Las nue­vas for­mas de pa­go

Em­pre­sas co­mo khi­pu de­ja­ron de ser sim­ples star­tups pa­ra con­ver­tir­se en com­pe­ti­do­res ca­da vez más fuer­tes en el mun­do de las transac­cio­nes on­li­ne. Por su par­te, las com­pa­ñía más tra­di­cio­na­les tam­bién se ar­man tec­no­ló­gi­ca­men­te.

Pulso - Especiales - - PORTADA - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FAJARDO C.

UNA sel­fie. Só­lo eso se po­dría ne­ce­si­tar pa­ra com­prar un compu­tador, un pa­sa­je a Eu­ro­pa o pa­gar Netl­fix a tra­vés de in­ter­net. Se tra­ta de una tec­no­lo­gía en la que es­tá tra­ba­jan­do Mas­te­rCard pa­ra rea­li­zar pa­gos on­li­ne, la que in­clu­ye apro­bar la transac­ción con una fo­to­gra­fía del ros­tro del usua­rio de un smartp­ho­ne o sim­ple­men­te, con su hue­lla di­gi­tal.

Es­ta em­pre­sa aca­ba de lan­zar las prue­bas en Eu­ro­pa y EEUU y des­de agos­to, los tar­je­taha­bien­tes de los paí­ses que fun­cio­nan ba­jo el In­ter­na­tio­nal Card Ser­vi­ces (ICS) B.V y ABN AMRO tie­nen la op­ción de pro­bar es­ta tec­no­lo­gía has­ta fi­na­les del mes de no­viem­bre.

La bio­me­tría es una de las prin­ci­pa­les in­no­va­cio­nes que se es­tán rea­li­zan­do a ni­vel mun­dial pa­ra apro­bar las transac­cio­nes en lí­nea, con la fi­na­li­dad de que és­tas sean ca­da vez más rá­pi­das, fá­ci­les y so­bre­to­do, se­gu­ras. “Las con­tra­se­ñas son un pro­ble­ma” se­ña­la Ajay Bha­lla, pre­si­den­te de En­ter­pri­se Se­cu­rity So­lu­tions de Mas­te­rCard. “Son muy fá­ci­les de ol­vi­dar, nos ha­cen per­der el tiem­po y ade­más no son com­ple­ta­men­te se­gu­ras. La bio­me­tría es­tá ha­cien­do de las transac­cio­nes on­li­ne al­go más se­gu­ro y sim­ple, tal co­mo son hoy las com­pras en per­so­na”, plantea.

De he­cho, se­gún un estudio de Mas­te­rCard de 2016, el 42% de los con­su­mi­do­res de Amé­ri­ca La­ti­na se sien­te in­se­gu­ro con los pa­gos en lí­nea.

Uno de los ru­bros de ma­yor de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co en los úl­ti­mos dos años han si­do las fin­tech, don­de cla­ra­men­te, un área atrac­ti­va son los nue­vos me­dios de pa­go pa­ra el co­mer­cio elec­tró­ni­co, su­ma­do al au­men­to de la te­le­fo­nía mó­vil, que en Chi­le ya lle­gan a 124 dis­po­si­ti­vos ca­da 100 ha­bi­tan­tes.

Se­gún Ri­car­do Na­va­rro, CEO de TOC, el prin­ci­pal pro­ble­ma que exis­te en los me­dios de pa­go on­li­ne es có­mo iden­ti­fi­car a la per­so­na, có­mo sa­ber que esa tar­je­ta es­tá en po­der del due­ño y quién es­tá ope­ran­do en for­ma re­mo­ta. “Por eso, en ge­ne­ral las for­mas más in­no­va­do­ras en el mun­do son sis­te­mas de pa­go con smartp­ho­nes. En­tre es­tas po­de­mos dis­tin­guir las con ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad con hue­lla”, di­ce Na­va­rro.

