LAS CIU­DA­DES BUS­CAN SER SUS­TEN­TA­BLES

Des­de el pun­to de vis­ta so­cial, am­bien­tal y eco­nó­mi­co, las prin­ci­pa­les ur­bes de Chi­le es­tán creando pla­nes de ac­ción pa­ra po­ner­se al día con la ten­den­cia de paí­ses desa­rro­lla­dos.

Pulso - Especiales - - PORTADA - PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓPEZ

El 58% de la po­bla­ción mun­dial vi­ve hoy en ciu­da­des, por­cen­ta­je que se ele­va has­ta un 80% en el ca­so de Amé­ri­ca La­ti­na. Se tra­ta de una ten­den­cia glo­bal y que da cuen­ta de un gran desafío pa­ra las ciu­da­des: có­mo ma­ne­jar el cre­ci­mien­to pa­ra que exis­ta un equi­li­brio en­tre los ejes so­cial, me­dioam­bien­tal y eco­nó­mi­co.

An­te ese cues­tio­na­mien­to, sur­gió ha­ce al­gu­nos años una ten­den­cia que apues­ta por la pla­ni­fi­ca­ción de ciu­da­des sus­ten­ta­bles, ba­jo el pris­ma de esas tres di­men­sio­nes.

Pe­ro, ¿qué as­pec­tos hay que te­ner en cuen­ta a la ho­ra de pla­ni­fi­car una ciu­dad de ma­ne­ra sus­ten­ta­ble? Juan Car­los Mu­ñoz, di­rec­tor del Cen­tro de Desa­rro­llo Ur­bano Sos­te­ni­ble (Ce­deus) cuen­ta que “las prio­ri­da­des ur­ba­nas es­tán en in­cre­men­tar la in­te­gra­ción so­cial, la ca­li­dad de vi­da de los di­fe­ren­tes ba­rrios de la ciu­dad y en re­du­cir los re­cur­sos con­su­mi­dos”. Él apun­ta a que pa­ra lo­grar­lo, es ne­ce­sa­rio con­tar con au­to­ri­da­des que ten­gan cla­ro su rol de pla­ni­fi­ca­do­res pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio con­tar con una vi­sión de ha­cia dón­de se desea con­du­cir a la ciu­dad. “De­ma­sia­das ve­ces nos en­fren­ta­mos a au­to­ri­da­des que só­lo asig­nan re­cur­sos que tien­den a con­so­li­dar las ten­den­cias que ve­mos y que de­jan la silla de la pla­ni­fi­ca­ción va­can­te a quien la quie­ra to­mar. Y en esas cir­cuns­tan­cias son las personas con más po­der y ca­pa­ci­dad de in­fluen­cia quie­nes con­du­cen la evo­lu­ción de la ciu­dad”.

En el mun­do, Ca­na­dá, Sui­za, Ale­ma­nia y los paí­ses es­can­di­na­vos son par­te de las na­cio­nes que han in­te­gra­do es­tra­te­gias de pla­ni­fi­ca­ción sus­ten­ta­ble. Pe­ro las ciu­da­des que han si­do des­ta­ca­das por su pla­ni­fi­ca­ción no son las más gran­des, sino las que su po­bla­ción fluc­túa en­tre 500 mil y un mi­llón ha­bi­tan­tes. “Se tra­ta de ciu­da­des que ofre­cen a sus ha­bi­tan­tes una al­ta ca­li­dad de vi­da, bas­tan­te tiem­po dis­po­ni­ble, ser­vi­cios di­ver­sos y de ca­li­dad, y una am­plia ofer­ta cul­tu­ral y na­tu­ral. Pe­ro ade­más, cuen­tan con un al­to ni­vel de re­cur­sos dis­po­ni­bles y con personas con al­to ni­vel de edu­ca­ción. Pe­ro ade­más, es­tas ciu­da­des pre­sen­tan go­bier­nos lo­ca­les fuer­tes”, cuen­ta Jo­sé Mi­guel Friz, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Sos­te­ni­bi­li­dad Em­pre­sa­rial de la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez .

