AC­CE­SI­BI­LI­DAD UNI­VER­SAL

La con­cep­ción de ha­cer que ca­da rin­cón, pla­za, edi­fi­cio o ve­re­da de la ciu­dad sea más ami­ga­ble pa­ra ni­ños, adul­tos ma­yo­res, em­ba­ra­za­das y per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da, es­tá ha­cien­do que las em­pre­sas y el sec­tor pú­bli­co cam­bien el fo­co. Es aquí don­de lo

Pulso - Especiales - - PORTADA - DANIEL FAJARDO CA­BE­LLO

Con la en­tra­da en vi­gen­cia de la nue­va or­de­nan­za que obli­ga a adap­tar­se a la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, des­de cons­truc­to­ras has­ta su­per­mer­ca­dos es­tán to­man­do me­di­das. La idea es ha­cer la ciu­dad más ha­bi­ta­ble pa­ra todos.

EL 80% DE LOS ADUL­TOS chi­le­nos no en­fren­ta nin­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad. Pe­ro no son los úni­cos que pa­gan im­pues­tos, juegan en una pla­za, ha­cen trá­mi­tes, tra­ba­jan, van al cine o dis­fru­tan de un buen res­tau­ran­te. El otro 20% que tie­ne al­gún ti­po de dis­ca­pa­ci­dad, tam­bién lo ha­ce.

Por eso que en mar­zo de es­te año, mu­chas de las me­di­das de ac­ce­si­bi­li­dad que te­nían edi­fi­cios, malls y lu­ga­res pú­bli­cos de­ja­ron de es­tar en el ám­bi­to de las bue­nas in­ten­cio­nes, pa­ra trans­for­mar­se en una nor­ma más es­tric­ta. El nue­vo De­cre­to de Ac­ce­si­bi­li­dad Uni­ver­sal que re­gu­la los es­tán­da­res de di­se­ño y cons­truc­ción en Chi­le, co­mien­za a ge­ne­rar de a po­co, cam­bios en quie­nes di­se­ñan, cons­tru­yen y fi­nan­cian in­mue­bles don­de cir­cu­la el 100% de la ciu­da­da­nía.

Pe­ro el de­cre­to (que es una ac­tua­li­za­ción al DL N°50 de la Or­de­nan­za Ge­ne­ral de Ur­ba­nis­mo y Cons­truc­ción del Min­vu) es só­lo una par­te de una con­cep­ción ma­yor pa­ra lo­grar ba­rrios, co­mu­nas y ciu­da­des más ac­ce­si­bles e in­clu­si­vas, no só­lo pen­san­do en quie­nes tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad; sino tam­bién en ni­ños, mu­je­res em­ba­ra­za­das, adul­tos ma­yo­res y todos los ciu­da­da­nos en ge­ne­ral.

Se­gún Pau­li­na Sa­ball, Mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo, la or­de­nan­za “nos obli­ga a in­cor­po­rar las nue­vas exi­gen­cias nor­ma­ti­vas a todos los pro­yec­tos que eje­cu­ta­mos. Así, los di­se­ños de vi­vien­das, pla­zas, par­ques, ca­lles o ve­re­das, de­ben adap­tar­se in­tro­du­cien­do los cri­te­rios de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal, lo cual sin du­da con­tri­bu­ye a que la in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na sea más in­clu­si­va y de me­jor ca­li­dad” afir­ma la má­xi­ma au­to­ri­dad del Min­vu.

Pa­ra te­ner una idea, el II Es­tu­dio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad, rea­li­za­do por el Ser­vi­cio Na­cio­nal de la Dis­ca­pa­ci­dad (Se­na­dis), in­di­ca que en­tre los hom­bres ma­yo­res de 18 años, el por­cen­ta­je de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad es un 14,8%, mien­tras que en las mu­je­res lle­ga a un 24,9%.

Más que ram­pas

An­tes de la mo­di­fi­ca­ción a la or­de­nan­za, ya exis­tía una prác­ti­ca de cons­truir ba­ños pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos, as­cen­so­res en es­cue­las, re­ba­jes de so­le­ras en las es­qui­na de la ca­lles, etc. Pe­ro no era su­fi­cien­te. Aho­ra la ley ri­ge pa­ra todos las cons­truc­cio­nes que tie­nen al­gún uso pú­bli­co, in­clu­yen­do áreas ver­des de edi­fi­cios ha­bi­ta­cio­na­les, se­des co­mu­ni­ta­rias, etc. Por eso es uni­ver­sal.