TOC es una em­pre­sa chi­le­na de­di­ca­da a la ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­dad por bio­me­tría que ha da­do bas­tan­te que ha­blar a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Fue in­vi­ta­da re­cien­te­men­te co­mo úni­ca em­pre­sa la­ti­noa­me­ri­ca­na al Midd­le East Ban­king In­no­va­tion Sum­mit 2016, even­to que con­gre­gó a las más im­por­tan­tes em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les en in­no­va­ción ban­ca­ria en Du­bai. “La bio­me­tría es el mé­to­do más efi­caz y se­gu­ro pa­ra iden­ti­fi­car a una per­so­na. Ac­tual­men­te por los me­dios tra­di­cio­na­les de pa­go exis­te un 63% de frau­de. Es­te ries­go au­men­ta cuan­do no es pre­sen­cial”, con­clu­ye Na­va­rro.

Ha­ce dos me­ses fue apro­ba­da en el Con­gre­so la ley que per­mi­te emi­tir tar­je­tas de pre­pa­go a en­ti­da­des no ban­ca­rias, lo que alla­na­ría aún más la pis­ta pa­ra in­no­va­cio­nes en la for­ma de com­prar en lí­nea. Los ac­to­res del mer­ca­do –in­clu­yen­do Trans­bank y Mul­ti­ca­ja- ya se es­tán pre­pa­ran­do. Pe­ro las em­pre­sas más nue­vas tam­bién.

El di­rec­tor eje­cu­ti­vo de khi­pu, (un mé­to­do de pa­go sim­pli­fi­ca­do

por in­ter­net) Ro­ber­to Opa­zo, ex­pli­ca que des­de su con­cep­ción ori­gi­nal, ya se es­pe­ra­ba gran­des co­sas de es­ta ley: “po­ten­ciar la in­clu­sión fi­nan­cie­ra de los sec­to­res de me­nos in­gre­sos al pro­mo­ver y fa­ci­li­tar su ac­ce­so a los me­dios de pa­go elec­tró­ni­cos me­dian­te el de­sa­rro­llo de ins­tru­men­tos de pre­pa­go -que no sean só­lo ex­ten­di­dos por los ban­cos- que per­mi­tan al­ma­ce­nar fon­dos en for­ma pre­via, ya sea en tar­je­tas, cuentas de in­ter­net, te­lé­fo­nos mó­vi­les o cual­quier otro so­por­te, lo que no es ta­rea sen­ci­lla, pe­ro el mun­do va pa­ra allá y al­guien tie­ne que ha­cer­lo”. di­ce Opa­zo.

Por eso la in­dus­tria fi­nan­cie­ra se es­tá mo­vien­do más rá­pi­do que nun­ca en cuan­to al co­mer­cio elec­tró­ni­co. Se­gún Patricio San­do­val, ge­ren­te ge­ne­ral de Mas­te­rcard Chi­le, el com­por­ta­mien­to de una com­pra por in­ter­net es in­fluen­cia­da por dos fac­to­res: co­mo­di­dad y con­ve­nien­cia. “Pe­ro una de las preo­cu­pa­cio­nes prin­ci­pa­les en­tre los con­su­mi­do­res en cuan­to a las transac­cio­nes tie­ne que ver con la se­gu­ri­dad. Es­ta­mos rea­li­zan­do to­dos los es­fuer­zos pa­ra cons­truir múl­ti­ples ni­ve­les de se­gu­ri­dad pa­ra po­der ha­cer com­pras con con­fian­za en la web. En ese sen­ti­do, se ha desa­rro­lla­do tec­no­lo­gía pa­ra au­ten­ti­car, to­ke­ni­zar y co­di­fi­car las transac­cio­nes, an­tes y du­ran­te la com­pra”, con­clu­ye San­do­val.

Ca­da vez se uti­li­za­rá me­nos el plás­ti­co y las con­tra­se­ñas pa­ra pa­gar. Só­lo bas­ta­rá con el re­co­no­ci­mien­to bio­mé­tri­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.