Có­mo la lo­gís­ti­ca se adap­ta al e-com­mer­ce

La fa­ci­li­dad de pa­gar con una tar­je­ta ban­ca­ria por un si­tio web o sim­ple­men­te, a tra­vés de un smartp­ho­ne, su­ma­do a la gran ofer­ta de tien­das vir­tua­les, es­tá ha­cien­do que la in­dus­tria lo­gís­ti­ca ten­ga que re­sol­ver rá­pi­da­men­te los re­que­ri­mien­tos, tan­to de lo

Pulso - Especiales - - PORTADA - DA­NIEL FA­JAR­DO C.

Du­ran­te el 2015 las ven­tas on­li­ne en Chi­le su­pe­raron los US$ 2.300 mi­llo­nes, con una can­ti­dad de com­pra­do­res que bor­deó los 3,5 mi­llo­nes. La pro­yec­ción pa­ra 2016, se­gún la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Santiago ( CCS) es su­pe­rar los US$2.800 mi­llo­nes, con un cre­ci­mien­to en torno al 20%, muy su­pe­rior al es­pe­ra­do pa­ra la eco­no­mía en ge­ne­ral.

Por eso que el sec­tor lo­gís­ti­co le preo­cu­pa tan­to el cre­ci­mien­to del co­mer­cio elec­tró­ni­co, ya su vez, a los ca­na­les de ven­tas por in­ter­net y re­tail, tam­bién les in­tere­sa mu­cho que el desem­pe­ño de los sis­te­mas de des­pa­cho de pro­duc­tos fun­cio­ne a la per­fec­ción. Más aún, to­man­do en cuen­ta el cre­ci­mien­to de las com­pas de chi­le­nos en si­tios de ori­gen chino co­mo Ali­ba­ba o Dea­leX­tre­me, que no só­lo in­clu­yen ba­jos pre­cios, sino ade­más el ser­vi­cio de free ship­ping (des­pa­cho gra­tui­to).

En los úl­ti­mos años la re­le­van­cia del ca­nal on­li­ne pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes de com­pra ha cre­ci­do rá­pi­da­men­te. “In­clu­so, en al­gu­nas ca­te­go­rías, co­mo elec­tró­ni­ca y tec­no­lo­gía, se tra­ta de un há­bi­to con­so­li­da­do, don­de los co­mer­cios que no tie­nen pre­sen­cia en lí­nea han ido des­apa­re­cien­do del ra­dar de los com­pra­do­res”, co­men­ta Geor­ge Le­ver, ge­ren­te de Es­tu­dios de la CCS.

Pe­ro qui­zá uno de los te­mas que más re­le­van­tes, se­gún las em­pre­sas del sec­tor es un usua­rio/clien­te ca­da vez más in­for­ma­do y exi­gen­te, prin­ci­pal­men­te en cuan­to a ca­li­dad del ser­vi­cio de des­pa­cho. “Pa­ra ellos los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res de sa­tis­fac­ción son: el cum­pli­mien­to del día de en­tre­ga, con­tar con su pe­di­do com­ple­to y dis­po­ni­bi­li­dad de ran­gos ho­ra­rios aco­ta­dos. Pa­ra cum­plir con lo an­te­rior es ne­ce­sa­rio con­tar con una ca­de­na lo­gís­ti­ca fuer­te, que nos per­mi­ta sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des”, co­men­ta María Isa­bel Car­mi, ge­ren­ta de Ope­ra­cio­nes de e-Com­mer­ce de SMU, hol­ding de Te­le­mer­ca­dos.

Jus­ta­men­te, una de las no­ve­da­des que ha im­ple­men­ta­do Te­le­mer­ca­dos es un sis­te­ma de trac­king, con el cual los clien­tes pue­den sa­ber cuán­do fue en­tre­ga­do su pe­di­do o aler­tar in­con­ve­nien­tes al mo­men­to de la en­tre­ga. “Pró­xi­ma­men­te ten­dre­mos ha­bi­li­ta­do pa­ra to­das las co­mu­nas un ser­vi­cio de aler­tas, que in­for­ma­rá ho­ras es­ti­ma­das de en­tre­ga, lo cual mi­ni­mi­za los tiem­pos de es­pe­ra del pe­di­do”, agre­ga Car­mi.