Pe­ro qui­zá uno de los cam­bios más re­le­van­tes de es­ta nor­ma, es el con­cep­to de “ru­ta ac­ce­si­ble” que, en de­fi­ni­ti­va, da cum­pli­mien­to a la Ley N°20.422 sobre Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des e In­clu­sión So­cial de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad.

Se­gún An­drea Bou­de­guer, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da BAU Ac­ce­si­bi­li­dad. “Mu­chas ve­ces hay un mi­to con res­pec­to a sus­ten­ta­bi­li­dad y ac­ce­si­bi­li­dad, don­de los edi­fi­cios de­ben es­tar lle­nos de ram­pas, ba­rras y ele­men­tos ex­tra­ños a la edi­fi­ca­ción, ade­más de ac­ce­sos di­fe­ren­cia-

dos. Y jus­ta­men­te, la uni­ver­sa­li­dad se re­fie­re a que no exis­ta una di­fe­ren­cia­ción, lo que es un desafío pa­ra la ar­qui­tec­tu­ra”.

Por su par­te, Juan Car­los León, ge­ren­te ge­ne­ral de la Cor­po­ra­ción de Desa­rro­llo Tec­no­ló­gi­co, (CDT), de la CChC, co­men­ta que des­de mar­zo a la fe­cha, es­te te­ma ha des­per­ta­do un gran in­te­rés en la in­dus­tria. “La or­de­nan­za con­tem­pla una apli­ca­ción gra­dual pa­ra los edi­fi­cios y es­pa­cios pú­bli­cos exis­ten­tes, pe­ro el im­pac­to en el par­que exis­ten­te no ha si­do ob­ser­va­ble in­me­dia­ta­men­te, lo que era es­pe­ra­ble. Por otra par­te, pa­ra nue­vos per­mi­sos, aun no exis­te to­tal cla­ri­dad res­pec­to de lo que es exi­gi­ble a un pro­yec­to”, co­men­ta el ge­ren­te ge­ne­ral del CDT.

La im­por­tan­cia de las mu­ni­ci­pa­li­da­des

Pe­ro fi­nal­men­te, ¿en quién re­cae la res­pon­sa­bi­li­dad de fis­ca­li­zar que se cum­pla la or­de­nan­za? La res­pues­ta es­tá en la mis­ma nor­ma: las di­rec­cio­nes de Obras Mu­ni­ci­pa­les, las cua­les po­drán en cual­quier mo­men­to, (des­pués de la re­cep­ción de­fi­ni­ti­va de una obra), fis­ca­li­zar el cum­pli­mien­to de las nor­mas de seguridad, con­ser­va­ción de las edi­fi­ca­cio­nes, ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal y dis­ca­pa­ci­dad.

In­clu­so, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad tam­bién pue­den de­nun­ciar al Juz­ga­do de Po­li­cía Lo­cal, co­mo su­ce­dió con el Mall de La Se­re­na, cuan­do ha­ce dos se­ma­nas el juz­ga­do de esa ciu­dad fa­lló en con­tra de la Di­rec­ción de Obras y el mall por dis­cri­mi­na­ción, de­bi­do a la inexis­ten­cia de ac­ce­si­bi­li­dad pa­ra in­gre­sar a tra­vés de una pa­sa­re­la pea­to­nal. “La nor­ma­ti­va no re­co­ge todos los re­qui­si­tos que son ne­ce­sa­rios pa­ra una co­rrec­ta eje­cu­ción y deja mu­chos te­mas pa­ra la in­ter­pre­ta­ción, tan­to pa­ra el mu­ni­ci­pio que fis­ca­li­za, co­mo pa­ra los pro­yec­tis­tas. Eso im­pli­ca una di­fi­cul­tad en la prác­ti­ca de fis­ca­li­zar co­rrec­ta­men­te”, agre­ga Bou­de­guer.

Una opi­nión si­mi­lar tie­ne Ce­ci­lia Lei­va, ar­qui­tec­ta y di­rec­to­ra del Con­gre­so In­ter­na­cio­nal Ciu­dad pa­ra todos 2016, or­ga­ni­za­do por el Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos de Chi­le. “En los siete me­ses de fun­cio­na­mien­to, su apli­ca­ción ha si­do va­ria­da, de­pen­dien­do de las exi­gen­cias tan­to de los re­vi­so­res in­de­pen­dien­tes co­mo de las di­rec­cio­nes de obras, a lo lar­go del país, pa­ra los nue­vos pro­yec­tos. Al res­pec­to, ha ha­bi­do preo­cu­pa­ción por el pe­río­do de tran­si­ción da­do que es una mo- di­fi­ca­ción con in­ci­den­cia en las edi­fi­ca­cio­nes de uso pú­bli­co, por lo que se tor­na más com­ple­ja su com­pren­sión y es ne­ce­sa­rio es­tu­diar­la en pro­fun­di­dad”, in­di­ca Lei­va.

