Ca­bil­dos tram­po­sos,

La idea cen­tral, aun­que so­la­pa­da, es re­par­tir­les a sus com­pa­ñe­ros los bie­nes de otros; o sea, ro­bar de ma­ne­ra le­gal, ya se hi­zo con la Re­for­ma Agra­ria. Cam­biar las co­sas para ase­gu­rar­se be­ne­fi­cios.

Pulso - - Portada - por An­drés Mon­te­ro

NO CREO en el pro­ce­so para cam­biar la Cons­ti­tu­ción. No con­fío en Atria ni en Güell, ni en los ideó­lo­gos de la Se­ño­ra M. Es­te es un gro­se­ro “show” y la cen­tro­de­re­cha (ya no hay de­re­cha), cae una vez más y pi­sa el pa­li­to. Al­gu­nos in­ge­nuos pre­ten­den “no res­tar­se”. Al fi­nal va­li­da­rán el pro­ce­so y ce­de­rán ar­gu­men­tos para su le­ga­li­za­ción. La lu­cha hay que dar­la fron­tal, así co­mo la dan los du­ros de la Nue­va Mi­no­ría. ¿Por qué se­guir­la lla­man­do Nue­va Ma­yo­ría si el Go­bierno tie­ne 20% de apro­ba­ción?

La Se­ño­ra M. quie­re una es­ta­tua jun­to a Sal­va­dor Allen­de y pa­sar a la his­to­ria co­mo la Pre­si­den­ta de to­das y to­dos y co­mo aque­lla que lo­gró cam­biar Chi­le. El Con­se­jo Ciu­da­dano de Ob­ser­va­do­res fue nom­bra­do a de­do, ca­re­ce de le­gi­ti­mi­dad, en la pu­bli­ci­dad del pro­ce­so opi­nan has­ta in­mi­gran­tes re­cién lle­ga­dos y los ca­bil­dos son el vehícu­lo para jus­ti­fi­car cam­bios ya di­se­ña­dos.

La idea cen­tral, aun­que so­la­pa­da, es re­par­tir­les a sus com­pa­ñe­ros los bie­nes de otros, o sea, ro­bar de ma­ne­ra le­gal. Ya se hi­zo con la Re­for­ma Agra­ria. Cam­biar el or­den de las co­sas para ase­gu­rar be­ne­fi­cios a quie­nes pien­san co­mo ellos. Han pro­me­ti­do edu­ca­ción gra­tis y de ca­li­dad y a to­do ni­vel. Una men­ti­ra más. Den­se una vuel­ta por las es­cue­las ru­ra­les y de ba­rrios po­bres y ve­rán las ca­ren­cias. Lo ra­cio­nal es do­tar a la edu­ca­ción prees­co­lar y bá­si­ca con los re­cur­sos mí­ni­mos para que sea efi­caz y des­pués se de­be avan­zar en eta­pas más am­bi­cio­sas. Hay pro­ble­mas ur­gen­tes que aten­der, sin ne­ce­si­dad de una nue­va Cons­ti­tu­ción. Es­te pro­ce­so es ab­sur­do, ca­ro e ideo­lo­gi­za­do. Es­ta re­for­ma es un nue­vo Tran­san­tia­go, un nue­vo Cau Cau, un nue­vo en­ga­ño a las per­so­nas co­mu­nes y a las ma­yo­rías. En el Chi­le de hoy go­bier­nan mi­no­rías que gri­tan y exi­gen es­pa­cios para im­po­ner sus tér­mi­nos. Los cóm­pli­ces de es­te en­ga­ño son to­dos aque­llos dis­pues­tos a ju­gar un par­ti­do con re­glas in­jus­tas y con ár­bi­tro sa­que­ro.

A de­fen­der Chi­le con fuer­za. No se les de­be te­ner mie­do a quie­nes dan cá­te­dra de jus­ti­cia so­cial y en la can­cha han de­mos­tra­do ser muy ma­los ju­ga­do­res. Chi­le hoy tie­ne pro­ble­mas muy gra­ves. Con­flic­to con Bo­li­via, con­flic­to ma­pu­che, ba­jo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, cre­cien­te des­em­pleo y pé­si­ma se­gu­ri­dad in­ter­na. Si­mul­tá­nea­men­te, el Go­bierno ocu­pa tiem­po y re­cur­sos en es­ta aven­tu­ra de cam­biar la Cons­ti­tu­ción. Es el mo­men­to de con­cen­trar­se en lo ur­gen­te y eso NO ES el cam­bio en la Cons­ti­tu­ción o una nue­va.

En el Go­bierno aún van que­dan­do al­gu­nas per­so­nas se­rias, pe­ro no se las es­cu­cha. El Go­bierno es­tá apu­ra­do, pues se le aca­ba el tiem­po y te­me no lo­grar su ob­je­ti­vo pron­to y “con­so­li­dar” las re­for­mas. Se le es­tá de­rrum­ban­do el cas­ti­llo de nai­pes, por ma­la obra grue­sa. Es­te ciu­da­dano ha­ce de nue­vo un lla­ma­do al chi­leno co­mún, a ex­pre­sar­se, a no te­ner mie­do y a en­fren­tar sin te­mo­res a los res­pon­sa­bles de es­ta de­ba­cle. Ca­da uno de­be pen­sar có­mo es su día a día. Al sa­lir de ca­sa, hay que co­nec­tar alar­mas y mi­rar para to­dos la­dos para que no te asal­ten. Des­pués hay que cui­dar­se en la ca­lle para que no te ro­ben y lue­go en­fren­tar un día lleno de ma­las no­ti­cias. Hay pe­si­mis­mo, du­das, de­s­es­pe­ran­za. En Ar­gen­ti­na cam­bió el Go­bierno y to­do cam­bió. En Bra­sil van por el mis­mo ca­mino. En Chi­le, nos que­dan dos años de in­cer­ti­dum­bre, pe­ro la Se­ño­ra M. no da tre­gua y a pe­sar de la evi­den­cia, si­gue “avan­zan­do” en su pro­yec­to.

La Nue­va Mi­no­ría en­tró en eta­pa de cri­sis ter­mi­nal, pe­ro co­mo aún hay Go­bierno de iz­quier­da por dos años, ten­dre­mos que te­ner pa­cien­cia in­fi­ni­ta y cui­dar den­tro de lo que se pue­da que no se si­ga afec­tan­do a los más po­bres, que son las pri­me­ras víc­ti­mas cuan­do las co­sas se ha­cen mal. “God sa­ve Bur­gos and Val­dés”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.