La lu­cha por me­jo­rar la se­gu­ri­dad y re­du­cir la pér­di­da de agua en las ciu­da­des de Bra­sil

Me­dian­te una se­rie de ac­cio­nes, va­rias en­ti­da­des tra­tan de lo­grar que se in­vier­ta en in­fraes­truc­tu­ras ver­des, ade­más de re­cu­pe­rar los bos­ques jun­to a los ríos que abas­te­cen los sis­te­mas hí­dri­cos ur­ba­nos en uno de los paí­ses con más re­ser­vas de agua dul­ce

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - Por ANDREA VIALLI

EN 2014, una se­quía sin pre­ce­den­tes de­jó ni­ve­les de agua his­tó­ri­ca­men­te ba­jos en el em­bal­se más gran­de del sis­te­ma de Can­ta­re­ra, que abas­te­ce la ciu­dad bra­si­le­ña de Sao Pau­lo. Una com­bi­na­ción de fac­to­res cli­má­ti­cos, un ve­rano ex­tre­ma­da­men­te se­co y un au­men­to del con­su­mo du­ran­te mu­chos años de­ja­ron a mi­les de per­so­nas de la ciu­dad sin agua. Es­te he­cho su­pu­so una advertencia so­bre có­mo las gran­des ciu­da­des bra­si­le­ñas es­ta­ban ad­mi­nis­tran­do sus re­cur­sos hí­dri­cos. Aun­que el 12% del agua dul­ce del pla­ne­ta es­tá en Bra­sil, el país se en­fren­ta a pro­ble­mas en el su­mi­nis­tro de sus re­gio­nes más po­bla­das, que tam­bién su­fren de una fal­ta de in­ver­sión en el sa­nea­mien­to bá­si­co - só­lo el 40% de las aguas re­si­dua­les son tra­ta­das en Bra­sil.

“Si bien exis­ten diferencias re­gio­na­les, las áreas me­tro­po­li­ta­nas su­fren de una com­bi­na­ción de fac­to­res ta­les co­mo la de­gra­da­ción de las fuen­tes de agua, el crecimiento des­or­de­na­do de las ciu­da­des —que ha au­men­ta­do el con­su­mo de agua— y la fal­ta de in­ver­sión du­ran­te mu­chos años”, di­ce Sa­muel Ba­rre­to, es­pe­cia­lis­ta en re­cur­sos hí­dri­cos y ge­ren­te de The Na­tu­re Con­ser­vancy (TNC). En 2015, la ONG coor­di­nó un mo­vi­mien­to que reunía a los mu­ni­ci­pios y em­pre­sas de las prin­ci­pa­les re­gio­nes me­tro­po­li­ta­nas del país pa­ra ha­cer fren­te a los pro­ble­mas con el agua. Hoy en día, la Coa­li­zão Ci­da­des Pe­la Água agru­pa seis re­gio­nes me­tro­po­li­ta­nas (Sao Pau­lo, Río de Ja­nei­ro, Vi­tó­ria, Be­lo Ho­ri­zon­te, Bra­si­lia y Cu­ri­ti­ba) y com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les co­mo Am­bev, Co­ca Co­la, Kla­bin y Uni­le­ver.

Uno de los re­tos del gru­po es sen­si­bi­li­zar a las au­to­ri­da­des pú­bli­cas so­bre la ne­ce­si­dad de in­ver­tir en in­fraes­truc­tu­ras ver­des, que im­pli­can la res­tau­ra­ción de los bos­ques de­gra­da­dos en torno a las fuen­tes de agua. La Coa­li­zão ya ha con­se­gui­do 18 mi­llo­nes de reales (US$5,55 mi­llo­nes), con el apo­yo fi­nan­cie­ro de las em­pre­sas, que se uti­li­za­rán du­ran­te los pró­xi­mos cin­co años pa­ra res­tau­rar los bos­ques jun­to a los ríos que abas­te­cen los sis­te­mas de Can­ta­re­ra y Al­to Tie­té en Sao Pau­lo y el sis­te­ma de Guan­dú en Río de Ja­nei­ro. “El plan es ex­ten­der la ac­ción de res­tau­ra­ción a otras seis re­gio­nes me­tro­po­li­ta­nas pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad del agua de más de se­sen­ta mi­llo­nes de per­so­nas”, di­ce Ba­rre­to.

