El ai­re se pue­de “pre­de­cir”

Una star­tup me­dioam­bien­tal ru­sa pro­por­cio­na pre­vi­sio­nes de la con­ta­mi­na­ción del ai­re en ciu­da­des de to­do el mun­do

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - Por AN­GE­LI­NA DAVYDOVA

CON UN 2016 su­peran­do los ré­cords de ca­lor en paí­ses y re­gio­nes de to­do el mun­do, uno de los prin­ci­pa­les im­pac­tos de es­te au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras y las es­ta­cio­nes más se­cas en las gran­des ciu­da­des es la cre­cien­te con­ta­mi­na­ción del ai­re. “La in­for­ma­ción so­bre la ca­li­dad del ai­re se es­tá vol­vien­do tan im­por­tan­te co­mo las pre­vi­sio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas”, di­cen en Ae­roS­ta­te, una em­pre­sa crea­da por cua­tro jó­ve­nes fí­si­cos de Mos­cú, que pu­sie­ron en mar­cha un sis­te­ma on­li­ne de pre­vi­sión de la con­ta­mi­na­ción del ai­re a ni­vel lo­cal pa­ra las me­tró­po­lis de to­do el mun­do.

Un ve­rano muy ca­lu­ro­so y se­co en la ma­yo­ría de las re­gio­nes de Ru­sia dio lu­gar a un ma­yor nú­me­ro de in­cen­dios fo­res­ta­les de lo ha­bi­tual - la ma­yo­ría de ellos en Si­be­ria y el Le­jano Orien­te de Ru­sia, le­jos de los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos. Sin em­bar­go, los vien­tos han lle­va­do el hu­mo de los in­cen­dios des­de Si­be­ria has­ta 4.500 ki­ló­me­tros al oes­te -has­ta la ca­pi­tal. Green­pea­ce Ru­sia y otros gru­pos han ex­pre­sa­do su preo­cu­pa­ción por los efec­tos me­dioam­bien­ta­les del cre­cien­te nú­me­ro de in­cen­dios fo­res­ta­les, cul­pan­do la po­lí­ti­ca fo­res­tal no-sostenible de Ru­sia y a las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co.

“Es­te ve­rano fui­mos tes­ti­gos de lo que se co­no­ce co­mo una in­ver­sión de la tem­pe­ra­tu­ra en Mos­cú -cuan­do, de­bi­do a un cli­ma muy cá­li­do y se­co, las tem­pe­ra­tu­ras au­men­tan con la al­tu­ra. Es­te fe­nó­meno, jun­to con la nu­be de hu­mo de los in­cen­dios fo­res­ta­les, hi­cie­ron el ai­re de es­ta ciu­dad de más de 15 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes más con­ta­mi­na­do de lo nor­mal. Es­to, sin em­bar­go, lo pre­di­ji­mos y ad­ver­ti­mos a nues­tros usua­rios acer­ca de los ries­gos”, di­ce Dmitry So­lo­men­tsev, di­rec­tor ge­ne­ral y fun­da­dor de Ae­roS­ta­te.

Con el apo­yo de la in­ver­sión de Mik­hail Ko­ko­rich, fun­da­dor del desa­rro­lla­dor de sa­té­li­tes pri­va­dos ru­so Daui­ra Ae­ros­pa­ce, es­ta star­tup se pu­so en mar­cha el año pa­sa­do. La idea era dar a los re­si­den­tes de la ciu­dad in­for­ma­ción muy es­pe­cí­fi­ca acer­ca de la con­ta­mi­na­ción del ai­re en sus ba­rrios por una se­rie de con­ta­mi­nan­tes ( ta­les co­mo CO, Co2, Nox, So2, O3, PM 2,5 y PM 10). “Des­pués de ver nues­tros pro­nós­ti­cos, por ejem­plo, una ma­dre con un ni­ño pue­de ele­gir otro dis­tri­to pa­ra dar un pa­seo, o un co­rre­dor po­dría cam­biar su ru­ta - ya que la ca­li­dad del ai­re en las gran­des ciu­da- des va­ría in­clu­so den­tro de un área de unos po­cos ki­ló­me­tros”, di­ce Ale­xan­der Gans­hin, uno de los crea­do­res del pro­yec­to.