Por su par­te, Ri­car­do Alonso, ge­ren­te cor­po­ra­ti­vo de Fa­la­be­lla.com, ex­pli­ca que el con­su­mi­dor chi­leno ha ex­pe­ri­men­ta­do una creciente ma­du­rez en sus há­bi­tos de con­su­mo on­li­ne en la me­di­da que la ofer­ta na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal se ha ido me­jo­ran­do en lo re­la­cio­na­do a va­rie­dad de pro­duc­tos y ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios.

En es­te con­tex­to, “la lo­gís­ti­ca con­ti­núa sien­do el prin­ci­pal re­to en la me­di­da que el co­mer­cio elec­tró­ni­co va cre­cien­do en vo­lu­men. El con­su­mi­dor de­man­da ser­vi­cios de en­tre­ga más rá­pi­dos y pre­ci­sos, don­de el ac­ce­so a su com­pra no im­pli­que una pér­di­da de tiem­po”, apun­ta Alonso, de Fa­la­be­lla.com.

En la otra ca­ra de la mo­ne­da, Juan Pablo Se­púl­ve­da, ge­ren­te co­mer­cial de Chi­lex­press in­di­ca que ac­tual­men­te, los con­su­mi­do­res on­li­ne bus­can fle­xi­bi­li­dad en los tiem­pos de en­tre­ga, in­for­ma­ción pa­ra ha­cer un ade­cua­do se­gui­mien­to de sus com­pras on­li­ne y la po­si­bi­li­dad de de­vol­ver o cam­biar pro­duc­tos de ma­ne­ra fá­cil y ex­pe­di­ta.

“El ele­va­do cre­ci­mien­to del sec­tor y las ex­pec­ta­ti­vas de los con­su­mi­do­res on­li­ne, plan­tean im­por­tan­tes desafíos lo­gís­ti­cos. Por ello es im­por­tan­te que las em­pre­sas que ven­den por in­ter­net cuen­ten con las he­rra­mien­tas ade­cua­das o se apo­yen de un ter­ce­ro ex­per­to en lo-

gís­ti­ca, pa­ra po­ten­ciar sus ven­tas a tra­vés del ca­nal on­li­ne”, di­ce Se­púl­ve­da.

Ade­más, el eje­cu­ti­vo de Chi­lex­press con­clu­ye: “De­bi­do a las nue­vas for­mas de pa­go on­li­ne, los con­su­mi­do­res es­tán pri­vi­le­gian­do la cer­ca­nía, la co­mo­di­dad de ac­ce­so y la fle­xi­bi­li­dad en los ho­ra­rios de en­tre­ga.

La im­por­tan­cia mó­vil

Un fac­tor im­por­tan­te es la pe­ne­tra­ción que ha te­ni­do la te­le­fo­nía mó­vil en el mer­ca­do del e-com­mer­ce. Con­si­de­ran­do que el 79,2% de los ac­ce­sos a in­ter­net en Chi­le son a tra­vés de smartp­ho­nes. De he­cho, el 9% de to­do el co­mer­cio elec­tró­ni­co se ha­ce por un dis­po­si­ti­vo mó­vil, se­gún ci­fras de la Sub­se­cre­ta­ría de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

Pa­ra Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez, Di­rec­tor de Ve­riT­ran Chi­le el de­no­mi­na­do “mo­bi­le com­mer­ce” o m-com­mer­ce es­tá orien­ta­do bá­si­ca­men­te a me­jo­rar la ex­pe­rien­cia de com­pra de los usua­rios a tra­vés de un smartp­ho­ne. “La uti­li­za­ción de es­te ti­po de tec­no­lo­gías per­mi­te ge­ne­rar transac­cio­nes efi­cien­tes, se­gu­ras y un me­jor ín­di­ce de con­ver­sión de vi­si­tas en com­pra­do­res.

