca­ro­li­na Pé­rez, ge­ren­te ge­ne­ral de Con­tract Chi­le.

Pe­ro pa­ra que es­te sis­te­ma pue­da fun­cio­nar, tie­ne que es­tar do­ta­do de es­pa­cios com­ple­men­ta­rios, los que per­mi­ten rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que no se pue­den ha­cer ba­jo open plan. En­tre ellas, reunio­nes pri­va­das o lla­ma­das te­le­fó­ni­cas con­fi­den­cia­les.

Otra gran ten­den­cia es que la ofi­ci­na ya no se di­se­ña por je­rar­quía, sino por fun­cio­na­li­dad. No se usa que el ge­ren­te ten­ga el me­jor pri­va­do, sino que to­dos cuen­ten con es­pa­cios más o me­nos pa­re­ci­dos y, de­pen­dien­do del car­go se usa­rán los lu­ga­res com­ple­men­ta­rios. Por ejem­plo, un ge­ren­te es­ta­rá más tiem­po en sa­las de reunio­nes que en su es­pa­cio de open plan. Por lo mis­mo, pa­ra que pue­da ser usa­do de una ma­ne­ra efi­cien­te, las ofi­ci­nas de­ben es­tar do­ta­das de mu­chos es­pa­cios com­ple­men­ta­rios, que ayu­dan a ha­cer es­te otro ti­po de ac­ti­vi­da­des. “Pa­ra no­so­tros co­mo di­se­ña­do­res de ofi­ci­nas, es un desafío por­que te­ne­mos que en­ten­der cuá­les son los ti­pos de es­pa­cios que va a ne­ce­si­tar esa em­pre­sa y en qué can­ti­dad ca­da uno de ellos”, ex­pli­ca Pé­rez.

Luz, áreas co­mu­nes y de­co­ra­ción

La tec­no­lo­gía Led es fun­da­men­tal en la ilu­mi­na­ción, de­bi­do al aho­rro ener­gé­ti­co. Ade­más, las más mo­der­nas cuen­tan con un sis­te­ma que au­men­ta o ba­ja el ni­vel de luz, sin que el usua­rio lo per­ci­ba. “Se lo­gra lo que se de­no­mi­na el ci­clo cir­ca­diano, que si­mu­la la luz na­tu­ral del día con lu­mi­na­rias que per­mi­ten que la gen­te pue­da desen­vol­ver­se me­jor en el trans­cur­so de la jor­na­da. Es­ta­mos acos­tum­bra­do a ama­ne­cer con una luz ama­ri­llen­ta que des­pués pa­sa a ser más blan­ca y en la tar­de ce­rra­mos el ci­clo con una más cá­li­da y te­nue, lo que afec­ta el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas”, ex­pli­ca Mi­len­ko Vlat­ko, Ma­ke­ting ma­na­ger de Phi­llips Chi­le.

Otro sis­te­ma que ha fun­cio­na­do bas­tan­te son los sen­so­res en al­gu­nas zo­nas, por ejem­plo se ac­ti­va cuan­do al­guien en­tra y se uti­li­za la can­ti­dad jus­ta de luz que se ne­ce­si­ta de­pen­dien­do de la luz que hay en el ex­te­rior. Es que una bue­na ilu­mi­na­ción y los es­pa­cios, son par­te del atrac­ti­vo de tra­ba­jar en una em­pre­sa. Ca­da día hay más lu­ga­res de en­cuen­tro co­mo las áreas de cof­fee, que es­tán muy bien equi­pa­das. “La idea es que exis­ta un si­tio agra­da­ble don­de se pue­da co­mer, pe­ro al mis­mo tiem­po per­mi­ta tra­ba­jar, re­ci­bir un pro­vee­dor o un clien­te” di­ce Pé­rez.

Una ten­den­cia que va apa­re­ja­da con es­to es la mul­ti­pli­ci­dad de uso en los es­pa­cios. Por el au­men­to del pre­cio del me­tro cua­dra­do, se bus­ca que la zo­na don­de se al­muer­za, pue­da tam­bién ser de ca­pa­ci­ta­ción. “Por ejem­plo, la em­pre­sa de tec­no­lo­gía Glo­bant no cuen­ta con una se­cre­ta­ria en la re­cep­ción, sino que el lu­gar es co­mo en­trar al li­ving de una ca­sa”, di­ce Pé­rez.

A es­tas nue­vas so­lu­cio­nes en ofi­ci­nas se su­ma la gran de­man­da de lo au­dio­vi­sual, con au­to­ma­ti­za­ción, sa­las con vi­deo con­fe­ren­cias, con el ob­je­ti­vo de tra­ba­jar con equi­pos re­mo­to. Mien­tras que en de­co­ra­ción el gra­fit­ti ha si­do bas­tan­te de­man­da­do al igual que la ma­de­ra, am­bos ha­cen que el lu­gar ten­ga se­llo pro­pio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.