La trans­for­ma­ción del di­se­ño.

Las me­sas de di­se­ño de los fa­bri­can­tes se han con­ver­ti­do en el re­fle­jo de los de­seos y ne­ce­si­da­des de los pro­pios clien­tes, quie­nes han pre­mia­do a las mar­cas con su pre­fe­ren­cia y fi­de­li­dad.

Pulso - Revoluciones x minuto - - DICIEMBRE 2016-EDICIÓN-10 - por EFRAÍN MORAGA

Los equipos de di­se­ño de los fa­bri­can­tes bus­can in­ter­pre­tar los de­seos y ne­ce­si­da­des de los clien­tes co­mo una ex­ten­sión de su per­so­na­li­dad.

EL DI­SE­ÑO AUTOMOTOR ha ido va­rian­do con el pa­sar de los años, des­de mo­de­los fun­cio­na­lis­tas has­ta vehícu­los cu­yas lí­neas mez­clan el arte con la ru­de­za del me­tal, evo­lu­ción que mar­ca un an­tes y un des­pués en la ma­ne­ra co­mo se en­tien­de el au­to­mó­vil, que más que un me­dio de trans­por­te es un me­dio de ex­pre­sión estética.

“El di­se­ño de un vehícu­lo y los con­cep­tos que pro­yec­ta a tra­vés de sus lí­neas, cur­vas y los dis­tin­tos én­fa­sis que se le pue­den en­tre­gar en el ám­bi­to vi­sual, han pre­sen­ta­do una in­tere­san­te evo­lu­ción a lo lar­go de los años. Hoy la im­por­tan­cia del di­se­ño en el de­sa­rro­llo automotor, so­bre to­do en el mer­ca­do de vehícu­los de lu­jo, ha ad­qui­ri­do un pe­so muy re­le­van­te al mo­men­to de es­co­ger un mo­de­lo”, di­ce San­tia­go Lom­bar­di, ge­ren­te de mar­ke­ting de Fe­rra­ri y Ma­se­ra­ti Chi­le.

Es en es­te seg­men­to don­de se en­cuen­tran las ma­yo­res in­no­va­cio­nes en cuan­to a di­se­ño y son los mis­mos clien­tes quie­nes pre­mian a las mar­cas por sus avan­ces en es­ta ma­te­ria, mu­chos de los cua­les son eva­lua­dos en igual pro­por­ción que los desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos que bus­can una me­jor per­for­man­ce.

“Los clien­tes po­si­cio­nan en si­mi­lar ni­vel de im­por­tan­cia la ima- gen que pro­yec­ta el auto con un di­se­ño in­no­va­dor y atrac­ti­vo, fren­te a su ren­di­mien­to, la ve­lo­ci­dad má­xi­ma que al­can­za o sus pres­ta­cio­nes in­ter­nas”, afir­ma Lom­bar­di.

Co­mo res­pues­ta al cre­cien­te in­te­rés de los clien­tes por uti­li­zar al au­to­mó­vil co­mo un me­dio de ex­pre­sión, va­rias mar­cas ya ofrecen op­cio­nes y servicios de per­so­na­li­za­ción, al­go que es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con la bús­que­da de iden­ti­dad y ex­clu­si­vi­dad en ca­da uno de los mo­de­los.

“La in­dus­tria automotriz ha ido avan­zan­do ex­po­nen­cial­men­te en la crea­ción de nue­vos di­se­ños que se ajus­ten a las di­ver­sas ne­ce­si­da­des y gus­tos de los con­su­mi­do­res, en­ten­dien­do que hoy la exi­gen­cia es mu­chí­si­mo ma­yor que ha­ce 20 años. Las per­so­nas no só­lo bus­can un auto útil, sino que tam­bién se con­vier­ta en la ex­pre­sión de su per­so­na­li­dad, en una ex­ten­sión de su vi­da y que sea prác­ti­co y di­ná­mi­co”, ma­ni­fies­ta Ar­tu­ro Schondf­feldt, brand lea­der Sko­da.

