Mi­nis­tros de Obras Pú­bli­cas y Trans­por­tes

ex­pli­can los desafíos de ca­da car­te­ra

Pulso - Especiales - - PORTADA - EN­TRE­VIS­TA CON MI­NIS­TRO DE TRANS­POR­TE Y TE­LE­CO­MU­NI­CA­CIO­NES DA­NIEL FA­JAR­DO CA­BE­LLO

UN BUEN pa­no­ra­ma pa­ra el ve­rano po­dría ser ir en au­to des­de la Re­gión de Ay­sén a la de Ma­ga­lla­nes por te­rri­to­rio na­cio­nal, gra­cias a la bar­ca­za Crux Aus­tra­lis, que des­de mar­zo de es­te año, co­mu­ni­ca a Puerto Ay­sén con Puerto Na­ta­les por mar.

Es­te es uno de los tan­tos pro­yec­tos de co­nec­ti­vi­dad que el Mi­nis­te­rio de Trans­por­te y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes ha im­pul­sa­do en el úl­ti­mo año, y que el mi­nis­tro de es­ta car­te­ra, Andrés Gó­mez-Lo­bo, equi­pa­ra en im­por­tan­cia a las ini­cia­ti­vas que se desa­rro­llan en San­tia­go o en otras ur­bes del país. “La integración geo­grá­fi­ca es cla­ve”, co­men­ta.

El mi­nis­tro se re­fie­re por ejemplo a más de 640 ser­vi­cios a lo lar­go del país, que in­clu­yen bu­ses, avio­nes y bar­ca­zas, co­mo la de Crux Aus­tra­lis. “Ade­más, te­ne­mos 700 ser­vi­cios de trans­por­te es­co­lar gra­tui­tos que ayu­dan a 48 mil ni­ños a tras­la­dar­se dia­ria­men­te. To­do es­to es co­nec­ti­vi­dad”, agre­ga el mi­nis­tro.

¿Cuál es el gran desafío en co­nec­ti­vi­dad pa­ra las zo­nas ur­ba­nas?

— Sin lu­gar a du­das, la con­ges­tión es el desafío más im­por­tan­te pa­ra los pró­xi­mos años, ya que es­tá afec­tan­do a to­das las ciu­da­des de Chi­le. El pro­ble­ma es que tie­ne un fuer­te im­pac­to en la co­nec­ti­vi­dad, ya que el au­men­to en los tiem­pos de via­je re­du­ce los mer­ca­dos la­bo­ra­les. Por ejemplo, pa­ra una per­so­na que vi­ve en Mai­pú es muy di­fí­cil tra­ba­jar en Lo Bar­ne­chea. Es un cos­to muy al­to en tiem­pos de via­je y, por lo tan­to, los mer­ca­dos la­bo­ra­les y de ser­vi­cios se vuel­ven me­nos efi­cien­tes. De he­cho, co­mo lo de­fi­nen al­gu­nos eco­no­mis­tas, la mo­vi­li­dad es una es­pe­cie de acuer­do de li­bre co­mer­cio den­tro de la ciu­dad, por­que re­du­ce ba­rre­ras y ex­pan­de el co­mer­cio. Mien­tras que la con­ges­tión son las ba­rre­ra aran­ce­la­rias den­tro de las di­ver­sas zo­nas de la ciu­dad.

¿Có­mo se so­lu­cio­na en­ton­ces la con­ges­tión?

— Hay va­rias me­di­das. En pri­mer lu­gar es­tá la in­fra­es­truc­tu­ra de trans­por­te pú­bli­co co­mo tre­nes su- bur­ba­nos y me­tros, pe­ro so­bre to­do, co­rre­do­res ex­clu­si­vos pa­ra los bu­ses. Ya te­ne­mos co­rre­do­res en Vi­cu­ña Mac­ken­na, en Rin­co­na­da de Mai­pú, Dor­sal y es­ta se­ma­na inau­gu­ra­mos los de In­de­pen­den­cia.

¿Y fue­ra de San­tia­go?

— Tam­bién es­ta­mos tra­ba­jan­do con co­rre­do­res ex­clu­si­vos en Con­cep­ción, don­de la ex­pe­rien­cia ha si­do muy po­si­ti­va. Tam­bién te­ne­mos vías ex­clu­si­vas o pis­tas só­lo pa­ra bu­ses en Tal­ca, Te­mu­co, La Se­re­na y que­re­mos avan­zar en su im­ple­men­ta­ción en to­das las gran­des ciu­da­des del país.

¿Cuá­les son las ciu­da­des don­de la con­ges­tión es más crí­ti­ca en re­gio­nes?

— Es di­fí­cil com­pa­rar­lo con San­tia­go, pe­ro cla­ra­men­te Vi­ña del Mar y el Gran Val­pa­raí­so tie­ne gran­des pro­ble­mas de con­ges­tión, al igual que Con­cep­ción, par­ti­cu­lar­men­te por el em­bo­te­lla­mien­to que se pro­du­ce con el cru­ce del río Bio­bío. Pe­ro en ge­ne­ral, to­das las ca­pi­ta­les re­gio­na­les es­tán con pro­ble­mas de con­ges­tión, lo que es na­tu­ral en un país que se ha ido desa­rro­llan­do muy rá­pi­do, don­de ca­da vez más los ho­ga­res pue­den op­tar a te­ner un vehícu­lo pri­va­do. Es bueno que las fa­mi­lias pue­dan op­tar a te­ner un au­to, pe­ro es ma­lo que lo ocu­pen to­dos al mis­mo tiem­po en los días de se­ma­nas.

