Tem­po­ra­da de sa­lo­nes.

Su­pe­ran el im­pac­to del Su­per Bowl o la en­tre­ga de los pre­mios Os­car. Se tra­ta de los sa­lo­nes de au­to­mó­vi­les que a pe­sar de ge­ne­rar ci­fras mi­llo­na­rias pa­re­cen es­tar per­dien­do po­pu­la­ri­dad en­tre asis­ten­tes y mar­cas.

Pulso - Revoluciones x minuto - - DICIEMBRE 2016-EDICIÓN-10 - por PAU­LA NÚ­ÑEZ LÓ­PEZ

A pe­sar de ge­ne­rar mi­llo­na­rias ci­fras, pa­re­cen es­tar per­dien­do po­pu­la­ri­dad en­tre asis­ten­tes y mar­cas. Las ra­zo­nes y ex­pec­ta­ti­vas en RxM.

MIEN­TRAS LAS FA­MI­LIAS pre­pa­ran las fiestas de fin de año, los fa­bri­can­tes, ex­per­tos e in­ver­sio­nis­tas se alis­tan pa­ra una de las épo­cas con más no­ve­da­des del mun­do mo­tor. Se tra­ta de la tem­po­ra­da de shows de au­to­mó­vi­les que em­pie­za en De­troit.

El pri­me­ro de es­ta ca­te­go­ría tu­vo lu­gar en 1898 de la mano de Ju­les-Al­bert de Dion, con­si­de­ra­do co­mo uno de los pio­ne­ros del au­to­mo­vi­lis­mo en Fran­cia. A par­tir de en­ton­ces, es­te ti­po de en­cuen­tros em­pe­zó a ins­tau­rar­se en dis­tin­tas la­ti­tu­des co­mo Nue­va York, Los Ángeles, Sao Pau­lo, en­tre otras. Qui­zás el más co­no­ci­do es el North Ame­ri­can International Auto Show (NAIAS) –co­no­ci­do co­mo Sa­lón de De­troit– que se rea­li­za ca­da enero en el cen­tro automotor por ex­ce­len­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Al down­town de la ciu­dad lle­gan más de 5.000 pe­rio­dis­tas pro­ve­nien­tes de más de 60 paí­ses ca­da año.

Só­lo en su ver­sión 2016, los fa­bri­can­tes lo eli­gie­ron co­mo el en­cuen­tro in­di­ca­do pa­ra pre­sen­tar 54 nue­vos pro­duc­tos. Se es­ti­ma que cer­ca de 816 mil per­so­nas fue­ron a co­no­cer los de­ta­lles de los cer­ca de 750 vehícu­los que se ex­hi­ben. Pe­ro no só­lo se tra­ta de una ins­tan­cia pa­ra ver las nue­vas apues­tas de las com­pa­ñías, sino que tam­bién pa­ra ce­rrar ne­go­cios.

Paul Sa­ba­ti­ni, pre­si­den­te de NAIAS ha se­ña­la­do que el im­pac­to eco­nó­mi­co en la ciu­dad an­fri­trio­na es enor­me. “Los US$430 mi­llo­nes en im­pac­to eco­nó­mi­co equi­va­len a te­ner ca­si dos Su­per Bowls en De­troit ca­da año, una se­ñal asom­bro­sa cuan­do te de­tie­nes a pen­sar en ello”. No só­lo se tra­ta de la ci­ta automotriz más gran­de de Es­ta­dos Uni­dos, sino del mun­do. Le si­gue el Sa­lón de Frank­furt, lue­go el de Bei­jing, Ginebra y Shang­hai. Jun­to a Con­su­mer Elec­tro­nics Show (CES), Los Ángeles Auto Show y New York International Auto Show son los en­cuen­tros más gran­des a ni­vel lo­cal.

