EL ROL DE LOS PRI­VA­DOS EN EL TE­JI­DO DE LAS UR­BES

Com­pa­ñías de ser­vi­cios, in­mo­bi­lia­rias, ban­cos y malls son par­te im­por­tan­te del fun­cio­na­mien­to de las ciu­da­des, por lo que de­ben ade­más te­ner una mi­ra­da sus­ten­ta­ble de sus ac­ti­vi­da­des. Mu­chas de ellas ya tie­nen pro­yec­tos pa­ra apor­tar al me­dioam­bien­te, a la

Pulso - Especiales - - PULSO CIUDAD - DA­NIEL FAJARDO C.

CON­TAR CON una po­bla­ción de 7 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, co­mo es el ca­so el Gran Santiago, in­vo­lu­cra va­rios ac­to­res pa­ra su fun­cio­na­mien­to, don­de el rol de los pri­va­dos es cla­ve pa­ra lo­grar la sus­ten­ta­bi­li­dad.

A pri­me­ra vis­ta, el im­pac­to de las empresas se da en el desa­rro­llo in­mo­bi­lia­rio, es­pe­cial­men­te si se con­si­de­ra que, se­gún pro­yec­cio­nes de la CChC, en 2017 se co­mer­cia­li­za­rán cer­ca de 26.800 vi­vien­das, ci­fra le­ve­men­te ma­yor a las 26.527 del año pa­sa­do. In­clu­so, en los úl­ti­mos 20 años, la ca­pi­tal ha cre­ci­do de ma­ne­ra no siem­pre sos­te­ni­ble.

Se­gún Vicente Do­mín­guez, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Aso­cia­ción de Desa­rro­lla­do­res In­mo­bi­lia­rios (ADI), gre­mio que reúne a más de 30 de las in­mo­bi­lia­rias más im­por­tan­tes de Chi­le, la sus­ten­ta­bi­li­dad es­tá ca­da vez más pre­sen­te a la ho­ra de desa­rro­llar pro­yec­tos. “Por ejem­plo, un apor­te muy im­por­tan­te que se es­tá ha­cien­do en tér­mi­nos de ur­ba­ni­za­ción tie­ne que ver con eli­mi­nar los ca­bles aé­reos, lo que se bá­si­ca­men­te en zo­nas de ex­ten­sión, no en áreas con­so­li­da­das, don­de ya exis­te to­do un sis­te­ma de pos­tes pre­via­men­te. Otro te­ma (que el mis­mo mer­ca­do exi­ge), di­ce re­la­ción con las áreas ver­des e in­clu­so, ce­sio­nes de es­te ti­po al es­pa­cio pú­bli­co, en­ten­dien­do que los pro­yec­tos for­man par­te de un to­do”, in­di­ca Do­mín­guez.

In­clu­so, Do­mín­guez ex­pli­ca que en el mis­mo pro­ce­so de cons­truc­ción o de me­jo­ras, au­men­ta la preo­cu­pa­ción por el ais­la­mien­to de pol­vo, dis­mi­nu­ción de rui­dos y cie­rre pe­ri­me­tral pa­ra no da­ñar el me­dioam­bien­te. “Tam­bién hay ini­cia­ti­vas de ener­gía so­lar y de desa­rro­llar pro­yec­tos más efi­cien­tes en cuan­to a ener­gía. Pe­ro el pro­ble­ma es que uno pue­de ha­cer mu­chas me­jo­ras de es­te ti­po, pe­ro en la ma­yo­ría de los ca­sos los clien­tes no es­tán dis­pues­tos a pa­gar un de­par­ta­men­to o casa más ca­ra, aun­que sea más sus­ten­ta­ble”, acla­ra.

En la mis­ma lí­nea, han to­ma­do fuer­za en el país las cer­ti­fi­ca­cio­nes LEED (Lea­ders­hip in Energy & En­vi­ron­men­tal De­sign), desa­rro­lla­do por el US Green Buil­ding Coun­cil (GBC).

En Chi­le, la his­to­ria de LEED co­mien­za el 2005, cuan­do una se­rie de empresas se dan cuen­ta que ne­ce­si­tan cua­li­da­des sus­ten­ta­bles pa­ra su ne­go­cio. So­di­mac re­que­ría de sis­te­mas de re­fri­ge­ra­ción y efi­cien­cia ener­gé­ti­ca; Ex­plo­ra, de ele­men­tos sus­ten­ta­bles pa­ra sus ho­te­les; y a Ko­mat­su, se lo es­ta­ban exi­gien­do des­de su ma­triz en Asia. Así se fun­dó el ca­pí­tu­lo chi­leno del GBC, que es una en­ti­dad sin fi­nes de lu­cro, que re­ci­be el apor­te de sus cer­ca de 140 so­cios.

Se­gún los da­tos del GBC, en la ac­tua­li­dad, la ma­yo­ría de las cer­ti­fi­ca­cio­nes es­tán en Santiago (ver grá­fi­co). Por ejem­plo, el Edi­fi­cio Tran­so­céa­ni­ca, ubi­ca­do en la co­mu­na de Vi­ta­cu­ra, es uno de los pio­ne­ros en Chi­le en es­te ám­bi­to y el pri­me­ro en lo­grar la ca­te­go­ría LEED Gold. In­clu­so, el pri­mer mal en re­ci­bir ca­te­go­ría Sil­ver fue el Mall Arau­co Qui­li­cu­ra ha­ce dos años.

