Im­pre­sión 3D mue­ve la cons­truc­ción en Chi­na

Una em­pre­sa chi­na es par­te de un ver­da­de­ro mo­vi­mien­to pa­ra di­se­ñar y cons­truir edi­fi­cios y ba­rrios de for­ma más sostenible.

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - Por CHEN JUAN

CO­MO LA PO­TEN­CIA cons­truc­to­ra más gran­de del mun­do, Chi­na es­tá en una cam­pa­ña pa­ra que sus pro­yec­tos ten­gan una ba­ja hue­lla de emi­sio­nes de car­bono, si­guien­do las le­yes de pro­tec­ción am­bien­tal na­cio­na­les que ha­cen hin­ca­pié en las res- pon­sa­bi­li­da­des eco­ló­gi­cas de las em­pre­sas.

Shang­hai Wi­nSun De­co­ra­tion De­sign En­gi­nee­ring Co es un ejem­plo de una em­pre­sa chi­na que es­tá abor­dan­do los te­mas de sos­te­ni­bi­li­dad. Wi­nSun ha uti­li­za­do re­cien­te­men­te téc­ni­cas de im­pre­sión en 3D y ma­te­ria­les re­ci­cla­dos pa­ra la cons­truc­ción tan­to de los edi­fi­cios co­mo de la de­co­ra­ción de los in­te­rio­res de dos vi­llas. Una de ellas se ba­só en el di­se­ño de los jar­di­nes clá­si­cos de Suz­hou, un ejem­plo bien co­no­ci­do de la ar­qui­tec­tu­ra chi­na.

Nor­mal­men­te, se ne­ce­si­ta­ría más de una do­ce­na de tra­ba­ja­do­res pa­ra cons­truir un com­ple­jo de es­ti­lo tra­di­cio­nal chino. Ha­ce un mes, Ma Yihe, di­rec­tor ge­ne­ral de Wi­nSun, di­ri­gió un equi­po de tres tra­ba­ja­do­res y ter­mi­nó de im­pri­mir to­dos los com­po­nen­tes, mon­ta­je y de­co­ra­ción de in­te­rio­res en me­nos de una se­ma­na.

Los ma­te­ria­les de cons­truc­ción que uti­li­za, que sir­ven co­mo la “tin­ta” pa­ra la im­pre­so­ra, son prin­ci­pal­men­te de re­si­duos de la cons­truc­ción y desechos in­dus­tria­les de las fá­bri­cas. Se ase­gu­ra la ri­gi­dez y la re­sis­ten­cia de los ma­te­ria­les mien­tras re­ci­clan los re­si­duos de la cons­truc­ción ma­si­va. El mé­to­do tam­bién tie­ne sen­ti­do fi­nan­cie­ro. La tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D pue­de ayu­dar a aho­rrar en­tre el 30% y el 60% de los ma­te­ria­les de cons­truc- ción y del 50% a 80% de los cos­tes la­bo­ra­les.

Ha­ce dos años, la em­pre­sa im­pri­mió diez ca­sas de un pi­so en el Par­que In­dus­trial Hi-Tech de Shang­hai en me­nos de un día usan­do im­pre­so­ras gi­gan­tes que mi­den 32 me­tros de lar­go por 10 me­tros de an­cho y ca­si sie­te me­tros de al­tu­ra. Wi­nSun es­pe­ra que en el fu­tu­ro, la téc­ni­ca se uti­li­ce en lu­ga­res en to­do el mun­do co­mo un me­dio de pro­por­cio­nar vi­vien­das ba­ra­tas y efi­cien­tes pa­ra las fa­mi­lias de ba­jos in­gre­sos. El pro­ce­so de cons­truc­ción de las ca­sas im­pli­ca aña­dir ma­te­ria­les capa por capa.

Di­ri­gi­do al mer­ca­do de lu­jo, la vi­lla que es­tá en ex­hi­bi­ción en el In­dus­trial Park de Suz­hou, en la pro­vin­cia de Jiang­su cu­bre 1.100 me­tros cua­dra­dos y cos­tó po­co más de 1 mi­llón de yua­nes de im­pri­mir.

