3 RU­TAS PA­RA VIA­JAR EN MO­TOR­HO­ME POR LOS PAÍ­SES VE­CI­NOS

Su­da­mé­ri­ca nos ofre­ce in­nu­me­ra­bles pa­ra­jes pa­ra su­bir­se a una casa ro­dan­te, una cam­per o in­clu­so en un auto tra­di­cio­nal. Acá pre­sen­ta­mos tres ru­tas pa­ra ha­cer en los paí­ses ve­ci­nos. Des­de el ca­lor y la abun­dan­cia del Amazonas, has­ta los hie­los eter­nos de

Pulso - Revoluciones x minuto - - OFF ROAD - por DA­NIEL FA­JAR­DO C.

CA­RRE­TE­RA INTEROCEÁNICA PE­RÚ-BRA­SIL

¿Sa­bía que ca­si tres cuar­tos del te­rri­to­rio de Pe­rú es­tá en la zo­na ama­zó­ni­ca? Por eso, si real­men­te se quie­re ex­plo­rar es­ta abun­dan­cia en flo­ra y fau­na, una ex­ce­len­te al­ter­na­ti­va es cru­zar­lo de océano a océano a tra­vés del con­ti­nen­te.

Es­ta vía for­ma par­te de la Ini­cia­ti­va de Integración Re­gio­nal Sud­ame­ri­ca­na (IIRSA), la mis­ma que vie­ne eje­cu­tan­do di­ver­sos pro­yec­tos de integración fí­si­ca en­tre los paí­ses de la re­gión, la ma­yo­ría, en re­la­ción con Bra­sil. Su cos­to to­tal su­peró los US$2.800 mi­llo­nes, ha­bién­do­se ter­mi­na­do las obras en di­ciem­bre de 2010. En otras pa­la­bras, es una ruta de lu­jo pa­ra aven­tu­rar­se con la familia.

Si bien es­te con­jun­to de ca­rre­te­ras tie­ne va­rias ra­ma­les, uno de los tra­mos más in­tere­san­tes pa­ra ha­cer en una mo­tor­ho­me, co­mien­za en Puer­to Pai­ta (Océano Pa­cí­fi­co), lo­ca­li­za­do en la Pro­vin­cia de Pai­ta, a 56 ki­ló­me­tros de la ciu­dad de Piu­ra. El principal ob­je­ti­vo de es­ta ca­rre­te­ra es a ni­vel co­mer­cial.

Una vez en es­ta ruta, se pasa al puer­to flu­vial de Yu­ri­ma­guas, den­tro de la Ama­zo­nía pe­rua­na. Des­de ese pun­to, se pue­de lle­gar has­ta Iqui­tos, y de ahí, di­rec­to al Océano Atlán­ti­co, por Bra­sil. El to­tal de es­ta vía in­ter­mo­dal (ca­rre­te­ra-ríos) es de 955 km.

Es­tá to­tal­men­te pa­vi­men­ta­da, por lo cual es muy fá­cil de re­co­rrer no só­lo en una casa ro­dan­te, sino tam­bién en un au­to­mó­vil más con­ven­cio­nal. En cuan­to a la se­gu­ri­dad, se­gún las au­to­ri­da­des tu­rís­ti­cas de am­bos paí­ses, no es pe­li­gro­sa. Pe­ro siem­pre va­le la pe­na es­tar aten­tos.

PA­TA­GO­NIA CHILENOARGENTINA

Se­gún Wic­ked Sout­ha­me­ri­ca, una em­pre­sa es­pe­cia­lis­ta en arren­dar cam­pers, uno de los me­jo­res via­jes por Chi­le pa­ra ex­tran­je­ros o chi­le­nos ha­cia el sur, co­mien­za en San­tia­go, con una pri­me­ra pa­ra­da en el Valle de Col­cha­gua pa­ra de­gus­tar uno de los me­jo­res vi­nos de Chi­le, prac­ti­car surf en Pi­chi­le­mu o Bu­chu­pu­reo o ha­cer sen­de­ris­mo en el her­mo­so Par­que Na­cio­nal Sie­te Ta­zas, ha­cia el la­do de la cor­di­lle­ra.

