IN­DUS­TRIA DE LA IM­PRE­SIÓN SE ADAP­TA A LA ERA DI­GI­TAL

Bus­can­do ser más aho­rra­ti­va e in­cor­po­ran­do es­tán­da­res di­gi­ta­les y me­dioam­bien­ta­les, la in­dus­tria de la im­pre­sión bus­ca adap­tar­se a los nue­vos tiem­pos.

Pulso - Especiales - - PORTADA - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

LA IN­DUS­TRIA de la im­pre­sión en Chi­le es­tá mu­cho más preo­cu­pa­da de la po­lí­ti­ca que otros sec­to­res eco­nó­mi­cos. No por­que ten­ga can­di­da­tos a pos­tu­lar­se al con­gre­so o quie­ra in­cre­men­tar su lobby. Sino por­que los pe­río­dos de cam­pa­ña in­flu­yen mu­cho en es­te mer­ca­do.

Por eso, Nel­son Can­no­ni, vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Gre­mial de In­dus­tria­les Grá­fi­cos de Chi­le (Asim­pres) ex­pli­ca que, a pe­sar de que en­tien­de la im­por­tan­cia de la nue­va Ley Elec­to­ral, no les fa­vo­re­ció mu­cho la dis­mi­nu­ción de “pa­lo­mas” en la pro­pa­gan­da de los mi­les de can­di­da­tos a al­cal­des y con­ce­ja­les en las re­cien­tes elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. “Nos gol­peó mu­cho la nue­va nor­ma­ti­va. Pe­ro, por otro la­do, au­men­tó de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la im­pre­sión de pa­pel en for­ma­tos me­no­res. O sea, la im­pre­sión tra­di­cio­nal, por­que los can­di­da­tos hi­cie­ron mu­cho puer­ta a puer­ta”, ex­pli­ca Can­no­ni, que además es ge­ren­te de ope­ra­cio­nes de Im­pren­ta Ita­lia­na.

La prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca que ha acom­pa­ña­do a las im­pren­tas de to­dos los ta­ma­ños del país en los úl­ti­mos cin­co años ha si­do la va­ria­ción en las ven­tas. La con­so­li­da­ción de los for­ma­tos di­gi­ta­les, nue­vas ten­den­cias de la im­pre­sión y una in­cer­ti­dum­bre cons­tan­te, han he­cho que los ac­to­res de es­te ru­bro ten­gan que ape­lar a la in­no­va­ción y la re­si­lien­cia.

Du­ran­te los úl­ti­mos diez años, las ven­tas to­ta­les de la in­dus­tria grá­fi­ca en Chi­le han pa­sa­do por vai­ve­nes. Se­gún Asim­pres, el año pa­sa­do las ven­tas de la in­dus­tria cre­cie­ron 2,5%, lo cual se com­pa­ra con una le­ve ex­pan­sión de 0,5% el año an­te­rior. Sin em­bar­go, du­ran­te los años de la cri­sis, las ven­tas se lle­ga­ron a con­traer 4,8% en 2009, e in­clu­so, 6,3% en 2012.

Pa­ra Ma­nuel Al­cal­de, ge­ren­te de De­sa­rro­llo y Nue­vos Ne­go­cios de Ve­ra y Gian­ni­ni Im­pre­so­res S.A., es­te año ha es­ta­do mar­ca­do por me­no­res ex­pec­ta­ti­vas, de­cre­cien­do en el se­gun­do se­mes­tre. “De no me­diar se­ña­les muy dis­tin­tas, 2017 de­be­ría ser ba­jo en de­man­da y con me­nor ve­lo­ci­dad en las in­ver­sio­nes”, di­ce Al­cal­de. “Los pro­ble­mas han si­do en par­te por los al­tos cos­tos de mano de obra y un fuer­te des­pla­za­mien­to de al­gu­nas ca­te­go­rías de pro­duc­tos, de­bi­do a la tec­no­lo­gía di­gi­tal”.