Un es­tu­dio de la com­pa­ñía tec­no­ló­gi­ca de mar­ke­ting Cri­teo so­bre el es­ta­do del Co­mer­cio Mó­vil, mos­tró la ra­dio­gra­fía del com­por­ta­mien­to de los usua­rios en es­tos dis­po­si­ti­vos du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de 2016, con­fir­man­do que es­tán uti­li­zan­do ca­da vez más los me­dios di­gi­ta­les pa­ra bus­car y com­prar pro­duc­tos y una ta­sa ca­da vez ma­yor de esas transac­cio­nes son cap­tu­ra­das por los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les fren­te a los ca­na­les tra­di­cio­na­les.

En los mer­ca­dos más avan­za­dos (co­mo Ja­pón y el Reino Uni­do) la mi­tad de to­das las ven­tas on­li­ne ya se con­cre­ta a tra­vés de te­lé­fo­nos y ta­blets, al­go que tam­bién su­ce­de en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro só­lo den­tro del gru­po de los re­tai­lers top, pa­ra quie­nes las ven­tas mó­vi­les cre­cie­ron un 30% in­ter­anual pa­ra cap­tu­rar más de la mi­tad (el 52%) de to­das las transac­cio­nes de co­mer­cio elec­tró­ni­co.

En Amé­ri­ca La­ti­na tam­bién se ve un im­por­tan­te avan­ce de las com­pras mó­vi­les por so­bre las de es­cri­to­rio: por ejem­plo Bra­sil li­de­ra a ni­vel glo­bal los ma­yo­res in­cre­men­tos in­ter­anua­les en la pro­por­ción de transac­cio­nes mó­vi­les al por me­nor, se­gui­do por Aus­tra­lia y Fran­cia. “Es­te da­to con­fir­ma que nues­tra re­gión no que­da fue­ra de es­tas ten­den­cias. En Bra­sil las ven­tas mó­vi­les pa­sa­ron de (apro­xi­ma­da­men­te) el 14% en 2015 al 23% en 2016, el cre­ci­mien­to más im­por­tan­te a ni­vel glo­bal. Si bien Amé­ri­ca La­ti­na no lle­ga aún a los ni­ve­les de los paí­ses cen­tra­les, de­mues­tra que avan­za más rá­pi­do que otras”, ex­pli­ca Ales­san­der Fir­mino, di­rec­tor ge­ren­te de Cri­teo Amé­ri­ca La­ti­na y Bra­sil.

Por su la­do, otra in­ves­ti­ga­ción de eMar­ke­ter pro­yec­tó que el m-com­mer­ce sig­ni­fi­ca­rá US$294,22 bi­llo­nes (mi­les de mi­llo­nes) pa­ra 2020. Es im­por­tan­te acla­rar que no es lo mis­mo ha­cer una com­pra on­li­ne des­de un no­te­book que des­de el mó­vil, ya que re­quie­ren de pro­ce­sos de va­li­da­ción diferentes. Y en el ca­so de los smartp­ho­nes, la for­ma de ope­rar a tra­vés de un “Bo­tón de pa­go” re­sul­ta más có­mo­da, rá­pi­da y se­gu­ra. “És­ta es una nue­va ex­pe­rien­cia pa­ra los chi­le­nos, pe­ro se­rá un pro­ce­so muy co­mún en el cor­to tiem­po. La co­nec­ti­vi­dad per­ma­nen­te, la se­gu­ri­dad, la ra­pi­dez en rea­li­zar una transac­ción, jun­to con el plus de brin­dar co­mo­di­dad al usua­rio, re­sul­tan in­gre­dien­tes más que in­tere­san­tes de es­ta nue­va pre­mi­sa de pa­go”, de­ta­lla Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.