Al res­pec­to se han pro­pues­to las so­lu­cio­nes de restricción con pa­se dia­rio o ta­ri­fi­ca­ción vial

— Cree­mos que una bue­na so­lu­ción es la restricción con pa­se dia­rio, ya que la gen­te tie­ne la op­ción de pa­gar só­lo un día o uti­li­zar el trans­por­te pú­bli­co y el res­to de los días pue­den cir­cu­lar li­bre­men­te. En cam­bio, con la ta­ri­fi­ca­ción vial, los con­duc­to­res que tie­nen que mo­ver­se dia­ria­men­te de­be­rán rea­li­zar un gran gas­to. La ma­yo­ría de las per­so­nas no tie­nen pro­ble­ma en sa­cri­fi­car­se un día a la se­ma­na, si se les ga­ran­ti­za que el res­to de los días ten­drá me­nos con­ges­tión. O sea, es una me­di­da con gran­des be­ne­fi­cios pa­ra el trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do.

¿Esas me­di­das ya se han pro­ba­do en otras ciu­da­des pa­ra ver có­mo fun­cio­na?

— La restricción con pa­se dia­rio no. Bo­go­tá lo es­tá pen­san­do y otras ciu­da­des han plan­tea­do só­lo restricción, pe­ro al no te­ner po­si­bi­li­dad de pa­gar pa­ra exi­mir­se, fi­nal­men­te la gen­te se com­pra otro vehícu­lo y la me­di­da pier­de efec­ti­vi­dad. Eso se ha vis­to en Bo­go­tá, Ate­nas y Ciu­dad de Mé­xi­co. Y hay ciu­da­des que tie­nen la ta­ri­fi­ca­ción vial per­ma­nen­te, co­mo Es­to­col­mo, Londres, Go­tem­bur­go y Sin­ga­pur. Es­ta­mos pro­po­nien­do una mez­cla que ha si­do ana­li­za­da aca­dé­mi­ca­men­te, pe­ro nun­ca se ha pues­to en prác­ti­ca.

Ade­más, me ima­gino que con el tiem­po se po­drá ir ajus­tan­do.

— El Pro­yec­to de Ley plan­tea co- men­zar con un pi­lo­to y lue­go, ha­cer una con­sul­ta ciu­da­da­na. Es jus­ta­men­te lo que se hi­zo en Es­to­col­mo. Pro­ba­ron 6 o 7 me­ses la ta­ri­fi­ca­ción vial y lue­go rea­li­za­ron un ple­bis­ci­to, don­de los ciu­da­da­nos op­ta­ron por man­te­ner­la. Hoy, la me­di­da tie­ne más del 70% de apro­ba­ción.

Con res­pec­to a los tre­nes. ¿Cuál es su im­por­tan­cia en la co­nec­ti­vi­dad en­tre ciu­da­des?

— Los tre­nes de lar­ga dis­tan­cia no le pue­den ga­nar en tiem­po al avión, ni en pre­cio al bus. Por lo tan­to, estos no se ven pro­mi­so­rios. Don­de el tren sí tie­ne ven­ta­jas es en el trans­por­te de car­ga. Una vez que se ins­ta­len los nue­vos pro­yec­tos por­tua­rios de la Re­gión de Val­pa­raí­so, hay que po­ten­ciar más aún los tre­nes. La otra op­ción es ha­cer ca­rre­te­ras con sie­te pis­tas por la­do (ríe). La otra ven­ta­ja del tren es­tá en los ser­vi­cios sub­ur­ba­nos de pa­sa­je­ros, don­de ope­ran co­mo una lí­nea de Me­tro.

¿Pe­ro tam­bién fue­ra de San­tia­go?

— Sí. Por ejemplo lo he­mos vis­to de Co­ro­nel a Con­cep­ción, que inau­gu­ra­mos el año pa­sa­do y es­pe­ro que su­ce­da lo mis­mo con Nos-San­tia­go y lue­go con Ran­ca­gua-San­tia­go. Ade­más, hay pro­yec­tos sub­ur­ba­nos en va­rias ciu­da­des co­mo en Llan­quihue-Puerto Montt, ex­ten­der la red de Con­cep­ción y la del Mer­val (Val­pa­raí­so). Tam­bién se ven in­tere­san­tes los pro­yec­tos de San­tia­go-Me­li­pi­lla y San­tia­go-Ba­tu­co. O sea, en car­ga y pa­sa­je­ros sub­ur­ba­nos, el tren tie­ne mu­cho fu­tu­ro en Chi­le.

¿Qué pro­yec­tos exis­ten en re­la­ción a la co­nec­ti­vi­dad por­tua­ria?

— Es­ta­mos ana­li­zan­do pro­yec­tos de re­des y ges­tión lo­gís­ti­ca, más que puer­tos. Es­ta­mos tra­ba­jan­do con el MOP en te­mas de ca­rre­te­ras ha­cia los puer­tos y sis­te­mas de fe­rro­ca­rri­les. Tam­bién hay un pro­yec­to de un sis­te­ma in­ter­mo­dal, don­de los ca­mio­nes que vie­nen del sur, po­drían des­car­gar en un sis­te­ma fe­rro­via­rio que va ha­cia los puer­tos.

DESA­RRO­LLO FE­RRO­VIA­RIO “Los tre­nes de lar­ga dis­tan­cia no le pue­den ga­nar en tiem­po al avión, ni en pre­cio al bus”.

RESTRICCIÓN CON PA­SE DIA­RIO “Po­po­ne­mos una mez­cla que ha si­do ana­li­za­da aca­dé­mi­ca­men­te, pe­ro que nun­ca se ha pues­to en prác­ti­ca”.

DESAFÍO NA­CIO­NAL “To­das las ca­pi­ta­les re­gio­na­les del país tie­nen pro­ble­mas de con­ges­tión”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.