Chi­le aún es­tá ba­jo el cre­ci­mien­to OCDE y de­be so­lu­cio­nar di­fe­ren­cias lo­ca­les

Si bien en el ODS N°8 so­bre “Tra­ba­jo de­cen­te y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co” nues­tro país tie­ne una bue­na po­si­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, aún hay va­rias co­sas que me­jo­rar, es­pe­cial­men­te en la de­sigual­dad del in­gre­so per cá­pi­ta por re­gión.

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - Un re­por­ta­je de DA­NIEL FAJARDO C.

MAN­TE­NER un cre­ci­mien­to del PIB de al me­nos un 7% anual en los paí­ses me­nos ade­lan­ta­dos. Es­ta es una de las me­tas es­pe­cí­fi­cas del Ob­je­ti­vo N°8: “Tra­ba­jo de­cen­te y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co”, que, se­gún los con­sul­ta­dos por HUB Sus­ten­ta­bi­li­dad es uno de los más im­por­tan­tes pa­ra nues­tro país. Ci­fra que es­tá muy por le­jos del 2,7% pro­yec­ta­do por el FMI co­mo cre­ci­mien­to pa­ra Chi­le en los pró­xi­mos 5 años.

Por otro la­do, cer­ca de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial to­da­vía vi­ve con el equi­va­len­te a unos US$2 dia­rios, y más de 2.200 mi­llo­nes de per­so­nas es­tán ba­jo el um­bral de la po­bre­za. Pe­ro qui­zá lo más alar­man­te es que, se­gún la ONU, se ne­ce­si­ta­rán 470 mi­llo­nes de em­pleos a ni­vel mun­dial pa­ra las per­so­nas que se in­cor­po­ra­rán al mer­ca­do la­bo­ral en­tre 2016 y 2030. Por eso, es­te ODS es fun­da­men­tal.

Reali­dad lo­cal

Si bien en nues­tro país el des­em­pleo ha te­ni­do una ten­den­cia a la ba­ja du­ran­te es­ta dé­ca­da y el in­gre- so per cá­pi­ta, cla­ra­men­te ha au­men­ta­do, lle­gan­do a un pro­yec­ta­do de US$ 23.803 pa­ra es­te año (FMI), mu­chos paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na es­tán muy por de­ba­jo Chi­le. Sin em­bar­go, nues­tro país se en­cuen­tra al de­be si se le com­pa­ra con el pro­me­dio de los paí­ses per­te­ne­cien­tes a la OCDE, con una di­fe­ren­cia res­pec­to a es­te gru­po de US$23.675.

In­clu­so, si se con­si­de­ra la reali­dad lo­cal, exis­te una cla­ra dis­pa­ri­dad de cre­ci­mien­to a ni­vel país. Se­gún el In­for­me de Sos­te­ni­bi­li­dad de la Fa­cul­tad de Eco­no­mía de Ne­go­cios (FEN) de la Uni­ver­si­dad de Chi­le, es­ta va­ria­ble se ob­ser­va me­jor en la zo­na del nor­te gran­de. An­to­fa­gas­ta, Ata­ca­ma y Ta­ra­pa­cá son las re­gio­nes que cons­tru­yen más ri­que­za. Des­ta­ca An­to­fa­gas­ta con más de US$39.000 de PIB per cá­pi­ta, lo cual la con­vier­te en la re­gión con el ma­yor in­di­ca­dor en el país y Ata­ca­ma, que se ubi­ca en se­gun­do lu­gar.

Las re­gio­nes con me­nor PIB per cá­pi­ta son Mau­le, Los Ríos y La Arau­ca­nía, es­ta úl­ti­ma con un in­gre­so per cá­pi­ta ca­si 8 ve­ces in­fe­rior al de An­to­fa­gas­ta, su­peran­do ape­nas los US$5.000.

Al res­pec­to, se­gún Rei­na­li­na Cha­va­rri, Di­rec­to­ra del Ob­ser­va­to­rio de Sos­te­ni­bi­li­dad de la FEN-U.Chi­le, los da­tos de­mues­tran que Chi­le es un país asi­mé­tri­co en in­gre­so per cá­pi­ta si con­si­de­ra­mos el fac­tor po­bla­ción en ca­da re­gión, evi­den­cian­do la au­sen­cia de una es­tra­te­gia de desa­rro­llo sos­te­ni­ble que ge­ne­re me­jo­res con­di­cio­nes del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. “Pa­ra lle­gar a la me­ta de­be­mos de­fi­nir una es­tra­te­gia de lar­go pla­zo que con­si­de­re des­de una pers­pec­ti­va in­te­gral múl­ti­ples as­pec­tos co­mo edu­ca­ción de su po­bla­ción; con­di­cio­nes de em­pleo y tra­ba­jo de­cen­te, ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res de los te­rri­to­rios en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les, equi­dad sa­la­rial, par­ti­ci­pa­ción de las me­dia­nas y pe­que­ñas em­pre­sas en las eco­no­mías lo­ca­les, en­tre otros”, de­ta­lla la aca­dé­mi­ca.

