LA CO­MU­NI­DAD ES ESEN­CIAL EN LA RE­CU­PE­RA­CIÓN

De­jar de la­do la ne­ce­si­dad in­di­vi­dual pa­ra ac­tuar en pos del bien co­mún es lo que los ex­per­tos de­no­mi­nan “re­si­lien­cia so­cial”, pa­ra lo cual se ne­ce­si­tan fuer­tes la­zos ve­ci­na­les y so­cia­les.

Pulso - Especiales - - PULSO CIUDAD - PAULA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

ANTE los desas­tres na­tu­ra­les, ade­más de lo que pue­dan ha­cer las au­to­ri­da­des u or­ga­ni­za­cio­nes de emer­gen­cia y re­cons­truc­ción, la de­no­mi­na­da “re­si­lien­cia so­cial” o co­mu­ni­ta­ria se plan­tea co­mo es­tra­te­gia que ayu­da a re­du­cir el im­pac­to de es­tos even­tos en la vi­da de las per­so­nas.

La Con­fe­ren­cia Mun­dial sobre la Re­duc­ción de los Desas­tres de Hyo­go (2005) ya da­ba cuen­ta de la im­por­tan­cia de desa­rro­llar una ca­pa­ci­dad co­mu­ni­ta­ria pa­ra ha­cer fren­te a desas­tres, dis­mi­nu­yen­do ries­gos y ha­cien­do más sen­ci­llo el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción. Las es­pe­cia­lis­tas en desa­rro­llo te­rri­to­rial aus­tra­lia­nas, Bri­git Ma­gui­re y Sop­hie Cartw­right, de­fi­nen la re­si­lien­cia co­mu­ni­ta­ria co­mo la “ca­pa­ci­dad del sis­te­ma so­cial y de las ins­ti­tu­cio­nes pa­ra ha­cer fren­te a las ad­ver­si­da­des y pa­ra re­or­ga­ni­zar­se pos­te­rior­men­te de mo­do que me­jo­ren sus fun­cio­nes, su es­truc­tu­ra y su iden­ti­dad”. Es­ta cua­li­dad iden­ti­fi­ca la ma­ne­ra en que los gru­pos res­pon­den a las ad­ver­si­da­des co­mo inun­da­cio­nes, se­quías, aten­ta­dos, re­pre­sión po­lí­ti­ca, y al tiem­po, có­mo se desa­rro­llan y for­ta­le­cen los re­cur­sos con los que ya cuen­ta la co­mu­ni­dad.

De acuer­do a lo plan­tea­do por las au­to­ras, com­pren­de tan­to los re­cur­sos tan­gi­bles (ma­te­ria­les, hu­ma­nos o pro­ce­di­men­ta­les) que pro­te­gen a los in­di­vi­duos y com­pen­san las de­bi­li­da­des, co­mo a los in­tan­gi­bles, que per­mi­ten so­bre­po­ner­se a las di­fi­cul­ta­des pa­ra lo­grar una adap­ta­ción exi­to­sa. “En Chi­le la re­si­lien­cia so­cial exis­te des­de tiem­pos in­me­mo­ra­bles. Cuan­do se ha­ce un se­gui­mien­to his­tó­ri­co de las ca­tás­tro­fes, des­pués ves co­mo la co­mu­ni­dad se ha re­pues­to. Y, en su gran ma­yo­ría, ha si­do el tra­ba­jo co­lec­ti­vo el que ha im­pul­sa­do la re­cu­pe­ra­ción”, cuen­ta Cris­tián Par­ker, doc­tor en so­cio­lo­gía e in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Avan­za­dos (IDEA) de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go.

Él aca­dé­mi­co en­fa­ti­za ade­más que los gru­pos so­bre­vi­ven en la me­di­da en que tie­nen es­ta ca­pa­ci­dad. “Se tra­ta de ac­tuar de ma­ne­ra con­jun­ta. Es­ta con­duc­ta se ba­sa en el ca­pi­tal so­cial. Es ser ca­paz de de­jar de la­do nues­tra in­di­vi­dua­li­dad y ac­tuar de ma­ne­ra co­mu­ni­ta­ria en pos de un bien ma­yor. La re­si­lien­cia so­cial exis­te en la me­di­da en que exis­ta em­pa­tía y so­li­da­ri­dad”, sos­tie­ne Par­ker.

Rol de la au­to­ri­dad

Con cer­ca de diez ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les só­lo du­ran­te la úl­ti­ma ad­mi­nis­tra­ción de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, el pa­pel de las au­to­ri­da­des es esen­cial pa­ra im­pul­sar una bue­na res­pues­ta ante epi­so­dios crí­ti­cos. “Fo­men­tar li­de­raz­gos po­si­ti­vos ayu­da a la co­mu­ni­dad pa­ra asu­mir nue­vos desafíos”, co­men­ta Par­ker.

