MÁS ÁREAS VER­DES Y SEGURIDAD DE­TER­MI­NAN LA LLE­GA­DA A ZO­NAS PERIURBANAS

Se en­cuen­tran ale­ja­das del cen­tro de la ciu­dad, pe­ro pro­me­ten me­jor ca­li­dad de vi­da y ac­ce­so a áreas ver­des a las que no po­drían op­tar si tu­vie­ran que com­prar una pro­pie­dad en la zo­na ur­ba­na tra­di­cio­nal. Se trata de ba­rrios o ver­da­de­ras ciu­da­des sa­té­ti­te

Pulso - Especiales - - PULSO CIUDAD - PAULA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

EN LOS ÚL­TI­MOS 15 años, el cre­ci­mien­to de San­tia­go ha lle­va­do a den­si­fi­car la ciu­dad, au­men­tan­do sus­tan­cial­men­te la ofer­ta de de­par­ta­men­tos y dis­mi­nu­yen­do la ofer­ta de ca­sas. En el quin­que­nio 2002 a 2006 en pro­me­dio se cons­truían 2 mi­llo­nes de m2 de ca­sas y 1, 6 mi­llo­nes de m2 de de­par­ta­men­tos. Mien­tras que en el quin­que­nio 2012 a 2016, la ofer­ta de de­par­ta­men­tos du­pli­có la ofer­ta de ca­sas.

Es pre­ci­sa­men­te esa es­ca­sez de sue­lo en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na y el au­men­to de la po­bla­ción en las zo­nas ur­ba­nas, lo que ha lle­va­do a la ciu­dad a una ex­pan­sión que has­ta ha­ce po­cos años era con­ce­bi­da co­mo po­co tra­di­cio­nal. Se trata de po­los re­si­den­cia­les que cuen­tan con su­per­mer­ca­dos, co­le­gios, res­tau­ran­tes y tien­das, en­tre otras. Ba­rrios, que tie­nen una im­por­tan­te pro­yec­ción ba­sa­do en la ex­pec­ta­ti­va del me­jo­ra­mien­to del trans­por­te ur­bano y la co­nec­ti­vi­dad que és­te pue­da ge­ne­rar.

“An­te el cre­ci­mien­to de la ciu­dad, im­pul­sa­do por el au­men­to de la po­bla­ción, la dis­mi­nu­ción del gru­po fa­mi­liar y el au­men­to del es­tán­dar de vi­da, ex­pre­sa­do en m2 por per­so­na, se re­quie­re más ofer­ta de vi­vien­da. Las ca­sas, tie­nen que desa­rro­llar­se en zo­nas más dis­tan­tes, por la ex­pan­sión na­tu­ral del ra­dio ur­bano”, cuen­ta Rei­nal­do Gleis­ner, con­sul­tor del área de bro­ke­ra­ge de Co­lliers In­ter­na­tio­nal. Él se­ña­la que las cin­co co­mu­nas que au­men­tan su par­ti­ci­pa­ción en la ofer­ta de ca­sas son Co­li­na, Lam­pa, Buin, Pa­dre Hur­ta­do y Pe­ña­flor, sien­do el re­fle­jo na­tu­ral de la ten­den­cia de ex­pan­sión de la ciu­dad en la bús­que­da de te­rre­nos ap­tos (des­de el pun­to de vis­ta de pre­fe­ren­cia de los com­pra­do­res y por nor­ma­ti­va).

Per­fil de com­pra­do­res

Ra­fael Bur­mes­ter, ge­ren­te ge­ne­ral de in­mo­bi­lia­ria INDESA, in­di­ca que en estos sectores, el per­fil es­ta da­do prin­ci­pal­men­te por fa­mi­lias jó­ve­nes, o parejas que de­ci­den vi­vir jun­tas y pro­yec­tan te­ner una fa­mi­lia en los pró­xi­mos años, “por­que las vi­vien­das más am­plias tie­nen un pre­cio más ase­qui­ble de lo que se en­cuen­tra ac­tual­men­te en San­tia­go”, apun­ta.

Sin em­bar­go, el desa­rro­llo del seg­men­to se va a mo­di­fi­car con la in­cor­po­ra­ción al sue­lo ur­bano de los gran­des te­rre­nos que abar­ca la nue­va nor­ma­ti­va del PRMS 100. “La in­cor­po­ra­ción de es­tas áreas se­rá len­ta, por­que re­quie­re desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio de al­ta com­ple­ji­dad y de gran ex­ten­sión. De­be dar­se una pre­fe­ren­cia por la cer­ca­nía a la fuen­te de tra­ba­jo o los lu­ga­res de es­tu­dio”, di­ce Gleis­ner.

En ese con­tex­to, jue­ga un rol im­por­tan­te la efec­ti­va in­cor­po­ra­ción de los me­dios de trans­por­te mo­der­nos, efi­cien­tes y rá­pi­dos, co­mo los pla­nes anun­cia­dos por EFE de los me­tro­tre­nes a Ran­ca­gua, Ba­tu­co y Me­li­pi­lla. Un trans­por­te se­gu­ro y con­fia­ble es fun­da­men­tal pa­ra man­te­ner el desa­rro­llo ur­bano de zo­nas dis­tan­tes co­mo Buin, Pa­dre Hur­ta­do, Lam­pa. Es­ta úl­ti­ma, por ejemplo, si­tua­da a 37 ki­ló­me­tros al nor­te de la co­mu­na de San­tia­go se ha con­ver­ti­do en la se­gun­da co­mu­na con ma­yor cre­ci­mien­to por­cen­tual de vi­vien­das a ni­vel na­cio­nal, con un 68% del desa­rro­llo ur­bano con­cen­tra­do en la úl­ti­ma dé­ca­da.

Los con­sul­ta­dos coin­ci­den en que es­te fe­nó­meno tam­bién se ex­pli­ca da­do los pre­cios y li­mi­ta­cio­nes a los pla­nes re­gu­la­to­rios en San­tia­go. “La es­ca­sez de te­rre­nos ge­ne­ra­rá un im­pul­so a que los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de con­so­li­den aún más”, en­fa­ti­za Bur­mes­ter. Los te­rre­nos agrí­co­las, cuan­do se in­cor­po­ran al desa­rro­llo ur­bano de ca­sas, au­men­tan su va­lor en­tre 5 y 15 ve­ces. Es­te sal­to de va­lor vuelve a pre­sen­tar­se cuan­do la zo­na pa­sa de ca­sas a edi­fi­cios de de­par­ta­men­tos, vi­vien­do la den­si­fi­ca­ción. “Las zo­nas tra­di­cio­na­les si­guen ge­ne­ran­do plus­va­lía, por la es­ca­sez de te­rre­nos y una cre­cien­te pre­fe­ren­cia por los cen­tros pro­pia­men­te ur­ba­nos de al­ta con­cen­tra­ción de ser­vi­cios, en­torno ur­bano de ca­li­dad y con­fort, y seguridad per­so­nal”, ex­pre­sa Gleis­ner.

Lam­pa, Buin, Pa­dre Hur­ta­do y Pe­ña­flor son las co­mu­nas que con­cen­tran el desa­rro­llo pe­riur­bano en San­tia­go.

Los me­dios de trans­por­te co­mo los pla­nes anun­cia­dos por EFE son cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to de estos lu­ga­res.

“La es­ca­sez de te­rre­nos ge­ne­ra­rá un im­pul­so a que los ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de con­so­li­den aún más”, en­fa­ti­za Bur­mes­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.