Daniel Con­cha, di­rec­tor Se­na­dis: “La in­clu­sión es una in­ver­sión, no un gas­to”

—El di­rec­tor del Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad, ase­gu­ra que la idea es in­cor­po­rar la ac­ce­si­bi­li­dad co­mo un be­ne­fi­cio pa­ra todos, pa­ra de­rri­bar es­te­reo­ti­pos y ba­rre­ras. —Con­cha des­ta­ca que uno de los desafíos pa­ra el Ser­vi­cio es ha­cer un diag­nós­ti­co

Pulso - Especiales - - PORTADA - Una en­tre­vis­ta de PAULA NAMUR Y.

“25% de los edi­fi­cios pú­bli­cos tie­ne me­di­das de ac­ce­si­bi­li­dad. Esa ci­fra nos mues­tra que hay un gran desafío” “De­be­mos avan­zar ha­cia una sociedad que ge­ne­re ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra todos” “En tres años hay mu­cho que abar­car y esos años pue­de que se ha­gan muy cor­tos. Por eso hay que prio­ri­zar”.

EN UNA ca­rre­ra con­tra el tiem­po pa­ra adap­tar­se a la nor­ma­ti­va de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad (Se­na­dis) hoy es­tá en­fo­ca­do no só­lo en ca­pa­ci­tar a los pro­fe­sio­na­les, sino tam­bién en cum­plir con los pla­zos y lo­grar avan­ces con el sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co. El di­rec­tor na­cio­nal del Se­na­dis, Daniel Con­cha, ex­pli­ca que las em­pre­sas de­ben en­ten­der que las mo­di­fi­ca­cio­nes que de­ben ha­cer pa­ra adap­tar­se a la nor­ma­ti­va no se tra­tan de un gas­to, sino de una in­ver­sión. ¿Có­mo es­tá Chi­le en tér­mi­nos de ac­ce­si­bi­li­dad tan­to en lu­ga­res pú­bli­cos co­mo pri­va­dos? —El diag­nós­ti­co es que pri­me­ro exis­te una preo­cu­pa­ción por ge­ne­rar en­tor­nos ac­ce­si­bles tan­to en lu­ga­res pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, en pla­zas, sis­te­ma de trans­por­te, y pla­ta­for­mas di­gi­ta­les. Hay que dis­tin­guir el di­se­ño uni­ver­sal, que va des­de el di­se­ño cu­rri­cu­lar de una uni­ver­si­dad que tie­ne que pen­sar que va a te­ner alum­nos en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, o con re­tos múl­ti­ples y que tie­ne que ade­cuar su cu­rri­cu­lum, a la ac­ce­si­bi­li­dad pro­pia­men­te tal, que tie­ne que ver con ac­ce­si­bi­li­dad fí­si­ca y si­tios web. El di­se­ño uni­ver­sal su­po­ne ac­ce­si­bi­li­dad y si bien en Chi­le no hay una lí­nea de ba­se es­ta­ble­ci­da, no­so­tros co­mo Se­na­dis, es­ta­mos desa­rro­llan­do ac­cio­nes pa­ra ver qué arro­ja y ya te­ne­mos ci­fras a 2013: 25% de los edi­fi­cios pú­bli­cos cuen­ta con me­di­das de ac­ce­si­bi­li­dad. Ya esa ci­fra nos mues­tra que hay un gran desafío. Y 40% de los si­tios web son par­cial­men­te ac­ce­si­bles. ¿Cuál es su eva­lua­ción des­de la pu­bli­ca­ción del de­cre­to ley? —He­mos ido avan­zan­do en ca­pa­ci­tar a ac­to­res cla­ve. Por ejem­plo, Se­na­dis fir­mó un con­ve­nio con el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos. Con ellos va­mos a crear en las fa­cul­ta­des de ar­qui­tec­tu­ra un ra­mo que les en­se­ñe sobre ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal y qué sig­ni­fi­ca. Lo otro es el tra­ba­jo con­jun­to con el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, a tra­vés del Ser­viu y tam­bién ca­pa­ci­tan­do a las per­so­nas del Ser­viu –que son los que tra­ba­jan con los de­par­ta­men­tos de obras mu­ni­ci­pa­les- en las nor­ma­ti­vas de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal. La ter­ce­ra fa­se de ca­pa­ci­ta­ción se­rá a de­par­ta­men­tos de obras mu­ni­ci­pa­les que re­ci­ben e ins­pec­cio­nan las obras en sus co­mu­nas. Es­te nue­vo es­ce­na­rio nor­ma­ti­vo se es­tá arrai­gan­do en los pro­yec­tos. Lo ve­mos en la de­man­da por te­ner es­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes, es­pe­cial­men­te en cons­truc­cio­nes fi­nan­cia­das con fon­dos pú­bli­cos. La otra eta­pa es có­mo im­ple­men­ta­mos, y dón­de prio­ri­za­mos: em­pe­zar con edi­fi­cios de uso pú­bli­co co­mo bi­blio­te­cas, ban­cos, es­cue­las. La ter­ce­ra eta­pa es con el sec­tor pri­va­do, que vea que es­to no es un cos­to, sino una in­ver­sión, y que de­be­mos avan­zar a una sociedad que ge­ne­re ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra todos. ¿Cuá­les han si­do las prin­ci­pa­les di­fi­cul­ta­des an­te la apli­ca­ción? — Lo que más ha cos­ta­do es que hay muy po­cos pro­fe­sio­na­les ca­pa­ci­ta­dos en es­to. Es­tá el Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad, que cuen­ta con un gru­po de ar­qui­tec­tos, el Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, y la Fun­da­ción Ciu­dad Ac­ce­si­ble. Es­tos pro­fe­sio­na­les de­ben sa­ber que una ram­pa de­be te­ner pen­dien­te de 7% y no más, de­ben co­no­cer el an­cho de las puer­tas pa­ra per­mi­tir la en­tra­da de si­llas de rue­das, los me­so­nes de­ben ser más ba­jos, etc. Lo otro es el pla­zo. En tres años hay mu­cho que abar­car y esos años pue­de que se ha­gan muy cor­tos. Por eso se de­be prio­ri­zar. Un ter­cer desafío es el sis­te­ma de trans­por­tes, don­de te­ne­mos que tra­ba­jar en con­jun­to con la Sub­se­cre­ta­ría de Trans­por­tes. Ha ha­bi­do avan­ces con el Tran­san­tia­go en ram­pas, pa­ra­de­ros más an­chos, pe­ro hay que man­te­ner eso y avan­zar con el sec­tor de trans­por­tes en re­gio­nes. ¿Han en­con­tra­do mu­cha opo­si­ción por par­te del sec­tor pri­va­do pa­ra apli­car es­ta nor­ma­ti­va, con­si­de­ran­do que tie­nen que in­ver­tir y reha­cer co­sas que no te­nían con­tem­pla­das? —Al­gu­nos sí. El gran te­ma es que no tie­nen di­ne­ro, que el cos­to es muy al­to. Pe­ro tam­bién me he en­con­tra­do con un gru­po de em­pre­sa­rios que es­tán muy abier­tos. To­do lo que es in­clu­sión y ac­ce­si­bi­li­dad es una in­ver­sión, y ca­si sin dar­nos cuen­ta, que­da co­mo un be­ne­fi­cio pa­ra to­da la ciu­da­da­nía. El me­jor ejem­plo son las lla­ves que usa­mos pa­ra el agua. Las ma­ni­llas que se le­van­tan y se ba­jan, des­pués de la se­gun­da gue­rra mun­dial, em­pe­za­ron a usar­se por­que eran más fá­ci­les de uti­li­zar por par­te de las víc­ti­mas de la gue­rra, pe­ro hoy ca­si todos tie­nen esas lla­ves por­que son más có­mo­das. En la me­di­da que in­cor­po­re­mos es­to co­mo un cam­bio cul­tu­ral que nos be­ne­fi­cia­rá a todos, se­gui­re­mos de­rri­ban­do ba­rre­ras y es­te­reo­ti­pos. Aho­ra hay gru­pos de em­pre­sas que es­tán co­la­bo­ran­do, co­mo So­fo­fa, gru­pos de Ac­ción Em­pre­sa, y otros in­de­pen­dien­tes, y hay otros que lo ven co­mo un cos­to, pe­ro es ba­rre­ra que hay que su­pe­rar, y eso só­lo se ha­ce mos­tran­do con he­chos que la in­clu­sión es una in­ver­sión pa­ra la em­pre­sa, no es un gas­to.

