¿Re­la­ción equi­li­bra­da?

Pulso - - Opinion -

El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos. En es­te mo­men­to en que se dis­cu­ten al­gu­nos as­pec­tos im­por­tan­tes de la Re­for­ma La­bo­ral y la CUT y el Go­bierno ha­blan de fal­ta de equi­li­bro en las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, hay una pre­gun­ta re­la­cio­na­da con el te­ma que me he he­cho por años. Cuan­do a un tra­ba­ja­dor no le gus­ta o no es­tá con­for­me con el tra­ba­jo o la em­pre­sa don­de tra­ba­ja, por­que tie­ne una re­mu­ne­ra­ción in­fe­rior a la desea­da, mal am­bien­te la­bo­ral, un je­fe muy exi­gen­te u otras co­sas que no le gus­tan, ¿por qué no re­nun­cia y bus­ca otro tra­ba­jo me­jor? Ese es el ca­mino más ló­gi­co y na­tu­ral para cual­quier per­so­na que desee ejer­cer sus li­ber­ta­des y de­re­chos. Cuan­do a un em­plea­dor no le gus­ta el tra­ba­jo que rea­li­za un tra­ba­ja­dor, ya sea por­que fal­ta mu­cho, no mues­tra in­te­rés ni com­pro­mi­so, no rea­li­za bien su tra­ba­jo o tie­ne un ba­jo desem­pe­ño, el úni­co ca­mino que le da la le­gis­la­ción es des­pe­dir­lo, asu­mien­do el pa­go de un mes de avi­so, va­ca­cio­nes pro­por­cio­na­les y un mes por ca­da año de ser­vi­cio (es­to tie­ne un al­tí­si­mo cos­to para mu­chas py­mes). Lue­go ade- más la em­pre­sa tie­ne que bus­car a otra per­so­na que sí pue­da desem­pe­ñar­se bien en el tra­ba­jo. ¿Para que exis­ta una re­la­ción equi­li­bra­da se ne­ce­si­tan los cam­bios que el Go­bierno desea rea­li­zar con la Re­for­ma La­bo­ral? Co­mo po­de­mos apre­ciar, el tra­ba­ja­dor tie­ne to­das las li­ber­ta­des y de­re­chos que se ne­ce­si­tan para bus­car me­jo­res opor­tu­ni­da­des. Di­cho lo an­te­rior es im­por­tan­te o más bien in­dis­pen­sa­ble que en­ten­da­mos có­mo son las co­sas y que di­ri­gen­tes y au­to­ri­da­des co­mu­ni­quen lo mis­mo. Para que nues­tro país pro­gre­se y sus tra­ba­ja­do­res tam­bién hay que pro­mo­ver un cam­bio de men­ta­li­dad que par­te por ex­pli­car­les a mu­chos tra­ba­ja­do­res que el ca­mino para pro­gre­sar de­pen­de prin­ci­pal­men­te de ha­cer bien o muy bien el tra­ba­jo. Nin­gún em­pre­sa­rio en su sano jui­cio y dos de­dos de fren­te des­pe­di­ría o no pa­ga­ría una bue­na re­mu­ne­ra­ción al al­can­ce de su em­pre­sa a un tra­ba­ja­dor que ha­ga un buen apor­te y reali­ce muy bien su tra­ba­jo. Clau­dio Ri­ve­ra Fe­rra­rio San­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.