Ae­roS­ta­te re­co­pi­la da­tos so­bre las emi­sio­nes in­dus­tria­les, de plan­tas ener­gé­ti­cas y del trá­fi­co de au­to­mó­vi­les (de Ope­nS­tree­tMap y No­kia HERE), la in­for­ma­ción de la ca­li­dad del ai­re de las es­ta­cio­nes de mo­ni­to­reo de las ciu­da­des, los da­tos me­teo­ro­ló­gi­cos (prin­ci­pal­men­te so­bre el vien­to y la hu­me­dad, lo que pue­de in­fluir se­ria­men­te en el ni­vel de con­ta­mi­na­ción), así co­mo los da­tos de los sa­té­li­tes. Es­ta in­for­ma­ción es pro­ce­sa­da con la ayu­da de un mo­de­lo ma­te­má­ti­co, desa­rro­lla­do por los fun­da­do­res de Ae­roS­ta­te, y des­pués se crea un pro­nós­ti­co de los dos días si­guien­tes en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res de to­das las ciu­da­des. “Ve­ri­fi­ca­mos si nues­tras pre­dic­cio­nes se cum­plen -por ejem­plo, com­pa­ran­do los re­sul­ta­dos con el sis­te­ma de mo­ni­to­reo de la ca­li­dad del ai­re de la ciu­dad de Mos­cú, y al­re­de­dor del 95% de nues­tros pro­nós­ti­cos de con­ta­mi­na­ción del ai­re son pre­ci­sos”, di­ce Ale­xan­der Gans­hin.

La star­tup no com­pi­te con los sis­te­mas de mo­ni­to­reo de la ca­li­dad del ai­re exis­ten­tes (en su ma­yo­ría pú­bli­cos), con los úl­ti­mos da­tos pro­por­cio­na­dos en tiem­po real al­re­de­dor de los lu­ga­res de mo­ni­to­reo. “Las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les pue­den ser bas­tan­tes bue­nas, por ejem­plo, en Mos­cú, te­ne­mos un sis­te­ma de mo­ni­to­reo del ai­re bas­tan­te de­cen­te, pe­ro los da­tos de ca­li­dad del ai­re tie­nen que ser muy lo­ca­les”, ex­pli­ca Dmitry So­lo­men­tsev.

Ade­más de pro­por­cio­nar pro­nós­ti­cos de con­ta­mi­na­ción del ai­re on­li­ne de ma­ne­ra gra­tui­ta, Ae­roS­ta­te tam­bién tie­ne bus­ca desa­rro­llar un ne­go­cio B2B, coope­ran­do con las agen­cias in­mo­bi­lia­rias, las apps de run­ning/con­teo de pa­sos y far­ma­céu­ti­cas. Has­ta el mo­men­to, en la web de la com­pa­ñía es­tán dis­po­ni­bles ma­pas de­ta­lla­dos de con­ta­mi­na­ción de ocho ciu­da­des pi­lo­to: Mos­cú, Lon­dres, Nue­va York, San Fran­cis­co, Chica­go, Den­ver, Los Án­ge­les y Bar­ce­lo­na, con pre­ci­sión de 1 ki­ló­me­tro por pí­xel.

Has­ta aho­ra las pre­vi­sio­nes de con­ta­mi­na­ción han si­do so­bre to­do in­tere­san­tes pa­ra los clien­tes de EE.UU. y Eu­ro­pa, pe­ro Ae­roS­ta­te es­pe­ra un ma­yor desa­rro­llo tam­bién en Asia, don­de la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca se es­tá con­vir­tien­do en un re­to me­dioam­bien­tal ca­da vez ur­gen­te. A ni­vel mun­dial, hay dos com­pe­ti­do­res prin­ci­pa­les pa­ra Ae­roS­ta­te -la em­pre­sa fran­ce­sa Plu­me­labs y la com­pa­ñía is­rae­lí Bree­zo­me­ter, aun­que am­bas só­lo ofre­cen ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción de las ciu­da­des en su con­jun­to, no tra­ba­jan a ni­vel hí­per-lo­cal.

El sis­te­ma pue­de mo­ni­to­rear ga­ses co­mo C0, Co2 y PM 10.

Nox Gru­po de ga­ses co­mo el óxi­do ní­tri­co (NO) y el dió­xi­do de ni­tró­geno (NO2). Es un con­ta­mi­nan­te co­mún en mu­chas zo­nas ur­ba­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.