Chi­le pier­de es­pa­cio en la ca­rre­ra por com­ba­tir la co­rrup­ción

Co­mo se­gun­do en la re­gión, nues­tro país se en­fren­ta a un gran desafío: qué me­di­das to­mar pa­ra que el cre­ci­mien­to sea sos­te­ni­ble. Pa­ra ello, des­de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les es­ta­ble­cen que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción es cla­ve no só­lo pa­ra evi­tar fu­gas de

Pulso - Especiales - - ESPECIALES - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

US$1.260 MI­LLO­NES es el cos­to que ge­ne­ra ca­da año la co­rrup­ción y frau­de fis­cal a los paí­ses en vías de desa­rro­llo. Si es­te mon­to se in­vir­tie­ra en aque­llas per­so­nas que vi­ven ba­jo los pa­rá­me­tros de po­bre­za, po­drían sa­lir de esas con­di­cio­nes por al me­nos seis años, se­gún de­ta­lla la ONU. Esa ci­fra es tan só­lo un re­fle­jo de lo im­por­tan­te que es el tra­ba­jo de los paí­ses en torno a la cons­truc­ción de ins­ti­tu­cio­nes efi­ca­ces, res­pon­sa­bles e in­clu­si­vas, tal co­mo de­ta­lla el ODS 16.

“Des­de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal lo es­ta­mos tra­tan­do co­mo uno de los pun­tos fun­da­men­ta­les de los ODS, que tie­ne vin­cu­la­ción con ca­da uno de los otros por­que, fi­nal­men­te, si no exis­te un Es­ta­do de de­re­cho só­li­do y no hay una lu­cha con­tra la co­rrup­ción coor­di­na­da en­tre los paí­ses, va a ser im­po­si­ble que los ob­je­ti­vos de edu­ca­ción, me­dioam­bien­te o agua se lo­gren de ma­ne­ra efec­ti­va”, ase­gu­ra Al­ber­to Precht, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Chi­le Trans­pa­ren­te, ca­pí­tu­lo lo­cal de Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal.

De acuer­do con Precht, Chi­le es­tá bas­tan­te bien ubi­ca­do com­pa­ra­ti­va­men­te con la re­gión, in­clu­so con al­gu­nos paí­ses de la OCDE. Sin em­bar­go, co­men­ta que hay unos ob­je­ti­vos es­pe­cí­fi­cos don­de Chi­le de­bie- ra me­jo­rar bas­tan­te. “Es­pe­cí­fi­ca­men­te en el ODS 3 de ac­ce­so igua­li­ta­rio a la jus­ti­cia fal­ta que exis­ta una per­cep­ción de ac­ce­so igua­li­ta­rio. Tam­bién fal­ta que se pre­ven­gan al­gu­nos co­mo el trá­fi­co de per­so­nas, pa­ra que el país no sea ob­je­to de es­tos de­li­tos”, se­ña­la Precht.

Co­mi­sión En­gel

An­te una se­rie de es­cán­da­los res­pec­to a fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca y trá­fi­co de in­fluen­cias, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let anun­ció la crea­ción del Con­se­jo Ase­sor Pre­si­den­cial con­tra los Con­flic­tos de In­te­rés, el Trá­fi­co de In­fluen­cias y la Co­rrup­ción, co­no­ci­do co­mo co­mi­sión En­gel. És­ta te­nía co­mo fin pro­po­ner un nue­vo mar­co nor­ma­ti­vo, que per­mi­tie­ra el cum­pli­mien­to efec­ti­vo de los prin­ci­pios éti­cos, de in­te­gri­dad y trans­pa­ren­cia, pa­ra lo­grar el efi­caz con­trol del trá­fi­co de ellos en los ám­bi­tos de los ne­go­cios, la po­lí­ti­ca y el ser­vi­cio pú­bli­co, así co­mo en la re­la­ción en­tre es­tos. Del in­for­me fi­nal se des­pren­de que pa­ra pre­ve­nir la ocu­rren­cia de de­li­tos con­tra la pro­bi­dad, se re­quie­re de una ins­ti­tu­cio­na­li­dad ade­cua­da. Sin em­bar­go, en Chi­le es­tos de­li­tos tie­nen pe­nas re­la­ti­va­men­te ba­jas en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, y exis­ten va­cíos le­ga­les en su ti­pi­fi­ca­ción. Asi­mis­mo, su pres­crip­ción es ex­ce­si­va­men­te cor­ta tra­tán­do­se de de­li­tos que tar­dan en ser iden­ti­fi­ca­dos, de­nun­cia­dos e in­ves­ti­ga­dos, y la ca­pa­ci­dad de se­gui­mien­to es dé­bil. En es­ta área, las prin­ci­pa­les pro­pues­tas son: ade­cuar pe­nas, ti­pi­fi­ca­ción y pres­crip­cio­nes de los de­li­tos de co­rrup­ción de acuer­do a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les. Crear una Fis­ca­lía de Al­ta Com­ple­ji­dad, con fa­cul­ta­des y re­cur­sos, pa­ra in­ves­ti­gar y per­se­guir los de­li­tos de co­rrup­ción. For­ta­le­cer a la PDI en su ca­pa­ci­dad in­ves­ti­ga­ti­va en ma­te­ria de co­rrup­ción, do­tán­do­la de per­so­nal es­pe­cia­li­za­do con de­di­ca­ción ex­clu­si­va. “Si com­pa­ra­mos a Chi­le con la re­gión, efec­ti­va­men­te so­mos los chi­cos bue­nos del ba­rrio. Cuan­do ves que la ciu­da­da­nía se es­can­da­li­za con pro­ble­mas de es­te ti­po, es­tá muy bien por­que ha­bla de te­mas que en Chi­le no son per­mi­ti­dos por la ciu­da­da­nía. Del mis­mo mo­do, hoy, la ma­yor par­te de los ca­sos que se han des­cu­bier­to po­co tie­nen que ver con in­ves­ti­ga­cio­nes por par­te de ins­ti­tu­cio­nes, sino que sue­len ser a tra­vés de de­nun­cias ciu­da­da­nas”, se­ña­la Xi­me­na Abo­ga­bir, co­fun­da­do­ra de Ca­sa de la Paz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.