Ten­den­cias de di­se­ño y nue­vos ma­te­ria­les en cons­truc­ción de al­ta ga­ma

Co­ci­nas in­te­gra­das, te­rra­zas am­plias y un equi­pa­mien­to pre­mium son al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas que bus­can los fu­tu­ros compradores.

Pulso - Especiales - - PORTADA - Una in­for­ma­ción de PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

CO­CI­NAS y te­rra­zas en las que no só­lo va­le la pe­na co­ci­nar o mi­rar el ho­ri­zon­te, sino que se con­vier­ten en pro­ta­go­nis­tas de la vi­da so­cial. Se tra­ta de es­pa­cios en que se pri­vi­le­gia el di­se­ño y en los que los fu­tu­ros compradores de bie­nes in­mue­bles cen­tran su mi­ra­da.

Las co­ci­nas son ca­da vez más pro­ta­gó­ni­cas en las nue­vas vi­vien­das a to­do ni­vel. Son los es­pa­cios que pre­sen­tan ma­yo­res cam­bios. “Exis­te una fuer­te ten­den­cia a unir la co­ci­na en for­ma to­tal o par­cial con otros es­pa­cios de la ca­sa, dan­do ma­yor am­pli­tud. In­cor­po­ran di­se­ño, mue­bles fun­cio­na­les, y dis­tri­bu­ción que per­mi­te ins­ta­lar co­me­do­res, me­sas de tra­ba­jo pa­ra el PC y hasta sa­la pa­ra el te­le­vi­sor. La co­ci­na pe­que­ña, os­cu­ra, ais­la­da y sin di­se­ño es un mo­de­lo que va en re­ti­ra­da”, afir­ma Mag­da­le­na Ales­san­dri, de­co­ra­do­ra de proyectos de In­mo­bi­lia­ria Lo Cam­pino. Ella cuen­ta que se tra­ta de un es­pa­cio pen­sa­do pa­ra que los pa­dres pue­dan com­par­tir con sus hi­jos con ma­yor co­mo­di­dad mien­tras co­ci­nan, ven te­le­vi­sión, o ha­cen las ta­reas. Si­mi­lar vi­sión se man­tu­vo du­ran­te el desa­rro­llo del pro­yec­to Cumbres del Cón­dor en San­ta Ma­ría de Man­quehue. “Desa­rro­lla­mos una dis­tri­bu­ción de los mue­bles que per­mi­te una gran co­mo­di­dad a la ho­ra de co­ci­nar, crean­do las dis­tan­cias ne­ce­sa­rias pa­ra el des­pla­za­mien­to ade­cua­do en­tre las dis­tin­tas áreas de la co­ci­na. Con es­te mis­mo ob­je­ti­vo se agru­pa­ron los hor­nos y re­fri­ge­ra­do­res en una co­lum­na su­pe­rior, y el resto dis­tri­bui­do en mue­bles ba­jos, lo que tam­bién le da es­pa­cia­li­dad al re­cin­to. El co­me­dor de dia­rio en mue­ble is­la fue pro­yec­ta­do pa­ra dar ma­yor su­per­fi­cie de tra­ba­jo y crear un lu­gar de en­cuen­tro pa­ra la fa­mi­lia”.

Ra­lei Gru­po In­mo­bi­lia­rio ha in­cor­po­ra­do el con­cep­to “Ef­fi­cient” en sus proyectos, en­fo­ca­dos prin­ci­pal­men­te en aque­llas per­so­nas que bus­can ha­cer uso ra­cio­nal de re­cur­sos pa­ra ayudar a la sa­lud del pla­ne­ta. Ade­más, sus edi­fi­cios pro­mue­ven la vi­da sa­na a tra­vés de la in­cor­po­ra­ción de pis­tas de tro­te, cir­cui­tos de­por­ti­vos, mu­ros de es­ca­la­da y bi­ci­cle­tas de li­bre uso.