EL IM­PAC­TO DE LOS SER­VI­CIOS. Otro gru­po de pri­va­dos que se han in­vo­lu­cra­do bas­tan­te en el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble de las ciu­da­des es el sec­tor de ser­vi­cios bá­si­cos o “uti­li­ties”, co­mo las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, ener­gía eléc­tri­ca, gas o agua, de­bi­do a que su ac­ti­vi­dad, es par­te del sis­te­ma cir­cu­la­to­rio del fun­cio­na­mien­to de las ur­bes mo­der­nas.

Por ejem­plo, en el ca­so de Enel Dis­tri­bu­ción Chi­le (ex Chi­lec­tra) es­tán apos­tan­do por la mo­vi­li­dad eléc­tri­ca, tan­to en el trans­por­te pú­bli­co co­mo pri­va­do. Pu­sie­ron en fun­cio­na­mien­to el pri­mer bus eléc­tri­co que re­co­rre el cas­co his­tó­ri­co de Santiago y una red de 10 elec­tro­li­ne­ras, que es­tán ins­ta­la­das en cua­tro co­mu­nas de la ciu­dad.

Ade­más, ini­cia­ron un pro­yec­to pi­lo­to pa­ra el re­cam­bio de ca­le­fac­ción a le­ña por sis­te­mas eléc­tri­cos efi­cien­tes (cli­ma­ti­za­do­res frío/ca­lor), que en in­vierno apor­tan a la des- con­ta­mi­na­ción de la ciu­dad y en ve­rano ope­ran co­mo ai­re acon­di­cio­na­do. “So­mos cons­cien­tes del im­pac­to de nues­tra ac­ti­vi­dad, y lo que po­de­mos ha­cer co­mo ciu­da­da­nos cor­po­ra­ti­vos, tan­to en be­ne­fi­cio de las co­mu­ni­da­des en las cua­les ope­ra­mos, co­mo en el desa­rro­llo sos­te­ni­ble en la ope­ra­ción de nues­tro ser­vi­cio”, co­men­tan en Enel Dis­tri­bu­ción.

Otro ejem­plo de ello es la me­di­ción in­te­li­gen­te del con­su­mo, par­te esen­cial de las re­des in­te­li­gen­tes, au­to­ma­ti­za­das y te­le­con­tro­la­das. “Los ho­ga­res po­drán co­no­cer en que más se con­su­mió ener­gía y aso­ciar­la a que ac­ti­vi­da­des se rea­li­za­ron ese día co­mo la­va­do de ro­pa, se­ca­do­ra, la­bo­res de plan­cha­do o sim­ple­men­te si hubo un al­muer­zo con in­vi­ta­dos”, agre­gan en la com­pa­ñía.

Por su par­te, con 20 años en la in­dus­tria del gas na­tu­ral en Chi­le, en Me­tro­gas in­di­can que siem­pre han te­ni­do un com­pro­mi­so con la sus­ten­ta­bi­li­dad de las ciu­da­des. “Que­re­mos lle­var el gas na­tu­ral a más ciu­da­des del país, co­mo una ma­ne­ra de apor­tar a la di­ver­si­dad ener­gé­ti­ca, con un real cui­da­do del me­dio am­bien­te”, ex­pli­ca Mar­cos Cv­jet­ko­vic, ge­ren­te re­si­den­cial y py­mes de Me­tro­gas

Es­ta com­pa­ñía tie­ne un plan de cre­ci­mien­to pro­yec­ta­do a 10 años que re­que­ri­rá de una in­ver­sión glo­bal de US$ 1.100 mi­llo­nes y per­mi­ti­rá su­mar 800.000 nuevos ho­ga­res, llegando a 3 mi­llo­nes de personas. Por lo que cla­ra­men­te, la for­ma en que se lle­va a ca­bo ese cre­ci­mien­to es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción de las ur­bes.

“Es­ta­mos se­gu­ros que las ciu­da­des de­ben te­ner una pla­ni­fi­ca­ción des­de el pun­to de vis­ta ener­gé­ti­co que in­te­gre op­cio­nes lim­pias. De he­cho, la con­ver­sión del sec­tor in­dus­trial a es­te com­bus­ti­ble ha per­mi­ti­do una dis­mi­nu­ción en las emi­sio­nes de con­ta­mi­nan­tes en cer­ca de un 50%, im­pac­tan­do di­rec­ta­men­te en la ca­li­dad del ai­re. Hoy el ob­je­ti­vo es con­ti­nuar apor­tan­do al Plan de Des­con­ta­mi­na­ción At­mos­fé­ri­ca Santiago Res­pi­ra, con ma­yor fo­co en el ám­bi­to re­si­den­cial, im­pul­san­do un ma­yor uso del gas na­tu­ral, en re­em­pla­zo de la le­ña”, con­clu­ye Cv­jet­ko­vic.

Me­di­do­res in­te­li­gen­tes Los pri­me­ros se ins­ta­la­ron en mar­zo de 2016 en La Flo­ri­da y en di­ciem­bre del mis­mo año, se lle­gó a 50.000 ins­ta­la­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.