En cuan­to a la ta­sa de de­socu­pa­ción en Chi­le, es­ta al­can­za ac­tual­men­te a 6,4% en­tre agos­to y oc­tu­bre de 2016, se­gún da­tos del INE. Pe­ro “a la ho­ra de com­pa­rar el re­sul­ta­do na­cio­nal con la OCDE se ob­ser­va que, el pro­me­dio de ocu­pa­ción de los paí­ses per­te­ne­cien­tes a es­te gru­po es su­pe­rior en ca­si 10 pun­tos por­cen­tua­les al 2015”, ex­pli­ca Cha­va­rri.

Tam­bién los pro­vee­do­res

Pe­ro el Ob­je­ti­vo N°8 ha­ce re­fe­ren­cia al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sos­te­ni­do, in­clu­si­vo y sos­te­ni­ble, el em­pleo pleno y pro­duc­ti­vo y el tra­ba­jo de­cen­te pa­ra to­dos. En es­te con­tex­to, los pi­la­res te­má­ti­cos en los que se ba­san sus me­tas son el des­em­pleo ju­ve­nil, el sa­la­rio digno y me­ca­nis­mos que ha­gan sos­te­ni­ble la ge­ne­ra­ción de em­pleo pa­ra los nue­vos en­tran­tes al mer­ca­do la­bo­ral. “La con­ti­nua fal­ta de opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo de­cen­te, la in­su­fi­cien­te in­ver­sión y el ba­jo con­su­mo pro­du­cen una ero­sión del con­tra­to so­cial bá­si­co sub­ya­cen­te en las so­cie­da­des de­mo­crá­ti­cas: el de­re­cho de to­dos a com­par­tir el pro­gre­so. La crea­ción de em­pleos de ca­li­dad se­gui­rá cons­ti­tu­yen­do un gran desafío pa­ra ca­si to­das las eco­no­mías”, plan­tea el do­cu­men­to de los ODS de la ONU.

Por es­to, se­gún Mar­ga­ri­ta Duc­ci, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Pac­to Glo­bal Chi­le (ONU), du­ran­te 2016, el tra­ba­jo de la Co­mi­sión de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les de Pac­to Glo­bal, se en­fo­có a di­ver­sos te­mas en es­ta área, e in­clu­so se creó una me­sa es­pe­cial que abor­dó la ma­te­ria de sub­con­tra­ta­ción y re­la­cio­nes con ter­ce­ros. “En es­pa­cios de re­tro­ali­men­ta­ción que he­mos te­ni­do con el sec­tor pro­duc­ti­vo, se ha ma­ni­fes­ta­do in­te­rés por es­te ODS, ya que se le con­si­de­ra im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co sos­te­ni­ble, sien­do fun­da­men­tal que las com­pa­ñías ge­ne­ren con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra que las per­so­nas ac­ce­dan a em­pleos de ca­li­dad”. Co­men­ta Duc­ci.

De es­ta ma­ne­ra y por me­dio del tra­ba­jo que la red es­tá rea­li­zan­do en torno a es­te Ob­je­ti­vo, las em­pre­sas tam­bién tie­nen la opor­tu­ni­dad de eva­luar sus pro­pias prác­ti­cas y even­tua­les ries­gos que pue­dan en­fren­tar de ma­ne­ra in­di­rec­ta, al res­pon­sa­bi­li­zar­se de la for­ma en que ope­ren de sus pro­vee­do­res. In­clu­so, hi­lan­do más fino, va­rias com­pa­ñías le es­tán exi­gien­do a los pro­vee­do­res que man­ten­gan cier­tos es­tán­da­res la­bo­ra­les y sus­ten­ta­bles pa­ra po­der se­guir ope­ran­do co­mo tal. “Uno de los prin­ci­pios bá­si­cos es que den­tro de un es­que­ma de sos­te­ni­bi­li­dad, se pue­da lo­grar la me­jor con­di­ción de co­mer­cia­li­za­ción pa­ra los pe­que­ños pro­duc­to­res, que son más vul­ne­ra­bles que las gran­des em­pre­sas a los vai­ve­nes eco­nó­mi­cos y que ade­más, les es di­fí­cil en­con­trar mer­ca­dos por sí mis­mos”, co­men­ta Ge­rar­do Wij­nant, di­rec­tor de pro­yec­tos de Sos­te­ni­bi­li­dad y Co­mer­cio Jus­to de Pro­qua­li­tas.

Da­do que los ODS se in­ter­re­la­cio­nan, los te­mas la­bo­ra­les tam­bién se abor­dan, de al­gu­na for­ma, en el ODS N°5, re­la­ti­vo a Equi­dad de Gé­ne­ro, te­ma so­bre el que se ha desa­rro­lla­do una la­bor im­por­tan­te en los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.