In­clu­so, a ni­vel mun­dial, el mer­ca­do de los pe­ri­fé­ri­cos y re­pues­tos de im­pre­sión en­fo­ca­dos más a usua­rio fi­nal y em­pre­sas, cre­ció me­nos el se­gun­do tri­mes­tre de 2016, se­gún da­tos de IDC. En ese pe­río­do, se ven­die­ron 23,1 mi­llo­nes de uni­da­des, un 3,8% me­nos que en el mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. La ma­yor de­man­da ha es­ta­do da­da por lá­ser co­lor y mo­no­cro­mo (18% y un 8,9%, res­pec­ti­va­men­te).

Bas­tan­te di­fe­ren­te a lo que es­tá ocu­rrien­do con nue­vos mer­ca­dos co­mo por ejem­plo la im­pre­sión 3D, que se­rá uno de los prin­ci­pa­les te­mas de la Print San­tia­go 2016, el even­to anual que reúne a to­da es­ta in­dus­tria, que es­te año se rea­li­za­rá es­ta se­ma­na (17 al 19 de no­viem­bre) en Es­pa­cio Ries­co.

Otros te­mas que abor­da­rá el en­cuen­tro son las ten­den­cias y apli­ca­cio­nes de pro­ce­sos de im­pre­sión, eti­que­tas, pac­ka­ging, nue­vas ofer­tas en in­su­mos (pa­pel, tin­tas, otros sus­tra­tos), pla­ta­for­mas cross­me­dia e im­pre­sión sus­ten­ta­ble. To­do, co­mo una for­ma de en­fren­tar los cam­bios.

“Es­ta­mos pa­san­do por un pe­río­do de in­cer­ti­dum­bre, pe­ro tam­bién lleno de opor­tu­ni­da­des. Es­ta ten­den­cia a la ines­ta­bi­li­dad ya su­ce­dió en Eu­ro­pa des­de 2008 de­bi­do al au­ge de lo di­gi­tal, don­de dis­mi­nu­ye­ron los ac­to­res, pe­ro la im­pre­sión si­guió su­bien­do. Lo di­gi­tal al prin­ci­pio gol­pea fuer­te, por­que es in­for­ma­ción in­me­dia­ta. Pe­ro al fi­nal, la gen­te es­tá ca­da vez va­lo­ran­do me­nos la in­for­ma­ción in­me­dia­ta. Ne­ce­si­ta el re­fuer­zo de pa­pel. Es más con­fia­ble en cuan­to a fuen­tes. Cuan­do hay un li­bro, hay un res­pal­do”, co­men­ta Can­no­ni.

Y en ge­ne­ral, en los úl­ti­mos dos años, la in­dus­tria del li­bro em­pe­zó a cre­cer en to­do el mun­do, des­pués de va­rios años a la ba­ja. Co­mo re­fe­ren­cia, en Es­pa­ña, las ven­tas de li­bros tra­di­cio­na­les in­cre­men­ta­ron sus ven­tas en 3% el 2015, al­can­zan­do los 2.257 mi­llo­nes de eu­ros.

En Chi­le, se­gún da­tos de la Cá­ma­ra Chi­le­na del Li­bro, en el año 2015 se re­gis­tra­ron un to­tal de 6.268 tí­tu­los edi­ta­dos (ISBN), lo que re­pre­sen­ta un 9,9% de cre­ci­mien­to con res­pec­to a 2014.

Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que la in­dus­tria de la im­pre­sión quie­ra ta­par el sol con un de­do. “No es­ta­mos con­tra lo di­gi­tal. Nos ayu­da mu­chí­si­mo. Lo di­gi­tal es más ma­si­vo (por ejem­plo el mai­ling) y la im­pre­sión en pa­pel u otros for­ma­tos es más per­so­na­li­za­da”, apun­ta el vi­ce­pre­si­den­te de Asim­pres.

Por su par­te, Ma­nuel Al­cal­de agre­ga que lo in­tere­san­te es que se pros­pec­tan nue­vos y atrac­ti­vos mer­ca­dos. “Por ejem­plo, en el ám­bi­to del pac­ka­ging, las ca­te­go­rías de ali­men­tos, vi­nos y fru­tas de­be­rían mos­trar bue­nos ni­ve­les de cre­ci­mien­to pa­ra los pró­xi­mos años”, con­clu­ye Al­cal­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.