Aun­que el go­bierno chino no ha in­tro­du­ci­do nor­mas pa­ra los edi­fi­cios im­pre­sos en 3D, la em­pre­sa si­gue los es­tán­da­res exis­ten­tes y es­tos edi­fi­cios son tan se­gu­ros co­mo las re­si­den­cias or­di­na­rias, di­ce Ma.

Por otra par­te, las emi­sio­nes de car­bono del trans­por­te, pol­vo de la cons­truc­ción y el rui­do tam­bién se re­du­cen con la im­pre­sión 3D, lo cual es una bue­na noticia pa­ra el me­dio am­bien­te. El sec­tor de la cons­truc­ción en to­do el mun­do re­pre­sen­ta ac­tual­men­te el 30% del to­tal de las emi­sio­nes glo­ba­les anua­les de ga­ses de efec­to in­ver­na- de­ro, de acuer­do con el UNEP Sus­tai­na­ble Buil­dings and Cli­ma­te Ini­tia­ti­ve.

A me­di­da

La im­pre­sión 3D pue­de re­du­cir sus­tan­cial­men­te los ras­tros de las emi­sio­nes de car­bono ge­ne­ra­das por la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. “To­dos los ma­te­ria­les de im­pre­sión son desechos in­dus­tria­les o de la cons­truc­ción”, di­ce Ma. “Lo que ha­ce­mos es con­ver­tir los re­si­duos en nues­tro be­ne­fi­cio. Ade­más de eso, la nue­va tec­no­lo­gía no pro­du­ce más re­si­duos. To­do el pro­ce­so jue­ga un pa­pel en la me­jo­ra del me­dio am­bien­te.”

La com­pa­ñía di­ce que ha es­ta­ble­ci­do un pro­yec­to jun­to con un so­cio en Es­ta­dos Uni­dos y pla­nean es­ta­ble­cer fá­bri­cas en paí­ses co­mo Ara­bia Sau­dí, Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Qa­tar, Ma­rrue­cos, Tú­nez y Es­ta­dos Uni­dos den­tro de tres años. Ade­más, ya han crea­do alian­zas con una se­rie de em­pre­sas de cons­truc­ción y pro­mo­to­res in­mo­bi­lia­rios en Chi­na. “La tec­no­lo­gía de im­pre­sión 3D es una re­vo­lu­ción real en el sec­tor inmobiliario”, di­ce Chen Sheng, pre­si­den­te de la Chi­na Real Es­ta­te Da­ta Aca­demy. “En el fu­tu­ro, las ca­sas y los mue­bles po­drán ha­cer­se a me­di­da pa­ra sa­tis­fa­cer los re­qui­si­tos es­pe­cí­fi­cos de las per­so­nas.”

Re­cien­te­men­te, la com­pa­ñía fir­mó un acuer­do de coope­ra­ción con Hy­per­loop Trans­por­ta­tion Tech­no­lo­gies, una com­pa­ñía de fe­rro­ca­rri­les de al­ta ve­lo­ci­dad, pa­ra im­pri­mir en 3D tuberías de al­ta re­sis­ten­cia y al­ta pre­ci­sión, es­ta­cio­nes y pla­ta­for­mas pa­ra su pro­yec­to de tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad”. Se tra­ta de un mo­do in­no­va­dor de trans­por­te que per­mi­te a los pa­sa­je­ros via­jar a una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 1.200 Km/h.

Aun­que el go­bierno chino no ha in­tro­du­ci­do nor­mas pa­ra los edi­fi­cios im­pre­sos en 3D, la em­pre­sa si­gue los es­tán­da­res exis­ten­tes .

La im­pre­sión 3D reuce los ras­tros de los GEI ge­ne­ra­das por la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

Los ma­te­ria­les de cons­truc­ción que uti­li­za son prin­ci­pal­men­te de re­si­duos de la cons­truc­ción .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.