En ma­te­ria de trans­por­te ur­bano sus­ten­ta­ble, el ejem­plo em­ble­má­ti­co es Lon­dres que go­bier­na su sis­te­ma de trans­por­te a tra­vés de Trans­port for Lon­don (TfL). Es­te or­ga­nis­mo ges­tio­na la red de Me­tro, los tre­nes sub­ur­ba- nos, tran­vías, bu­ses, las ca­lles, el sis­te­ma de ta­ri­fi­ca­ción vial, los fe­rries por el Tá­me­sis, ci­clo­vías, ta­xis y pla­ni­fi­ca la car­ga, en­tre otros. Es­ta uni­dad ges­tio­na la ope­ra­ción, in­vier­te en in­fra­es­truc­tu­ra, dis­po­ne ta­ri­fas, pro­vee la in­for­ma­ción a los usua­rios, ges­tio­na los re­cur­sos fi­nan­cie­ros, etc. Es­ta mi­ra­da glo­bal a ni­vel me­tro­po­li­tano y cu­brien­do to­dos los mo­dos per­mi­te a Lon­dres ofre­cer un al­to es­tán­dar de ser­vi­cio y al­can­zar los ob­je­ti­vos que se tra­za en ma­te­ria de trans­por­te sus­ten­ta­ble. “En el mun­do hay di­fe­ren­tes ini­cia­ti­vas a dis­tin­tos ni­ve­les, tan­to de go­bier­nos lo­ca­les, paí­ses, y go­ber­nan­za glo­bal ten­dien­tes a desa­rro­llar los pi­la­res fun­da­men­ta­les del desa­rro­llo sos­te­ni­ble, ba­sa­dos en el res­pe­to del me­dio am­bien­te, con ma­yor en­ten­di­mien­to y co- no­ci­mien­to y desa­rro­llan­do po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra la adap­ta­ción a los cam­bios glo­ba­les, una ma­yor in­clu­sión y par­ti­ci­pa­ción en la to­ma de de­ci­sio­nes de los di­ver­sos ac­to­res so­cia­les”, se­ña­la Rai­mun­do Bor­da­gorry, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Die­go Por­ta­les.

Qué pa­sa en Santiago

El ta­ma­ño de nues­tra ca­pi­tal ha­ce más di­fí­cil lo­grar es­tas me­tas. Si bien las me­gá­po­lis pre­sen­tan eco­no­mías de aglo­me­ra­ción que per­mi­ten ofre­cer más y me­jo­res ser­vi­cios, lu­ga­res de tra­ba­jo y edu­ca­ción, es­tas mis­mas aglo­me­ra­cio­nes pue­den vol­ver­las in­efi­cien­tes pro­duc­to de la con­ges­tión, y me­nos atrac­ti­vas de­bi­do a la fal­ta de se­gu­ri­dad. “Es­ta si­tua­ción se agra­va fru­to de la gran se­gre­ga­ción so­cio­eco­nó­mi­ca pre­sen­te. Los ser­vi­cios de ca­li­dad no es­tán pre­sen­tes en una densidad su­fi­cien­te en mu­chas de las co­mu­nas de me­nor in­gre­so”, se­ña­la Mu­ñoz.

Los ex­per­tos coin­ci­den en que pa­ra que exis­ta una pla­ni­fi­ca­ción sus­ten­ta­ble en Santiago, se de­be re­co­no­cer que la ciu­dad es mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­ét­ni­ca, lo que in­cre­men­ta­ría la to­le­ran­cia y com­pren­sión.

Por otro la­do, se­gún Pablo Con­truc­ci, je­fe Di­vi­sión de Desa­rro­llo Ur­bano de Min­vu, las ciu­da­des sos­te­ni­bles de­ben ser com­pac­tas, pri­vi­le­gian­do la mix­tu­ra de uso de sue­los, que per­mi­ta a las personas ac­ce­der a bie­nes y ser­vi­cios sin que se re­quie­ran via­jes lar­gos. “Es­tas ciu­da­des de­ben pri­vi­le­giar el uso de mo­dos de trans­por­te no mo­to­ri­za­dos, co­mo la ca­mi­na­ta o la bi­ci­cle­ta, y los sis­te­mas co­lec­ti­vos. De la mis­ma for­ma, se de­ben pri­vi­le­giar los mé­to­dos cons­truc­ti­vos que generan me­nos im­pac­to en el me­dio am­bien­te du­ran­te su eje­cu­ción y me­nos gas­to ener­gé­ti­co pa­ra que fun­cio­nen las edi­fi­ca­cio­nes”, di­ce Con­truc­ci.

Ade­más, des­de 2014 la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na tie­ne otra exi­gen­cia: la Eva­lua­ción Am­bien­tal Es­tra­té­gi­ca (EAE), ins­tru­men­to que in­flu­ye en los pla­nos re­gu­la­do­res en tér­mi­nos me­dioam­bien­ta­les.

Res­pec­to a las áreas ver­des, “hay que es­ti­mu­lar una apro­pia­ción co­mu­ni­ta­ria de es­tos es­pa­cios y man­te­ner su se­gu­ri­dad”, se­ña­la Friz. El ex­per­to sos­tie­ne que par­te del tra­ba­jo en torno a la equi­dad tie­ne que ver con el ac­ce­so a par­ques y áreas ver­des. “Cuan­do se ana­li­za el ac­ce­so a ello a tra­vés de zo­nas o in­gre­sos, te das cuen­ta de que hay una bre­cha enor­me y co­mo país te­ne­mos que tra­ba­jar en ese as­pec­to”.

La in­cor­po­ra­ción de los In­mi­gran­tes es un te­ma ca­da vez más im­por­tan­te. Se es­pe­ra que pa­ra 2024 ha­ya un mi­llón de ex­tran­je­ros vi­vien­do en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.