Las re­gio­nes me­tro­po­li­ta­nas se en­fren­tan a una se­gun­da cues­tión im­por­tan­te en la ges­tión del agua: las pér­di­das sig­ni­fi­ca­ti­vas que se pro­du­cen en la red de dis­tri­bu­ción. De acuer­do con el Ins­ti­tu­to Tra­ta Bra­sil, una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro es­pe­cia­li­za­da en sa­nea­mien­to, Bra­sil pier­de el 37% de su agua tra­ta­da. En al­gu­nas re­gio­nes, co­mo el nor­te, es­te ni­vel al­can­za el 70%.

Las opor­tu­ni­da­des de mer­ca­do es­tán abier­tas pa­ra las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas que desa­rro­llen so­lu­cio­nes via­bles. Op­ti­ma­le, en Cam­po Gran­de, es un ejem­plo. Fun­da­da en 2009 por el in­ge­nie­ro e in­ves­ti­ga­dor Pe­ter Cheung, la com­pa­ñía ofre­ce la te­le­de­tec­ción, análisis de da­tos y compu­tación on­li­ne pa­ra con­tro­lar las pér­di­das en tiem­po real. Ade­más de me­dir las pér­di­das fí­si­cas (la can­ti­dad de agua que se es­ca­pa de las tuberías), el sis­te­ma per­mi­te cuan­ti­fi­car las pér­di­das fi­nan­cie­ras cau­sa­das por las co­ne­xio­nes clan­des­ti­nas y el frau­de.

“Pa­ra las em­pre­sas de sa­nea­mien­to, la in­ver­sión en es­te ti­po de tec­no­lo­gía ofre­ce un me­jor ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro que lle­var a sus equi­pos al pro­pio lu­gar”, di­ce Cheung. El sis­te­ma es­tá sien­do uti­li­za­do por la em- presa sa­ni­ta­ria Aguas Gua­ri­ro­ba, en Cam­po Gran­de, que fue ca­paz de re­du­cir las pér­di­das de un 56% en 2006 a me­nos del 20% en la ac­tua­li­dad.

El no­res­te de Bra­sil se en­fren­ta a un re­to di­fe­ren­te: li­diar con la es­ca­sez de agua en sus re­gio­nes se­mi­ári­das. El pro­gra­ma “Água Do­ce” es un pro­yec­to des­ti­na­do a au­men­tar el ac­ce­so al agua po­ta­ble, im­ple­men­ta­do en co­la­bo­ra­ción con el Go­bierno Fe­de­ral, y des­ta­ca por la unión de dos tec­no­lo­gías in­no­va­do­ras: la de­sa­li­ni­za­ción de agua por me­dio de mem­bra­nas uti­li­zan­do la nanotecnología en un sis­te­ma ali­men­ta­do por ener­gía so­lar. “Tam­bién es­ta­mos es­tu­dian­do el uso de la ener­gía eó­li­ca pa­ra ex­pan­dir el pro­gra­ma a otras co­mu­ni­da­des”, di­ce Jo­sé Mair­ton Fra­nça, secretario de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Hí­dri­cos de Rio Gran­de do Nor­te. Un pro­yec­to pi­lo­to en un asen­ta­mien­to ru­ral de João Câ­ma­ra ya es­tá be­ne­fi­cian­do a más de 220 ha­bi­tan­tes y el pro­gra­ma tie­ne co­mo ob­je­ti­vo des­ple­gar 120 sis­te­mas de de­sa­li­ni­za­ción a tra­vés de Rio Gran­de do Nor­te pa­ra ju­nio de 2017, con una in­ver­sión de 20 mi­llo­nes de reales (US$6,17 mi­llo­nes) del que se be­ne­fi­cia­rán 12.000 per­so­nas.

A pe­sar de con­tar con una de las re­ser­vas de agua dul­ce más gran­des del mun­do, su ob­ten­ción es com­ple­ja pa­ra el mun­do ru­ral.

Es­te pro­gra­ma tam­bién bus­ca ga­ran­ti­zar in­gre­sos a co­mu­ni­da­des de Río Gran­de del Nor­te.

La tec­no­lo­gía apli­ca­da es una de las cla­ves pa­ra con­se­guir pro­ce­sos más efi­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.