Por es­ta ra­zón el Se­na­dis, el Min­vu, la CChC y el mis­mo Co­le­gio de Ar­qui­tec­tos, en­tre otras en­ti­da­des, han rea­li­za­do dis­tin­tas char­las y ca­pa­ci­ta­cio­nes a ar­qui­tec­tos, in­ge­nie­ros, pro­fe­sio­na­les de la cons­truc­ción y mu­ni­ci­pa­li­da­des, es­pe­cial­men­te sobre el con­cep­to de ru­ta ac­ce­si­ble.

De acuer­do a la in­for­ma­ción geo­rre­fe­ren­cia­da que ana­li­za Map­city, en San­tia­go los me­jo­res ni­ve­les de ac­ce­si­bi­li­dad es­tán en aque­llas zo­nas don­de se con­cen­tra la ma­yor ac­ti­vi­dad fi­nan­cie­ra y co­mer­cial.

En es­te as­pec­to, des­ta­ca la co­mu­na de Las Con­des, la cual al­ber­ga al­re­de­dor del 50% de los sis­te­mas de ac­ce­si­bi­li­dad en el Gran San­tia­go, se­gui­da por Vi­ta­cu­ra y San­tia­go (ver grá­fi­cos).

En cuan­to al ti­po de co­mer­cio que ha im­ple­men­ta­do sis­te­mas de ac­ce­si­bi­li­dad, li­de­ran los ban­cos, su­per­mer­ca­dos, res­tau­ran­tes, far­ma­cias y cen­tros co­mer­cia­les. “Tam­bién se iden­ti­fi­can en el ran­king de co­mu­nas ac­ce­si­bles, aque­llas que a pe­sar de no ser co­mer­cial­men­te fuer­tes, po­seen im­por­tan­tes ser­vi­cios de mo­vi­li­dad de po­bla­ción, co­mo el Ae­ro­puer­to en Pu­dahuel y el Ter­mi­nal de Pa­ja­ri­tos en Lo Pra­do, los que cuen­tan con todos los sis­te­mas de ac­ce­si­bi­li­dad”, co­men­ta Roberto Cam­hi, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Map­city.

En es­te con­tex­to, al­guien que es cla­ve pa­ra sa­ber có­mo el mun­do mu­ni­ci­pal es­tá lle­van­do a ca­bo el cam­bio es Agus­tín Pérez, pre­si­den­te de las Di­rec­cio­nes de Obras Mu­ni­ci­pa­les de Chi­le. “En al­gu­nas co­mu­nas, la apli­ca­ción de la ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal ha si­do más com­ple­jo que en otras, bá­si­ca­men­te por las ca­rac­te­rís­ti­cas geo­grá­fi­cas que tie­nen, por­que no cuen­tan con per­so­nal que las im­ple­men­te o que fis­ca­li­ce su cum­pli­mien­to”, di­ce Pérez, que ade­más es el di­rec­tor de Obras de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de La Florida.

El fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal agre­ga co­mo ejem­plo que en Val­pa­raí­so gran par­te de la po­bla­ción vi­ve en los ce­rros y no todos los as­cen­so­res es­tán fun­cio­nan­do, al­go si­mi­lar a lo que ocu­rre con La Florida, que es una co­mu­na pre­cor­di­lle­ra­na, don­de las áreas ver­des ya no pue­den te­ner so­la­men­te pel­da­ños, sino que de­ben con­tar con pen­dien­tes, lo cual ha de­mo­ra­do al­gu­nos pro­yec­tos.

Uno de los pun­tos di­fí­ci­les de cum­plir es la pen­dien­te trans­ver­sal de las ve­re­das, la cual de­be ser del 2%. “Es­to es im­prac­ti­ca­ble, por­que la eje­cu­ción de una obra no pue­de al­can­zar ese ni­vel de pre­ci­sión. Lo re­co­men­da­ble en es­te ca­so se­ría es­ta­ble­cer un ran­go del 2 al 3%”, co­men­ta Juan Car­los León.

“Los di­se­ños de vi­vien­das, pla­zas, par­ques, ca­lles o ve­re­das, de­ben adap­tar­se in­tro­du­cien­do los cri­te­rios de ac­ce­si­bi­li­dad uni­ver­sal” PAU­LI­NA SA­BALL Mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.