Con un perfil mu­cho más ver­de, el sa­lón de Los Ángeles ha si­do

el pre­di­lec­to pa­ra los lan­za­mien­tos de vehícu­los ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te. En tan­to, su im­pac­to eco­nó­mi­co en la ciu­dad es cer­cano a los US$117 mi­llo­nes, se­gún re­por­tó PFK Con­sul­ting. Un im­pac­to que ca­si du­pli­ca a los Pre­mios Os­car que ge­ne­ran US$67 mi­llo­nes. Es­ta si­tua­ción se re­pli­ca en en­cuen­tros más pe­que­ños. Co­mo ocu­rre en el de Pit­ts­burgh que só­lo en 2015 ge­ne­ró US$45 mi­llo­nes.

A pe­sar de to­das las ci­fras po­si­ti­vas a raíz de es­te ti­po de en­cuen­tros, al­gu­nas mar­cas pa­re­cen es­tar per­dien­do el in­te­rés en par­ti­ci­par en ellos. Pa­ra qué es­tar jun­to a otros cien­tos de vehícu­los si se pue­de ha­cer un lan­za­mien­to por se­pa­ra­do en que los asis­ten­tes se con­cen­tren só­lo en la nue­va pro­pues­ta de una com­pa­ñía. Es­te pen­sa­mien­to sería una de las ra­zo­nes por las que mar­cas co­mo Ja­guar Land Ro­ver, MI­NI o Tes­la se sal­ta­ron el Sa­lón de De­troit, pa­ra guar­dar­las pa­ra otra oca­sión o por no te­ner no­ve­da­des im­por­tan­tes pa­ra lan­zar al mun­do mo­tor. Es­te ca­mino sería se­gui­do por Pors­che, fa­bri­can­te que ha­bría de­ci­di­do sal­tar­se De­troit de ca­ra al 2017. Sin em­bar­go, man­ten­dría su pre­sen­cia en Los Ángeles, principal mer­ca­do pa­ra Pors­che en Es­ta­dos Uni­dos.

Los sa­lo­nes de De­troit y Frank­furt em­pie­zan a ser des­pla­za­dos por aque­llos don­de la tec­no­lo­gía pri­ma co­mo ocu­rre con CES – rea­li­za­da los pri­me­ros días de enero en Las Ve­gas– y don­de el lí­mi­te en­tre la tec­no­lo­gía y el mer­ca­do automotor pa­re­ce es­tar des­apa­re­cien­do. Mien­tras que en la ver­sión 2016 de CES ya se veía una pre­sen­cia tí­mi­da de fa­bri­can­tes, don­de se die­ron a co­no­cer una se­rie de alian­zas que bus­can op­ti­mi­zar la ex­pe­rien­cia de los con­duc­to­res y ha­cer­la más se­gu­ra co­mo ocu­rrió con Ford y Ama­zon, con el ob­je­ti­vo de con­tar con un eco­sis­te­ma don­de ho­ga­res y vehícu­los in­te­li­gen­tes con­vi­van de for­ma ar­mó­ni­ca, sin te­ner que pre­sio­nar al usua­rio a mo­ver­se en­tre dis­tin­tos sis­te­mas in­te­li­gen­tes. “Los in­ves­ti­ga­do­res de Ford desa­rro­lla­ron la ma­ne­ra de vin­cu­lar los vehícu­los co­nec­ta­dos y las ca­sas co­nec­ta­das”, di­jo Mark Field, CEO de la automotriz a la ho­ra de dar a co­no­cer el tra­ba­jo con­jun­to.

Sin em­bar­go, se es­pe­ra que en 2017 to­me más fuer­za es­ta co­ne­xión tec­no­lo­gía-mo­tor. Prue­ba de ello es que te­mas co­mo au­tos in­te­li­gen­tes, co­nec­ti­vi­dad en au­tos, y vehícu­los au­tó­no­mos aca­pa­ra­rán par­te im­por­tan­te de la agen­da. In­clu­so, uno de los prin­ci­pa­les ora­do­res se­rá Car­los Ghosn, Pre­si­den­te y CEO de Nis­san.R

“Los US$430 mi­llo­nes en im­pac­to eco­nó­mi­co equi­va­le a te­ner ca­si dos Su­per Bowls en De­troit ca­da año, una se­ñal asom­bro­sa cuan­do te de­tie­nes a pen­sar en ello”, sos­tie­ne el pre­si­den­te de NAIAS res­pec­to al Sa­lón de De­troit.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.