Có­mo lo­grar que los san­tia­gui­nos sean más ama­bles y fe­li­ces

Pulso - Especiales - - PORTADA -

Es­ta­ble­cer la no­ción de lo pú­bli­co y un nue­vo tra­to en­tre las per­so­nas, ade­más de su­pri­mir las de­fi­ni­cio­nes de los es­pa­cios co­mu­nes y fo­men­tar la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, es­tán en­tre las prin­ci­pa­les me­di­das pa­ra cons­truir una ciu­dad más ama­ble. Ma­yor com­ple­ji­dad de la so­cie­dad y di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les, son las prin­ci­pa­les fuen­tes de con­flic­to.

Un re­por­ta­je de EFRAÍN MORAGA

LA fal­ta de em­pa­tía con el pró­xi­mo y la des­per­so­na­li­za­ción, son dos de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que ex­pe­ri­men­tan las ciu­da­des mo­der­nas. Es­truc­tu­ras so­cia­les ca­da vez más com­ple­jas y di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en­tre sus dis­tin­tos ac­to­res, es­tán en­tre los de­to­nan­tes de es­ta nue­va reali­dad.

Me­tro trans­por­tó a 685 millones de pa­sa­je­ros en 2017, un 2,2% más que en 2016. En­tre es­tos, el 30,5% se tras­la­dó en ho­ra pun­ta, mien­tras que el 69,5% lo hi­zo en ho­ra­rio va­lle. Pre­ci­sa­men­te, es­te es uno de los prin­ci­pa­les fo­cos de con­flic­to fren­te a es­ta nue­va reali­dad.

Y es que son con­si­de­ra­bles los ni­ve­les de ha­ci­na­mien­to que ex­pe­ri­men­ta el trans­por­te sub­te­rrá­neo, pro­pi­cian­do gol­pes, em­pu­jo­nes y atro­pe­lla­mien­tos a quie­nes en­tran y sa­len de va­go­nes y es­ta­cio­nes. Se- gún un es­tu­dio de la Universidad de Chi­le, es­te re­gis­tra has­ta seis per­so­nas por me­tro cua­dra­do du­ran­te sus tras­la­dos en ho­ra pun­ta.

El sub­te­rrá­neo no es el úni­co lu­gar don­de se ma­ni­fies­ta es­te fe­nó­meno, pues en la ca­lle y es­pa­cios don­de se pro­du­cen gran­des aglo­me­ra­cio­nes de pú­bli­co, son ca­da vez más fre­cuen­tes es­te ti­po de pro­ble­mas.

“Las per­so­nas an­te­po­nen el ‘yo’ fren­te a la con­si­de­ra­ción de que es­ta­mos vi­vien­do una vi­da co­lec­ti­va. Ellos no se dan cuen­ta de que se ven más be­ne­fi­cia­dos si hay una coor­di­na­ción con el pró­ji­mo”, ma­ni­fies­ta Fla­vio Cor­tés, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro MI­DE UC.

Se­gún es­ta­dís­ti­cas de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, en 2017 se pro­du­je­ron 545.563 in­ci­vi­li­da­des. En­tre es­tas, 114.579 co­rres­pon­den a ame­na­zas, 112.409 a da­ños y 11.516 a rui­dos mo­les­tos, ade­más hu­bo 4.038 ri­ñas pú­bli­cas y 2.398 des­ór­de­nes.

A pe­sar de es­tas ci­fras, un gran nú­me­ro de ciu­da­da­nos se ma­ni­fies­ta fe­liz. Da­tos de la ONU in­di­can que Chi­le ocu­pa el ter­cer lu­gar en La­ti­noa­mé­ri­ca en es­ta ma­te­ria, con 6.476 pun­tos (ver grá­fi­co).

Es por es­te mo­ti­vo que es cla­ve iden­ti­fi­car el pro­ble­ma. “En las ciu­da­des com­ple­jas, las ac­cio­nes so­cia­les y co­lec­ti­vas son par­te de un sis­te­ma de in­ter­ac­cio­nes que re­quie­re de una gran coor­di­na­ción. Se tra­ta de un con­cep­to que es­tá ba­sa­do en mi­cro­nor­mas. Por ejem­plo, dar la pa­sa­da, ver quien tie­ne la pre­fe­ren­cia en la ca­lle, ce­der el asien­to en la mi­cro y des­ace­le­rar el au­to pa­ra dar pa­so a otro vehícu­lo, en­tre otros”, ma­ni­fies­ta Cor­tés.

