Los bit­coins ins­pi­ran a la ener­gía

Tran­sAc­ti­ve Grid uti­li­za la tec­no­lo­gía block­chain pa­ra in­ter­cam­biar de ener­gía de puer­ta a puer­ta.

Pulso - Especiales - - ESPECIALES -

EN LA PRI­MA­VE­RA de 2015, Bob Sau­che­lli res­pon­dió a una lla­ma­da en su puer­ta en la ca­lle Pre­si­dent de Park Slo­pe, Brooklyn: “¿ Quie­re com­prar la ener­gía so­lar de su ve­cino?” di­jo su in­ter­lo­cu­tor.

Sau­che­lli, de 68 años, es ju­bi­la­do pe­ro pa­só las dos úl­ti­mas dé­ca­das de su ca­rre­ra tra­ba­jan­do co­mo di­rec­tor de pro­gra­mas pa­ra la ini­cia­ti­va Energy Star Buil­dings de la Agen­cia de Pro­tec­ción del Me­dio Am­bien­te de EEUU, e in­clu­so es­cri­bió un li­bro so­bre la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca de los edi­fi­cios y có­mo se po­dría mi­ti­gar el cam­bio cli­má­ti­co.

Él ya es­ta­ba pa­gan­do por la ener­gía ver­de, pe­ro no se es­ta­ba ge­ne­ran­do cer­ca. Fir­mó un con­tra­to pa­ra par­ti­ci­par en un pro­gra­ma pi­lo­to crea­do por Tran­sAc­ti­ve Grid que com­bi­na una “mi­cro-red” con block­chain, la tec­no­lo­gía que dio lu­gar a Bit­coin, pa­ra crear un mer­ca­do lo­cal de cré­di­tos de ener­gía renovable. Pron­to, es­ta­ba com­pran­do ener­gía so­lar pro­ce­den­te del otro la­do de la ca­lle.

“Me sen­tí atraí­do por los be­ne­fi­cios que po­drían crear­se aquí en Brooklyn”, di­ce. “Al cam­biar a un pro­vee­dor lo­cal, que re­sul­ta ser mi ve­cino de en­fren­te, el di­ne­ro se que­da en la co­mu­ni­dad, los be­ne­fi­cios me­dioam­bien­ta­les en reali­dad se ex­pe­ri­men­tan aquí y me­dian­te la com­pra de la ener­gía ver­de de mi ve­cino, pue­do ani­mar a otros ve­ci­nos a po­ner pa­ne­les so­la­res en sus te­ja­dos”.

La ener­gía renovable re­pre­sen­ta só­lo el 2% de la ven­ta to­tal de elec­tri­ci­dad en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro los pro­yec­tos so­la­res co­mu­ni­ta­rios son el seg­men­to del mer­ca­do de ma­yor crecimiento, se­gún el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Ener­gía Renovable de EEUU.

Tran­sAc­ti­ve Grid, una em­pre­sa fi­lial de LO3 Ener­gía y la apli­ca­ción in­cu­ba­do­ra de block­chain Con­sen­so Sys­tems, uti­li­zan un me­di­dor es­pe­cial que eje­cu­ta la tec­no­lo­gía block­chain, dán­do­le ca­pa­ci­da­des no dis­po­ni­bles en la ac­tua­li­dad en los mer­ca­dos ener­gé­ti­cos. Prin­ci­pal­men­te, se mues­tra a los pro­pie­ta­rios de pa­ne­les so­la­res la can­ti­dad de ener­gía que es­tán pro­du­cien­do, en lu­gar de te­ner que con­fiar en el ser­vi­cio pú­bli­co lo­cal pa­ra cal­cu­lar di­cha can­ti­dad.

El block­chain tam­bién per­mi­te la ne­go­cia­ción di­rec­ta de cré­di­tos de ener­gía, por ejem­plo en­tre Sau­che­lli y su ve­cino, y re­du­ce drás­ti­ca­men­te los cos­tos de di­chas ope­ra­cio­nes.