Las vi­vien­das de lu­jo re­suel­ven las ne­ce­si­da­des del pro­pie­ta­rio, con es­pa­cios am­plios y equi­pa­mien­tos de pri­me­ra lí­nea. Su ar­qui­tec­tu­ra y orien­ta­ción pri­vi­le­gia las vis­tas y la se­gu­ri­dad con ac­ce­sos con­tro­la­dos, y es­tán ro­dea­dos, ge­ne­ral­men­te, de pai­sa­je a car­go de re­co­no­ci­das ofi­ci­nas del rubro. “En el ca­so de los de­par­ta­men­tos, ade­más se tien­de a pro­te­ger la pri­va­ci­dad de los re­si­den­tes, por lo que se con­tem­plan só­lo uno o dos de­par­ta­men­tos por pi­so, ac­ce­sos in­de­pen­dien­tes del ser­vi­cio y as­cen­sor di­rec­to”, cuen- ta Ale­jan­dra Zu­lue­ta de in­mo­bi­lia­ria Man­quehue. Ella se­ña­la que en el ca­so del pro­yec­to “De­par­ta­men­tos de Ha­cien­da” –en Pie­dra Ro­ja– se in­cor­po­ró re­ves­ti­mien­to ex­te­rior en pie­dra y pin­tu­ra, puer­tas in­te­rio­res de pi­so a cie­lo y di­se­ño ita­liano, en­tre otras ca­rac­te­rís­ti­cas. “To­do lo que otor­ga al desa­rro­llo un se­llo de dis­tin­ción y ca­li­dad de pri­mer ni­vel al tra­ba­jo ar­qui­tec­tó­ni­co de Ma­tías Gon­zá­lez y Al­fre­do Fernández de F-G Ar­qui­tec­tos”. Si­mi­lar opi­nión tie­ne En­ri­que Jo­glar, ge­ren­te de desa­rro­llo in­mo­bi­lia­ria In­de­sa. “Es­te mer­ca­do bus­ca recintos in­te­li­gen­tes y bien apro­ve­cha­dos, don­de no ha­ya me­tros cua­dra­dos per­di­dos, y con ter­mi­na­cio­nes de ca­li­dad. Es­to im­pli­ca in­cor­po­rar recintos del pro­gra­ma co­mo la co­ci­na, co­me­dor y li­ving”, ase­gu­ra Jo­glar, agre­gan­do que es­te pro­ta­go­nis­mo vie­ne de la mano con ca­li­dad en su equi­pa­mien­to, ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral. Que sea un lu­gar de agra­do. “Por otro la­do los walk in clo­set tam­bién han ido to­man­do su im­por­tan­cia con es­pa­cios más ge­ne­ro­sos”, se­ña­la el eje­cu­ti­vo de In­de­sa.

Otra de las apues­tas ha si­do por el ar­te. Por ejem­plo, in­mo­bi­lia­ria Ins­pi­ra lle­gó a un acuer­do con el co­lec­ti­vo ar­tís­ti­co Me­tro 21. La idea es que pa­gan­do una su­ma adi­cio­nal al pre­cio del de­par­ta­men­to, el fu­tu­ro due­ño pue­de op­tar a ele­gir a un ar­tis­ta y una de sus obras pa­ra que sea pin­ta­da en uno de los mu­ros de su nue­va vi­vien­da. El cos­to del mu­ral van en­tre UF70 y UF90. Otra de las pro­pues­tas de Ins­pi­ra es El Ro­deo en La Dehe­sa, don­de la ex­pe­rien­cia del pro­pie­ta­rio es­tá mar­ca­da por ma­te­ria­les y ter­mi­na­cio­nes de al­to es­tán­dar, ade­más de equi­pa­mien­to y ma­yor altura. Con Mat­hias Klotz, co­mo men­tor del di­se­ño, el pro­yec­to cuen­ta con ven­ta­na­les de pi­so a te­cho que au­men­tan la lu­mi­no­si­dad ade­más de una altura de 2,6 m (lo tra­di­cio­nal es 2,3 m).

En el ca­so de Par­que San Luis, se tra­ta de una obra de la cons­truc­to­ra de Abraham Se­ner­man, vin­cu­la­do al edi­fi­cio Ti­ta­nium. Cuen­ta con un gran par­que pri­va­do en una su­per­fi­cie apro­xi­ma­da de 1,7 hec­tá­reas, ade­más de una can­cha de tenis ilu­mi­na­da. Acá se pue­den en­con­trar de­par­ta­men­tos de hasta 1.200 me­tros, que bor­dea­ría los US$8 mi­llo­nes.

Es­te mer­ca­do ape­nas re­pre­sen­ta el 2% de las pro­pie­da­des, sin em­bar­go, el seg­men­to de vi­vien­das pre­mium go­za de una es­ta­bi­li­dad que pa­re­ce aje­na a los vai­ve­nes de la eco­no­mía.

Es­te mer­ca­do ape­nas re­pre­sen­ta el 2% de las pro­pie­da­des, sin em­bar­go, el seg­men­to de vi­vien­das pre­mium go­za de una es­ta­bi­li­dad que pa­re­ce aje­na a los vai­ve­nes de la eco­no­mía.

“Es­te mer­ca­do bus­ca recintos in­te­li­gen­tes y bien apro­ve­cha­dos, don­de no ha­yan me­tros cua­dra­dos per­di­dos”, di­ce Jo­glar.

Te­rra­zas es una de las ten­den­cias que em­pie­zan a cre­cer en es­te seg­men­to.

Es­pa­cios am­plios en que se pri­vi­le­gia la vi­da so­cial y la con­vi­ven­cia de la fa­mi­lia son pro­ta­go­nis­tas. Así, las co­ci­nas y sa­las de es­tar han au­men­ta­do su ta­ma­ño.

Ter­mi­na­cio­nes pre­mium es lo que bus­ca el fu­tu­ro com­pra­dos. Pri­vi­le­gian el di­se­ño y la in­ter­ven­ción de ar­tis­tas re­co­no­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.