Por es­te mo­ti­vo, los re­pre­sen­tan­tes de los di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes es­tán de acuer­do en que hoy el clien­te crea un víncu­lo con el au­to­mó­vil, trans­for­man­do su di­se­ño en un me­dio de ex­pre­sión de iden­ti­dad, lo que tam­bién es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la-

Hoy el clien­te crea un víncu­lo con el au­to­mó­vil, trans­for­man­do su di­se­ño en un me­dio de ex­pre­sión de iden­ti­dad, lo que tam­bién es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con la fi­de­li­dad ha­cia la mar­ca.

do con la fi­de­li­dad ha­cia la mar­ca.

“El di­se­ño pro­yec­ta un es­ti­lo de­ter­mi­na­do que lo­gra iden­ti­fi­car a ca­da perfil, y es im­por­tan­te que el usua­rio sien­ta en el di­se­ño cier­ta afi­ni­dad con su per­so­na­li­dad y ca­rác­ter. Es­te as­pec­to es im­por­tan­te, pe­ro los clien­tes sa­ben que es­te de­be ir siem­pre de la mano con la ca­li­dad, repu­tación y por so­bre to­do, con la con­fia­bi­li­dad en la mar­ca”, ase­gu­ra Ál­va­ro Gon­zá­lez, ge­ren­te de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Che­vro­let Chi­le.

Las mar­cas po­nen ca­da vez más aten­ción a las ne­ce­si­da­des y re­que­ri­mien­tos de sus clien­tes, crean­do ins­tan­cias pa­ra que ellos eli­jan au­to­mó­vi­les de pro­duc­ción con ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­cia­les u ofre­cien­do la po­si­bi­li­dad de mo­di­fi­car cier­tos as­pec­tos al mo­men­to de la com­pra.

“La op­ción de es­co­ger en­tre ma­te­ria­les re­fi­na­dos y de al­ta ca­li­dad que ase­gu­ren un má­xi­mo con­fort al in­te­rior del vehícu­lo es una de­man­da que va en au­men­to, jun­to con la bús­que­da de lí­neas re­don­dea­das y ele­gan­tes en el ex­te­rior”, plan­tea Lom­bar­di.

Li­fe Flo­wer, de la ac­tual ge­ne­ra­ción de Re­nault, es una de las es­tra­te­gias de di­se­ño que más se des­ta­ca en la ac­tua­li­dad y ha lo­gra­do ins­pi­rar a una se­rie de au­tos con­cep­tua­les que han re­di­ri­gi­do la di­rec­ción de la mar­ca.

“La mar­ca co­men­zó su trans­for­ma­ción en di­se­ño en 2009, in­tro­du­cien­do al mer­ca­do su pri­mer mo­de­lo en 2012 con el nue­vo Re­nault Clio. Es­to mar­có la pues­ta en mar­cha y re­no­va­ción de 26 mo­de­los di­fe­ren­tes. To­do es­to a car­go de Lau­rens van den Ac­ker, vicepresidente se­nior de di­se­ño cor­po­ra­ti­vo de Re­nault”, afir­ma Ro­dri­go Ed­wards, mar­ke­ting ma­na­ger de Re­nault.

Así es co­mo el di­se­ño se orien­ta a los gus­tos y ex­pec­ta­ti­vas de los mis­mos clien­tes, trans­for­man­do las me­sas de di­bu­jo de las di­fe­ren­tes mar­cas en un re­fle­jo de los de­seos y ne­ce­si­da­des de los pro­pios usuarios, ten­den­cia a la que se han ido su­man­do las mar­cas de ma­ne­ra exi­to­sa.

“Li­fe Flo­wer se com­po­ne de “pé­ta­los” in­di­vi­dua­les que son con­si­de­ra­dos co­mo una eta­pa en la vi­da de una per­so­na. Es­ta es­tra­te­gia de di­se­ño se ajus­ta a una nue­va de­fi­ni­ción de len­gua­je es­ti­lís­ti­co, ins­pi­ra­do en tres pa­la­bras cla­ve que re­fle­jan la vi­sión de la mar­ca: sen­ci­llo, sen­sual y cá­li­do”, ase­gu­ra Ed­wards.

A su vez, Ja­guar ha apos­ta­do por re­no­var su ga­ma de pro­duc­tos gra­cias a la in­cor­po­ra­ción de Ian Ca­llum, que des­de el año

El di­se­ño se orien­ta a los gus­tos y ex­pec­ta­ti­vas de los clien­tes, trans­for­man­do las me­sas de di­bu­jo de las di­fe­ren­tes mar­cas en un re­fle­jo de los de­seos y ne­ce­si­da­des de los pro­pios usuarios.

