La edu­ca­ción y el quie­bre de los ses­gos son los ca­mi­nos pa­ra la igual­dad de sa­la­rios

Pulso - Especiales - - PORTADA - Un re­por­ta­je de DANIEL FAJARDO C.

Un re­cien­te es­tu­dio so­bre la equi­dad de gé­ne­ro en Chi­le arro­jó que uno de los ses­gos más que frena la igual­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes en las em­pre­sas es que se iden­ti­fi­ca a las mu­je­res co­mo “co­rre­do­ras de cor­ta dis­tan­cia”. Se­gún los ex­per­tos pa­ra de­rrum­bar es­ta ten­den­cia hay que ir más allá de la le­gis­la­ción: la cla­ve es­tá en la edu­ca­ción y el cam­bio de cier­tas es­truc­tu­ras y po­lí­ti­cas cor­po­ra­ti­vas.

EN pro­me­dio, la fuer­za la­bo­ral fe­me­ni­na en Chi­le co­ti­za un 14,28% menos que los hom­bres en el sis­te­ma pre­vi­sio­nal, se­gún da­tos de la Su­pe­rin­ten­den­cia de Pen­sio­nes a di­ciem­bre de 2016.

Es­ta bre­cha sa­la­rial, tam­bién es­tá re­fle­ja­da en las ci­fras que en­tre­ga el INE, donde al 2015 (las úl­ti­mas ci­fras dis­po­ni­bles por es­ta en­ti­dad), la di­fe­ren­cia en las re­mu­ne- ra­cio­nes al­can­zó un 31,6% en con­tra de las mu­je­res, ci­fra su­pe­rior a la del 2014 (-29,7%).

In­clu­so, la úl­ti­ma En­cues­ta Ca­sen Equi­dad de Gé­ne­ro 2015, en­tre­ga­da ayer, in­di­ca que de ca­da $100 que se in­gre­sa a un ho­gar chi­leno, en pro­me­dio $62 es apor­ta­do por un hom­bre y $38 por una mu­jer (ver pá­gi­na 18).

Es­tos nú­me­ros son la me­jor evi­den­cia de que la di­fe­ren­cia sa­la­rial en­tre am­bos se­xos en un mis­mo car­go, es una de las mon­ta­ñas más al­tas que tan­to el Go­bierno, co­mo las em­pre­sas es­tán em­pe­ña­dos en con­quis­tar.

Pa­ra im­pul­sar un cam­bio real al res­pec­to, el año 2009 se apro­bó la ley 20.348, la cual es­ta­ble­ce la igual­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes en­tre hom­bres y mu­je­res. De acuer­do con es­ta le­gis­la­ción, son las pro­pias mu­je­res las que tie­nen que de­nun­ciar cuan­do no se es­tá cum­plien­do con la normativa, lo cual en cier­ta for­ma la ha­ce menos efec­ti­va.

Ses­gos

¿Có­mo dis­mi­nuir la bre­cha en­ton­ces? El año pa­sa­do, Fun­da­ción PROhu­ma­na pre­sen­tó el es­tu­dio “Di­ver­si­dad pa­ra cre­cer, cons­tru­yen­do las ba­ses del bu­si­ness ca­se de la equi­dad de gé­ne­ro”, a tra­vés del cual iden­ti­fi­ca­ron cier­tos ses­gos in­cons­cien­tes que de­ter­mi­nan las de­ci­sio­nes cor­po­ra­ti­vas que se to­man en torno a las es­truc­tu­ras em­pre­sa­ria­les, a los sis­te­mas de sa­la­rios y a los pla­nes de ca­rre­ra y pro­mo­ción de ta­len­tos.

Se­gún So­le­dad Tei­xi­dó, pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de Fun­da­ción PROhu­ma­na, a raíz de es­te es­tu­dio, “con­si­de­ra­mos que uno de los pun­tos de par­ti­da pa­ra dis­mi­nuir la bre­cha sa­la­rial es tra­ba­jar des­de la ba­se del pro­ble­ma, es de­cir, abor­dan­do esos ses­gos y su­perán­do­los con me­di­das in­no­va­do­ras, cohe­ren­tes e in­te­gra­les. En es­ta lí­nea, uno de los ses­gos más lla­ma­ti­vos fue el que iden­ti­fi­có a las mu­je­res co­mo ‘co­rre­do­ras de cor­ta dis­tan­cia’, alu­dien­do a que su pro­yec­ción pro­fe­sio­nal no es de lar­go alien­to”, di­ce Tei­xi­dó.

