La im­por­tan­cia de la vi­da de ba­rrio

Al for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial de los ba­rrios, se con­tri­bu­ye a crear el sen­ti­do de cui­da­do y preo­cu­pa­ción por el pró­ji­mo. Ade­más, se im­pul­sa el “co­no­ci­mien­to si­tua­do”, que es aquel que na­ce des­de la ex­pe­rien­cia de quie­nes ha­bi­tan un de­ter­mi­na­do te­rri­to­rio

Pulso - Especiales - - NEWS - Un re­por­ta­je de EFRAÍN MORAGA

Los ba­rrios son lu­ga­res don­de tie­nen que con­vi­vir per­so­nas de di­fe­ren­tes se­xos, cul­tos y ten­den­cias. El trabajo en las co­mu­ni­da­des, ge­ne­ra sen­ti­do de per­te­nen­cia y fa­vo­re­ce la re­la­ción en­tre las per­so­nas. Exis­ten di­ver­sas me­to­do­lo­gías pa­ra for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial, pe­ro el de­no­mi­na­dor co­mún es la par­ti­ci­pa­ción.

LUE­GO de una agi­ta­da se­ma­na, Juan pro­gra­ma el des­per­ta­dor a las 11.00 am y cie­rra las cor­ti­nas. Unas po­cas ho­ras des­pués, el ho­rri­ble “chi­lli­do” de una mo­to­sie­rra, lo des­pier­ta. Se tra­ta de su hi­per­qui­né­ti­co ve­cino, quien no dur­mió la no­che an­te­rior pen­san­do en aque­llas ra­mas que in­va­den su es­pa­cio aé­reo. Muy ofus­ca­do, se le­van­ta, y am­bos se en­fras­can en una épi­ca dis­cu­sión.

Es­ta his­to­ria no re­sul­ta muy ale­ja­da de lo que en ver­dad su­ce­de en los cien­tos de ba­rrios de Chi­le, lu­ga­res don­de tie­nen que co­exis­tir per­so­nas de di­fe­ren­tes se­xos, cul­tos y te­den­cias. Es por es­te mo­ti­vo que es cla­ve vol­ver a la vi­da de ba­rrio, pa­ra me­jo­rar y, en al­gu­nos ca­sos, es­ta­ble­cer una re­la­ción en­tre los di­fe­ren­tes ac­to­res de las co­mu­ni­da­des.

Es­te trabajo ge­ne­ra sen­ti­do de per­te­nen­cia y fa­vo­re­ce la re­la­ción en­tre las per­so­nas, quie­nes mu­chas ve­ces ni si­quie­ra se co­no­cen. “Al for­ta­le­cer el te­ji­do so­cial en los ba­rrios, con­tri­bui­mos a crear el sen­ti­do de cui­da­do y preo­cu­pa­ción por el otro. Se apre­cia la im­por­tan­cia de que to­do lo que ha­go tie­ne efec­tos en los de­más. El trabajo en es­tos lu­ga­res, es el me­jor ca­mino pa­ra ello”, ex­pli­ca Vi­cen­te Ger­lach, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fun­da­ción Tras­cen­der, or­ga­ni­za­ción ex­per­ta en desa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio a tra­vés del vo­lun­ta­ria­do pro­fe­sio­nal.

Exis­ten di­ver­sas me­to­do­lo­gías pa­ra cons­truir so­cial­men­te el en­torno en los ba­rrios, pe­ro el de­no­mi­na­dor co­mún es la par­ti­ci­pa­ción. “Don­de no exis­tan soluciones pre­fa­bri­ca­das, sino que se abor­de a par­tir del ge­nuino en­ten­di­mien­to del ma­les­tar o la ne­ce­si­dad es­pe­cí­fi­ca de las co­mu­ni­da­des. Jun­to a ello, es mu­cho más in­tere­san­te cuan­do el trabajo se plan­tea des­de las for­ta­le­zas que de sus ne­ce­si­da­des, pa­ra ale­jar­nos del asis­ten­cia­lis­mo”, di­ce Ger­lach.

Del mis­mo mo­do, es fun­da­men­tal la in­te­gra­ción en­tre los di­fe­ren­tes ac­to­res. “La co­mu­ni­dad es la cla­ve pa­ra la con­vi­ven­cia en la ciu­dad, es co­mo la fa­mi­lia que tie­nes de la puer­ta ha­cia afue­ra de tu ca­sa. Es por es­te mo­ti­vo que es­tos gru­pos y las re­la­cio­nes en­tre los se­res hu­ma­nos, de­be ser el eje cen­tral de cual­quier es­fuer­zo, pú­bli­co o pri­va­do”, des­ta­ca Mar­ce­la Ro­bles, di­rec­to­ra de Te­rri­to­rio de Pro­yec­to Pro­pio.

Los ex­per­tos des­ta­can que las co­mu­ni­da­des no siem­pre se cons­ti­tu­yen a par­tir de víncu­los so­cia­les for­ma­les. “Exis­ten for­mas de agru­pa­ción so­cial que tie­nen un ca­rác- ter mu­cho más in­for­mal, co­yun­tu­ral y cir­cuns­tan­cial, que tam­bién son in­tere­san­tes de iden­ti­fi­car. Por ejem­plo, los co­mi­tés de ve­ci­nos pa­ra te­mas de se­gu­ri­dad, alle­ga­mien­to o con­me­mo­ra­cio­nes de al­gu­nos hi­tos his­tó­ri­cos. En ge­ne­ral, cuan­do se pro­du­ce es­te fe­nó­meno, se es­ta­ble­cen re­la­cio­nes de iden­ti­dad so­bre el te­rri­to­rio. Es de­cir, ca­na­li­zan for­mas que no son vi­si­bles pa­ra las de­más per­so­nas y que ge­ne­ran una his­to­ria. Es­to se de­no­mi­na co­no­ci­mien­to si­tua­do”, des­ta­ca Car­los Lan­ge, in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Ar­qui­tec­tu­ra y Ur­ba­nis­mo de la Universidad de Chi­le.

En ese sen­ti­do, la ten­den­cia es a re­unir­se en nue­vas pla­ta­for­mas. “Más que jun­tar­se en el es­pa­cio pú­bli­co, las per­so­nas es­tán ela­bo­ran­do gru­pos de What­sApp, aun­que - en ge­ne­ral- exis­te una ba­ja par­ti­ci­pa­ción a ni­vel te­rri­to­rial. Es­to pa­sa a ser im­por­tan­te cuan­do exis­te una ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se y en­con­trar­se. Por ejem­plo, exis­te una gran can­ti­dad de pro­yec­tos en al­tu­ra y la gen­te no es­tá par­ti­ci­pan­do en la co-ges­tión de esos es­pa­cios. Los chi­le­nos tie­nen po­ca in­ci­den­cia en las po­lí­ti­cas ur­ba­nas, es un pro­ble­ma es­truc­tu­ral y que hay que me­jo­rar”, ma­ni­fies­ta Ch­ris­tián Ma­tus, aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos UC.

El es­pa­cio pú­bli­co es­tá ce­dien­do su lu­gar, pa­ra dar pa­so a reunio­nes a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.