2008 ha desa­rro­lla­do nue­vos pro­yec­tos pa­ra la mar­ca in­gle­sa, co­mo es el ca­so del F-Ty­pe. Es­te mo­de­lo recibió gran­des re­co­no­ci­mien­tos co­mo el “World De­sign Car of the Year 2013”.

“Ja­guar se ha ajus­ta­do a las ne­ce­si­da­des del mer­ca­do pa­ra ofre­cer una re­no­va­da ga­ma de pro­duc­tos que cuen­ta con nue­vas lí­neas de di­se­ño, tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y un im­por­tan­te equi­li­brio en­tre po­ten­cia y ren­di­mien­to”, sos­tie­ne Ro­dri­go Es­pi­no­za, ge­ren­te de Ja­guar Land Ro­ver.

Maz­da es otra de las com­pa­ñías que se des­ta­ca por sus di­se­ños, los que se ca­rac­te­ri­zan por sus lí­neas agre­si­vas y con­tor­nos mus­cu­la­res, co­mo si se tra­ta­ra de un ani­mal de ca­za. Es­to se tra­du­ce en una es­tre­cha re­la­ción es­ti­lís­ti­ca en­tre el au­to­mó­vil y el con­duc­tor.

“De­bi­do a su fuer­te en­fo­que en el di­se­ño, fo­men­ta a sus equipos a crear so­lu­cio­nes que rom­pen con lo es­ta­ble­ci­do. No se ve al auto co­mo un tro­zo de me­tal”, afir­ma Sebastián Sof­fia, mar­ke­ting ma­na­ger de Maz­da Chi­le. “La mar­ca cree fir­me­men­te que es­ta es­truc­tu­ra con­tie­ne vi­da en su in­te­rior, y es­to lle­va a que Maz­da si­ga tra­ba­jan­do sus di­se­ños en ar­ci­lla a di­fe­ren­cia del res­to de la in­dus­tria, es­cul­pién­do­los de ma­ne­ra ar­te­sa­nal y desafian­do lo con­ven­cio­nal”, agre­ga Sof­fia.

Tam­bién exis­ten mar­cas que apues­tan por di­se­ños más sim­ples y que apun­tan a una ele­gan­cia clá­si­ca, le­jos de la os­ten­ta­ción de al­gu­nos mo­de­los. Es así co­mo Vol­vo ha apos­ta­do por el uso de ma­te­ria­les no­bles, co­mo la ma­de­ra de abe­dul de bos­ques es­can­di­na­vos, y tam­bién se la ha ju­ga­do por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal.

“Las di­fe­ren­tes lí­neas del di­se­ño sue­co y el lu­jo mo­derno se unen pa­ra en­ri­que­cer la ex­pe­rien­cia. Una ex­pe­rien­cia ba­sa­da en un di­se­ño in­te­li­gen­te que re­su­me la ca­pa­ci­dad de Vol­vo de en­con­trar so­lu­cio­nes fun­cio­na­les pa­ra las per­so­nas”, ex­pli­ca Mar­ce­lo Ha­ris­toy, ge­ren­te general de Vol­vo en Chi­le. Pors­che es otra de las mar­cas que ha rea­li­za­do una fuer­te in­ver­sión en cuan­to a di­se­ño, pe­ro man­te­nien­do su he­ren­cia clá­si­ca con de­ta­lles mo­der­nos y tec­no­lo­gías de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción. “El len­gua­je de las for­mas, las pro­por­cio­nes y las lí­neas horizontales, ha­ce que nues­tros mo­de­los sean úni­cos en su cla­se, po­si­cio­nan­do a Pors­che co­mo lí­der en el de­sa­rro­llo de au­to­mó­vi­les de­por­ti­vos”, sos­tie­ne Al­fre­do Gantz, ge­ren­te general de Pors­che en Chi­le.R

Exis­ten mar­cas que apues­tan por di­se­ños más sim­ples y que apun­tan a una ele­gan­cia clá­si­ca, le­jos de la os­ten­ta­ción de al­gu­nos mo­de­los. Por ejemplo, Vol­vo ha apos­ta­do por el uso de ma­te­ria­les no­bles y por el tra­ba­jo ar­te­sa­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.