De­bi­do a es­ta na­tu­ra­le­za, no es al­go que se pue­da con­tro­lar des­de el pun­to de vis­ta le­gal. “No se pue­de ha­cer una ley por ca­da cor­di­na­ción. Por ejem­plo, si se de­ja el pa­so li­bre pa­ra que otra per­so­na pa­se o

Pa­ra cons­truir una ciu­dad más fe­liz y ama­ble, es cla­ve eli­mi­nar la je­rar­qui­za­ción de lo pú­bli­co. Se­gún es­ta­dís­ti­cas de la Sub­se­cre­ta­ría de Pre­ven­ción del De­li­to, en 2017 se pro­du­je­ron 545.563 in­ci­vi­li­da­des. Es­truc­tu­ras so­cia­les ca­da vez más com­ple­jas y di­fe­ren­cias cul­tu­ra­les en­tre sus dis­tin­tos ac­to­res, es­tán en­tre los de­to­nan­tes.

si ca­mi­na­mos por un la­do u otro. Las ac­cio­nes mi­cro­so­cia­les es­tán ca­rac­te­ri­za­das por re­glas de eti­que­ta, con­duc­ta y cos­tum­bre. El pro­ble­ma de Chi­le es que exis­te un dé­fi­cit éti­co y cul­tu­ral en es­te as­pec­to”, di­ce Cor­tés.

De es­ta ma­ne­ra, es cla­ve rea­li­zar un trabajo que apun­te ha­cia una trans­for­ma­ción cul­tu­ral. Es­ta­ble­cer la no­ción de lo pú­bli­co y fo­men­tar un nue­vo tra­to en­tre las per­so­nas, ade­más de su­pri­mir las de­fi­ni­cio­nes de los es­pa­cios co­mu­nes y fo­men­tar la co­rres­pon­sa­bi­li­dad, es­tán en­tre las prin­ci­pa­les me­di­das pa­ra avan­zar en ese sen­ti­do.

“Es ne­ce­sa­rio ro­bus­te­cer la no­ción de lo pú­bli­co, en­ten­dién­do­lo co­mo aque­llo que otor­ga sen­ti­do a la vi­da en co­mún, en el cual to­das y to­dos con­tri­bu­yen a su pro­duc­ción, y có­mo ello tie­ne una ex­pre­sión es­pa­cial con­cre­ta y tan­gi­ble”, se­ña­la Jor­ge La­re­nas, so­ció­lo­go e in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Universidad de Chi­le.

En­ton­ces, pa­ra cons­truir una ciu­dad más fe­liz y ama­ble es cla­ve eli­mi­nar la je­rar­qui­za­ción de lo pú­bli­co. “De­be pro­du­cir­se a tra­vés de pro­ce­sos de co­la­bo­ra­ción y co­crea­ción. Po­dría­mos de­cir, en­ton­ces, que de­be ge­ne­rar­se un nue­vo tra­to”, ase­gu­ra La­re­nas.

Ade­más, es im­pres­cin­di­ble po­ner en ten­sión el ca­rác­ter he­te­ro­nor­ma­do y pa­triar­cal del es­pa­cio pú­bli­co. “Par­te im­por­tan­te de los pro­ble­mas de con­vi­ven­cia es­tán aso­cia­dos a su­je­tos his­tó­ri­ca­men­te su­bor­di­na­dos en es­ta es­truc­tu­ra pa­triar­cal. Por ejem­plo, las mu­je­res, las mal lla­ma­das mi­no­rías -se­xua­les, ét­ni­cas, etc-, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y adul­tos ma­yo­res, en­tre otros. Es­to úl­ti­mo nos lle­va a agre­gar­le a lo pú­bli­co la con­di­ción im­pres­cin­di­ble de in­clu­si­vi­dad”, di­ce el aca­dé­mi­co de la Universidad de Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.