“El sis­te­ma block­chain real­men­te no tie­ne en cuen­ta si es­tá tra­mi­tan­do el va­lor de un pa­nel so­lar o de una plan­ta so­lar de 500 MGW. Li­te­ral­men­te, al sis­te­ma le cues­ta la mis­ma can­ti­dad de ener­gía y de gas­tos ge­ne­ra­les”, di­ce Law­ren­ce Or­si­ni, fun­da­dor y di­rec­tor de LO3. Eso po­dría con­se­guir que los in­ver­so­res ins­ti­tu­cio­na­les res­pal­da­ran la pro­duc­ción lo­cal de ener­gía renovable. “Con block­chain, es igual de fá­cil ha­cer tan­to mi­cro­in­ver­sio­nes en es­tos pro­yec­tos co­mo lo es pa­ra ha­cer­las más gran­des”, di­ce Or­si­ni.

Ade­más, el pro­duc­tor so­lar pue­de ga­nar más. Las em­pre­sas co­bran más a los con­su­mi­do­res que com­pran ener­gía ver­de pe­ro pa­gan a los pro­duc­to­res de ener­gía so­lar la ta­ri­fa al por ma­yor. “Cuan­do se com­pra ener­gía ver­de, real­men­te no es­tás to­man­do la ener­gía de al­gún par­que eó­li­co y con­du­cién­do­la a tra­vés de un ca­ble es­pe­cial has­ta tu ca­sa”, ex­pli­ca Cris­tiano Lundk­vist de Con­se­nSys. “Si­gues to­man­do ener­gía de la red co­mo lo ha­rías nor­mal­men­te pe­ro es­tás su­man­do una pri­ma de­bi­do a que es­tás pa­gan­do por el ac­to de pro­du­cir esa ener­gía ver­de”.

Al ven­der di­rec­ta­men­te a Sau­che­lli, un pro­duc­tor so­lar en la ca­lle Pre­si­dent pue­de car­gar la ta­sa ex­tra, que es lo que Sau­che­lli es­ta­ba pa­gan­do al pro­vee­dor na­cio­nal de ener­gía ver­de de to­dos mo­dos.

El pro­yec­to es par­te de la vi­sión de Or­si­ni de ayu­dar a re­sol­ver un pro­ble­ma que se hi­zo evi­den­te cuan­do el hu­ra­cán Sandy gol­peó los ge­ne­ra­do­res en la ciu­dad de Nue­va York en 2012. En­ton­ces, in­clu­so los pro­pie­ta­rios de los pa­ne­les so­la­res es­ta­ban sin ener­gía, ya que ne­ce­si­tan es­tar co­nec­ta­dos a una red más gran­de. “Cuan­do ten­ga lu­gar la pró­xi­ma sú­per tormenta, si la red eléc­tri­ca ge­ne­ral se cae, es­ta par­te de la red de­be­ría ser ca­paz de re­sis­tir pa­ra que la co­mu­ni­dad pue­da se­guir uti­li­zán­do­la” di­ce Or­si­ni.

Tran­sAc­ti­ve Grid es­tá cru­zan­do los ar­cos re­gla­men­ta­rios ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir­se en una em­pre­sa de ser­vi­cios ener­gé­ti­cos le­gal (ESCO) y ser­vir a las 230 per­so­nas que es­pe­ran pa­ra par­ti­ci­par. Con el tiem­po, ten­drá dos hue­llas - la “mi­cro-red” fí­si­ca de 10 cua­dras en sí y la co­mu­ni­dad vir­tual de los par­ti­ci­pan­tes en el mer­ca­do, que al­gún día po­dría am­pliar­se a to­do Brooklyn. Tam­bién es­tán en con­ver­sa­cio­nes pa­ra pro­yec­tos si­mi­la­res en Eu­ro­pa, Áfri­ca y Aus­tra­lia.

A me­di­da que cre­ce, Tran­sAc­ti­ve Grid es cons­cien­te del gran in­te­rés que hay en la ener­gía renovable lo­cal. “Ve­re­mos si la gen­te es­tá dis­pues­ta a pa­gar más y de­ci­dir lo im­por­tan­te que son los elec­tro­nes or­gá­ni­cos lo­ca­les ca­se­ros de Brooklyn en la co­mu­ni­dad”, di­ce Or­si­ni.

Com­par­tir. La ló­gi­ca es si­mi­lar al net me­te­ri­ng, que ya se es­tá apli­can­do (con po­co éxi­to) en Chi­le.

Ca­de­na de blo­ques. Es una me­to­do­lo­gía de con­ta­bi­li­dad des­cen­tra­li­za­da y dis­tri­bui­da por la red.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.