Lue­go hay que se­guir ha­cia el sur y des­viar­se en la Arau­ca­nía, pa­ra lle­gar a Pu­cón, pa­sar por el vol­cán Vi­lla­ri­ca y lue­go en­fi­lar ha­cia Ar­gen­ti­na, pe­ro por Puer­to Fuy (ha­cien­do una pau­sa en Hu­lio-Hui­lo). Una vez en Ar­gen­ti­na, San Mar­tín de los Andes y Ba­ri­lo­che son im­per­di­bles.

Cer­ca de Es­quel, se vuel­ve a la fron­te­ra chi­le­na don­de em­pie­za la épi­ca Ca­rre­te­ra Aus­tral. La úl­ti­ma par­te es cur­vi­lí­nea y ofre­ce vis­tas es­pec­ta­cu­la­res so­bre el La­go General Ca­rre­ra. Lue­go se pue­de re­gre­sar a Ar­gen­ti­na por la Ruta 40. Se­gún Wic­ked Sout­ha­me­ri­ca, “es­te ca­mino es una le­yen­da en Ar­gen­ti­na y si­mi­lar a la ruta 66 en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro hay que te­ner cui­da­do. Aún hay mu­chos ca­mi­nos sin pa­vi­men­tar”. En par­te del re­co­rri­do, de fon­do es­tá el fa­mo­so Fitz Roy. Lue­go de vi­si­tar el pue­blo “El Chal­tén”, se pue­de con­ti­nuar por la Ruta 40 has­ta El Ca­la­fa­te, don­de es­tá el fa­mo­so gla­ciar Pe­ri­to Moreno.

Si aún hay ener­gía, se pue­de pa­sar a Chi­le de nue­vo y vi­si­tar las To­rres del Pai­ne. De ahí la dis­tan­cia no es mu­cha has­ta Pun­ta Are­nas.

SA­LAR DE UYU­NI, BO­LI­VIA

Pa­ra mu­chos eu­ro­peos, Bo­li­via es uno de los des­ti­nos más sal­va­jes de Su­da­mé­ri­ca, don­de el sa­lar de Uyu­ni re­pre­sen­ta ca­si un via­je a otro pla­ne­ta. Los que vi­vi­mos en Chi­le, en cam­bio, te­ne­mos la suer­te de es­tar más cer­ca y ma­ne­jar el mis­mo idio­ma. Por eso, re­co­rrer par­te de esa ex­ten­sión de más de 10.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rreno blan­co, pue­de ser un pa­no­ra­ma ideal pa­ra ir por tie­rra.

Si bien hay va­rias for­mas de lle­gar des­de San­tia­go, una atrac­ti­va ruta (aun­que es más lar­ga) con­sis­te en atra­ve­sar prác­ti­ca­men­te to­do el de­sier­to de Ata­ca­ma por la Ruta 5 y en la re­gión de Ari­ca-Pa­ri­na­co­ta, in­gre­sar a Bo­li­via por el pa­so Chun­ga­rá-Tam­bo Que­ma­do, que tie­ne una al­ti­tud de 4.680 msnm. Es­tá siem­pre abier­to y es ap­to pa­ra to­do ti­po de vehícu­lo. Una vez en Bo­li­via, hay que to­mar la Ruta 4 has­ta lle­gar a Oru­ro. Lue­go, hay que ir ha­cia el sur por la Ruta 1, que pasa cer­ca del fa­bu­lo­so la­go Poo­pó, pa­ra en unas ho­ras más se­guir por la Ruta 30 has­ta lle­gar al sa­lar deU­yu­ni.

La otra ruta, que es más cor­ta, co­mien­za en Ca­la­ma, pa­ra atra­ve­sar a Bo­li­via en el pa­so cer­cano a Olla­güe (Ruta 21). Una vez en el país ve­cino, hay que to­mar la Ruta 5 has­ta el ma­jes­tuo­so sa­lar. Es­te úl­ti­mo tra­mo de­mo­ra cer­ca de ocho ho­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.