En ese contexto, los go­bier­nos lo­ca­les y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo las jun­tas de ve­ci­nos to­man re­le­van­cia. Roberto Gon­zá­lez, psi­có­lo­go so­cial de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Chi­le e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios de Con­flic­to y Cohe­sión So­cial (COES), da cuen­ta de que pa­ra que es­to se cum­pla, es ne­ce­sa­rio que los ve­ci­nos de un ba­rrio no pien­sen que las jun­tas de ve­ci­nos son só­lo ins­tan­cias de so­cia­bi­li­za­ción, sino que pa­ra desa­rro­llar es­ta ca­pa­ci­dad, y así se­pan cuá­les son los usos de los re­cur­sos dis­po­ni­bles y su dis­tri­bu­ción. “El Es­ta­do a tra­vés de dis­tin­tos or­ga­nis­mos co­mo los mu­ni­ci­pios, que son los más cer­ca­nos a la co­mu­ni­dad, cuen­ta con dis­tin­tos pro­gra­mas que bus­can es­ti­mu­lar el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y de in­te­gra­ción de las per­so­nas. Ahí, se es­pe­ra que los al­cal­des y los pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos jue­guen un rol im­por­tan­te”, se­ña­la Gon­zá­lez.

El psi­có­lo­go co­men­ta tam­bién que a tra­vés de as­pec­tos pro­pios de la agen­da de los mu­ni­ci­pios, co­mo el cui­da­do de las áreas ver­des, la crea­ción de es­pa­cios de en­cuen­tro pa­ra ni­ños y ter­ce­ra edad, se lo­gra te­ner co­mu­ni­da­des más so­li­das. Agre­ga que es­te ti­po de es­pa­cios dis­mi­nu­ye la ten­sión so­cial y ayu­da a crear la iden­ti­dad de co­mu­ni­dad y que a me­di­da que los gru­pos son más vul­ne­ra­bles, es­tas ins­tan­cias to­man ma­yor re­le­van­cia pa­ra au­men­tar la sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción. El aca­dé­mi­co ar­gu­men­ta que “los al­cal­des más exi­to­sos son aque­llos que lo­gran sin­to­ni­zar con es­tas ne­ce­si­da­des de la co­mu­ni­dad e im­pul­san la cohe­sión so­cial”, apun­ta Gon­zá­lez. Cuan­do hay una co­mu­ni­dad más em­po­de­ra­da, hay un ca­mino y des­tino co­mún. No só­lo se tra­ta de ca­tás­tro­fes o epi­so­dios de es­trés, sino que tam­bién con­si­de­ra a si­tua­cio­nes de vul­ne­ra­bi­li­dad­se­ña­la el aca­dé­mi­co-, se tra­ta de to­do es­pa­cio que in­cen­ti­ve el crear es­pa­cios de en­cuen­tro so­cial, cul­tu­ral o ar­tís­ti­co. Al ha­cer co­sas en con­jun­to tien­den a des­cu­brir que hay una ma­yor ca­pa­ci­dad de cam­bio y que se tra­ta de más que la su­ma de las par­tes. “Cuan­do se pier­den esos es­pa­cios de en­cuen­tros, po­co a po­co se ge­ne­ra más in­di­vi­dua­lis­mo y se­gre­ga­ción”, di­ce Gon­zá­lez.

Pe­ro a ni­vel in­ter­na­cio­nal tam­bién se ha des­ta­ca­do que el Es­ta­do es im­por­tan­te a la ho­ra de es­ta­ble­cer me­ca­nis­mos sis­te­ma­ti­za­dos que den res­pues­ta a si­tua­cio­nes com­ple­jas o con­flic­ti­vas. De he­cho, desa­rro­llar o im­pul­sar la re­si­lien­cia so­cial es de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de dis­mi­nuir los ries­gos, se­gún es­ta­ble­ció la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Del mis­mo mo­do, Gon­zá­lez se­ña­la que a ni­vel psi­co­so­cial, el ser ca­paz de ayu­dar al otro, el arrai­go, la so­li­da­ri­dad y la re­si­lien­cia so­cial ayu­dan a que las per­so­nas co­noz­can nue­vos as­pec­tos de sí. “En ca­so co­mo es­tos, se sa­le de es­fe­ra in­di­vi­dual y en­tra en un mo­do so­cial. Se tie­ne la opor­tu­ni­dad de co­no­cer, va­lo­rar y ser va­lo­ra­do por la co­mu­ni­dad”. Ⓟ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.