Por su par­te, Ac­ción Em­pre­sas lle­va tres años tra­ba­ja­do el te­ma con la ini­cia­ti­va +Di­ver­si­dad, una red de em­pre­sas que pro­mue­ve la equi­dad sa­la­rial y de gé­ne­ro a ni­vel pri­va­do. “Si bien hay mu­cho

por ha­cer, se ha ins­ta­la­do el te­ma y se ha pro­mo­vi­do la re­fle­xión en el mun­do em­pre­sa­rial. Pe­ro pa­ra dis­mi­nuir la bre­cha sa­la­rial en Chi­le, te­ne­mos que re­vi­sar cri­te­rios y pro­ce­sos de re­clu­ta­mien­to, se­lec­ción y desa­rro­llo; iden­ti­fi­can­do ses­gos de gé­ne­ro ge­ne­ral­men­te in­cons­cien­tes. Asi­mis­mo de­be­mos equi­pa­rar opor­tu­ni­da­des es­ta­ble­cien­do fle­xi­bi­li­dad de ho­ra­rio y de lo­ca­li­za­ción; fa­ci­li­tan­do así que las mu­je­res man­ten­gan pre­sen­cia en el tra­ba­jo sin des­cui­dar su vi­da per­so­nal”, co­men­ta Ig­na­cio La­rrae­chea, ge­ren­te ge­ne­ral de Ac­ción Em­pre­sas.

“Y por so­bre to­do, la bre­cha de gé­ne­ro la­bo­ral va a dis­mi­nuir en la me­di­da que los hom­bres va­ya­mos com­par­tien­do las ta­reas fa­mi­lia­res y de cui­da­do que his­tó­ri­ca­men­te han asu­mi­do las mu­je­res”, agre­gó La­rrae­chea.

Edu­ca­ción

La di­fe­ren­cia de suel­dos no es un pro­ble­ma só­lo de Chi­le, sino mun­dial. Un es­tu­dio de la OIT re­ve­la que al rit­mo ac­tual, la igual­dad sa­la­rial en­tre se­xos no se al­can­za­rá has­ta den­tro de al menos 70 años (2087), pe­ro la pro­yec­ción del In­for­me Glo­bal de la Bre­cha de Gé­ne­ro 2015 apun­ta a 2133. In­clu­so, un es­tu­dio del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (WEF) pu­bli­ca­do en oc­tu­bre de 2016 ase­gu­ra que la equi­dad de re­mu­ne­ra­cio­nes se igua­la­ría en 170 años (2186).

Se­gún Ro­dri­go González, Pre­si­den­te Eje­cu­ti­vo de Ac­cen­tu­re, la edu­ca­ción es prio­ri­ta­ria pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de los ses­gos. “Si fo­men­ta­mos el es­tu­dio por par­te de las mu­je­res de ca­rre­ras re­la­cio­na­das, por ejem­plo, con tec­no­lo­gía des­de los pri­me­ros años de es­tu­dio, po­dre­mos ha­cer un cam­bio real. Ade­más, cla­ra­men­te de­be ha­ber una edu­ca­ción en hom­bres y mu­je­res des­de muy pe­que­ños so­bre que en­tre unos y otros no exis­te di­fe­ren­cias ya que cual­quie­ra de­be po­der desa­rro­llar­se de for­ma exi­to­sa en cual­quier cam­po”, di­ce González.

Tei­xi­dó es de una opi­nión si­mi­lar. “In­te­grar a más mu­je­res en car­gos eje­cu­ti­vos o de al­ta ge­ren­cia es una me­di­da que ayu­da a su­pe­rar los ses­gos. Es ne­ce­sa­rio rom­per la iner­cia, des­de la con­vic­ción y la pla­ni­fi­ca­ción, y pa­ra es­to es ne­ce­sa­rio que los hom­bres tam­bién vi­sua­li­cen las di­fe­ren­cias y apo­yen las me­di­das que pro­mue­van el cam­bio”, co­men­ta la pre­si­den­ta eje­cu­ti­va de Fun­da­ción PROhu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.