¿Có­mo su­pe­rar la de­sigual­dad en Chi­le?

El ob­je­ti­vo N°10 es el de re­duc­ción de las de­sigual­da­des. Con­si­de­ra­do el país más de­sigual de la OCDE, el 10% de per­so­nas de ma­yo­res in­gre­sos ga­na, en pro­me­dio, cer­ca de 26 ve­ces el sa­la­rio del 10% de me­nor in­gre­so, lo que da cuen­ta de los desafíos que qu

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

LA DE­SIGUAL­DAD de in­gre­sos au­men­tó un 11% en los paí­ses en desa­rro­llo en­tre 1990 y 2010, de acuer­do a ci­fras de la ONU. El or­ga­nis­mo plan­tea que la gran ma­yo­ría de los ho­ga­res en los paí­ses en desa­rro­llo (que re­pre­sen­tan más del 75% de la po­bla­ción) se en­cuen­tran hoy en día en so­cie­da­des don­de los in­gre­sos se dis­tri­bu­yen de ma­ne­ra mu­cho más de­sigual que en los años ‘90. Prue­ba de ello es nues­tro país, don­de or­ga­nis­mos co­mo la OCDE y el Ban­co Mun­dial coin­ci­den en que Chi­le es co­mo uno de los lu­ga­res con ma­yor bre­cha.

Y uno de los ob­je­ti­vos más im­por­tan­tes en­tre los ODS de­fi­ni­dos el año pa­sa­do por la ONU es­tá “re­du­cir la de­sigual­dad en y en­tre los paí­ses”. Pa­ra ello, se plan­tea co­mo par­te de las me­tas man­te­ner el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos del 40% más po­bre de la po­bla­ción a una ta­sa su­pe­rior a la me­dia na­cio­nal ade­más de po­ten­ciar y pro­mo­ver la in­clu­sión so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca de to­das las per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de su edad, se­xo, dis­ca­pa­ci­dad, ra­za u otra con­di­ción.

De acuer­do al úl­ti­mo re­por­te de la OCDE, que mi­de la di­fe­ren­cia en­tre aque­llos con ma­yor y me­nor in­gre­so a tra­vés del ín­di­ce de Gi­ni, Chi­le se man­tie­ne co­mo el más de­sigual, con un pun­ta­je de 0,465. Lo si­gue Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos con 0,459 y 0,394 res­pec­ti­va­men­te. Es­te ín­di­ce re­fle­ja que los in­gre­sos del 10% más ri­co en Chi­le son 26 ve­ces más al­tos que los del 10% más po­bre. “És­te es uno de los desafíos más im- por­tan­tes co­mo país por­que to­ca de ma­ne­ra di­rec­ta el desa­rro­llo so­cial de las fa­mi­lias en Chi­le. Ade­más, hay una re­la­ción cla­ra en­tre es­te ti­po de bre­cha y el cre­ci­mien­to al que as­pi­ra­mos”, se­ña­la Alex Go­doy, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Sus­ten­ta­bi­li­dad y Ges­tión Es­tra­té­gi­ca de Re­cur­sos (Cis­ger) de la UDD.

De acuer­do al aná­li­sis que ha­ce el or­ga­nis­mo a raíz de los re­sul­ta­dos del Ín­di­ce de Gi­ni, la de­sigual­dad tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co por­que és­ta tien­de a pro­vo­car dis­mi­nu­ción de in­ver­sión li­ga­da a la edu­ca­ción de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles y obs­ta­cu­li­za la mo­vi­li­dad.

Una de las cla­ves ten­dría que ver con la for­ma­li­za­ción del em­pleo. Al es­tar re­gu­la­do és­te no pue­de ser pa­ga­do ba­jo los lí­mi­tes que es­ta­ble­ce la ley ($257.500 has­ta el 31 de di­ciem­bre de es­te año). Sin em­bar­go, los tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les aún re­pre­sen­tan cer­ca del 20% del em­pleo en Chi­le, sien­do si­nó­ni­mo ade­más de me­nor desa­rro­llo de ca­rre­ra y ex­clu­sión del sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial.

Sin em­bar­go, Clau­dio Sa­pe­lli, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca y doc­tor en Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Chica­go ha en­fa­ti­za­do que en­tre 2000 y 2015 ha ha­bi­do una caí­da im­por­tan­te en tér­mi­nos his­tó­ri­cos en el ín­di­ce Gi­ni. “Hay po­cas ex­pe­rien­cias en el mun­do de ba­jar en un por­cen­ta­je tan al­to, cer­ca de 15% en un pe­río­do de 15 años, ya que es­tos ín­di­ces se mue­ven muy len­ta­men­te. [...] Un cam­bio co­mo és­te en un pe­río­do re­la­ti­va­men­te cor­to es un cam­bio muy im­por­tan­te, se­ña­ló en una re­cien­te en­tre­vis­ta con PULSO.

Si bien la de­sigual­dad de in­gre­sos es una de las que gol­pea más fuer­te al país, hay otro ti­po de de­sigual­da­des que mues­tran que aún que­da un

Chi­le es el país más de­sigual en­tre los miem­bros de la OCDE. Lo si­gue Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos. Una de las cla­ves ten­dría que ver con la for­ma­li­za­ción del em­pleo e im­pul­sar el tra­ba­jo fe­me­nino. Es­te ob­je­ti­vo plan­tea in­clu­sión so­cial, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca sin im­por­tar edad, se­xo, dis­ca­pa­ci­dad, et­nia u otro. Se plan­tea co­mo par­te de las me­tas man­te­ner el cre­ci­mien­to de los in­gre­sos del 40% más po­bre de la po­bla­ción a una ta­sa su­pe­rior a la me­dia na­cio­nal.

lar­go ca­mino por re­co­rrer, co­mo ocu­rre con la bre­cha de gé­ne­ro, te­nien­do ape­nas un 5% de mu­je­res en los di­rec­to­rios. “Pa­ra su­pe­rar la po­bre­za, la cla­ve es­tá en for­ta­le­cer el tra­ba­jo fe­me­nino re­mu­ne­ra­do. Si la ta­sa de em­pleo de las mu­je­res en ca­da de­cil fue­ra igual al de los hom­bres, el au­men­to de in­gre­sos au­tó­no­mos por ho­gar se­ría sig­ni­fi­ca­ti­vo, es­pe­cial­men­te en los gru­pos más vul­ne­ra­bles. El al­za lle­ga­ría al 35% en el pri­mer de­cil; al 24% en el se­gun­do de­cil; y so­bre el 10% en to­dos los de­más de­ci­les, con lo cual el ín­di­ce Gi­ni dis­mi­nui­ría en dos pun­tos”, cuen­ta Fran­cis­ca Jü­ne­mann, co­fun­da­do­ra de la Fun­da­ción Chi­le Mu­je­res.

La par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res ha au­men­ta­do en el mun­do la­bo­ral (es de un 38%), pe­ro hay gran­des desafíos. Uno de ellos tie­ne que ver con la al­ta di­rec­ción. Se­gún el In­ter­na­tio­nal Bu­si­ness Re­port de Grant Thorn­ton, Chi­le es el país de la re­gión que po­see más mu­je­res en es­tos pues­tos con un 25%.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.