¿Uds. tie­nen ran­kings o re­gis­tros de em­pre­sas que es­tén más avan­za­das en es­to?

— A tra­vés del se­llo Chi­le Inclusivo hay un gran ejem­plo, que es el BCI, que se ad­ju­di­có el se­llo ha­ce tres años y de­ci­dió no só­lo ha­cer de es­to una ac­ción de RSE, sino que in­cluir­lo en su pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca. Se pu­sie­ron co­mo me­ta ha­cer en tres años sus ofi­ci­nas ac­ce­si­bles y ya es­tán cum­plien­do. Tam­bién es­tán di­se­ñan­do pro­duc­tos fi­nan­cie­ros ac­ce­si­bles, co­mo tar­je­tas de cré­di­to en brai­lle pa­ra que la per­so­na pue­da dis­tin­guir en­tre la tar­je­ta de cré­di­to y la de dé­bi­to, in­tér­pre­te en len­gua­je de se­ñas en una pan­ta­lla, pa­ra que la per­so­na sor­da pue­da ha­cer sus transac­cio­nes con su eje­cu­ti­vo co­rres­pon­dien­te, etc. Otro ejem­plo es lo que es­tá ha­cien­do Mar­ce­lo Ci­ca­li en el Li­gu­ria, no só­lo la­bo­ral­men­te, sino que tam­bién ha­cien­do sus res­tau­ran­tes ac­ce­si­bles. Fal­ta que más em­pre­sas se su­men a es­to.

¿Qué paí­ses son mo­de­los a se­guir en cuan­to a ac­ce­si­bi­li­dad?

— Hay cier­tas ins­ti­tu­cio­nes que se­ría im­por­tan­te des­ta­car: Ame­ri­can Di­sa­bi­li­ties Act de EEUU, que abor­da la ge­ne­ra­ción de los es­tán­da­res téc­ni­cos de pro­tec­ción de de­re­chos a per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Lo otro que sir­ve de mo­de­lo es el plan de ac­ce­si­bi­li­dad en España, que es la con­cre­ción de la es­tra­te­gia na­cio­nal que se fue desa­rro­llan­do, par­tien­do con un diag­nós­ti­co si­tua­cio­nal. Ahí hay otro desafío pa­ra no­so­tros: ha­cer un diag­nós­ti­co si­tua­cio­nal en Chi­le pa­ra te­ner una lí­nea ba­se.

¿Lo tie­nen con­tem­pla­do pa­ra el me­diano pla­zo?

— Sí, lo te­ne­mos pla­ni­fi­ca­do y te­nien­do a las per­so­nas ca­pa­ci­ta­das, que­re­mos ha­cer es­te diag­nós­ti­co, en un me­diano pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.