CCU eva­lúa sa­lir de com­pras. Ana­lis­tas ad­vier­ten ries­gos y opor­tu­ni­da­des en la in­dus­tria

La fu­sión en­tre SABMi­ller y AB In­bev afec­ta­ría la par­ti­ci­pa­ción de CCU es­pe­cial­men­te en Ar­gen­ti­na, pe­ro tam­bién pre­sen­ta una bue­na opor­tu­ni­dad de cre­ci­mien­to en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Pulso - - Portada - SO­FÍA ERRÁ­ZU­RIZ

—La fu­sión en­tre SABMi­ller y AB In­bev cam­bió el ma­pa del mer­ca­do cer­ve­ce­ro, y a la CCU le afec­ta­ría es­pe­cial­men­te en Ar­gen­ti­na. Sin em­bar­go, tam­bién es tiem­po de opor­tu­ni­da­des. La mis­ma em­pre­sa se­ña­la en una pre­sen­ta­ción op­cio­nes de cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co.

—La fuer­te con­so­li­da­ción en las pro­pie­da­des de la in­dus­tria cer­ve­ce­ra a ni­vel mun­dial no ha de­ja­do in­di­fe­ren­te a la Com­pa­ñía de Cer­ve­ce­rías Uni­das (CCU), em­pre­sa con­tro­la­da por el Gru­po Luk­sic y Hei­ne­ken.

El afian­za­mien­to en­tre los dis­tin­tos ac­to­res de es­ta in­dus­tria es una rea­li­dad que ya tie­ne lar­ga da­ta. Pri­me­ro fue en 2005 con la fu­sión en­tre SABMi­ller plc y el Gru­po Em­pre­sa­rial Ba­va­ria, y que for­mó la se­gun­da ma­yor cer­ve­ce­ra mun­dial, y lue­go en 2010, cuan­do SABMi­ller plc com­pró Cer­ve­ce­ría Agen­ti­na S. A. Isen­beck (CA­SA Isen­beck), la ter­ce­ra más gran­de de ese país. Y mien­tras es­ta com­pa­ñía cre­cía a pa­sos agi­gan­ta­dos, des­de la otra ve­re­da, la Com­pan­hia de Be­bi­das das Amé­ri­cas (AmBev) tam­bién lo ha­cía. Se fu­sio­nó con In­ter­brew y crea­ron In­Bev, re­co­no­ci­da por ser hoy la ma­yor cer­ve­ce­ra del mun­do, y to­mó el con­trol de Quil­mes, que do­mi­na el mer­ca­do cer­ve­ce­ro en Ar­gen­ti­na. Des­pués In­Bev y An­heu­ser Bush Com­pa­nies Inc crea­ron An­heu­se­rBusch In­Bev al fu­sio­nar­se. Fi­nal­men­te, los dos ca­mi­nos se unie­ron, cuan­do el año pa­sa­do SAB Mi­ller plc y AB In­bev anun­cia­ron su fu­sión.

De to­dos los paí­ses en don­de par­ti­ci­pa CCU, la ma­yor ame­na­za que sig­ni­fi­ca la crea­ción de es­te gi­gan­te cer­ve­ce­ro es­ta­ría en Ar­gen­ti­na, ya que Quil­mes y CA­SA Isen­beck pa­sa­rían a ser só­lo una, lo que com­pli­ca­ría la par­ti­ci­pa­ción de CCU en ese país.

“Con es­to en­fren­ta­mos un re­to ma­yor: so­mos tes­ti­gos de una de las más gran­des fu­sio­nes de la his­to­ria de la in­dus­tria de las cer­ve­zas y las ga­seo­sas a ni­vel glo­bal, la que de pros­pe­rar da­rá ori­gen a un ac­tor de enor­me in­ci­den­cia en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, ca­paz de pro­du­cir y dis­tri­buir más de 700 mi­llo-

¿Qué ha pa­sa­do? CCU con­tem­pla la po­si­bi­li­dad de in­ver­sión pa­ra un cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co.

¿Por qué ha pa­sa­do? SABMi­ller plc y AB In­bev es­tán en pro­ce­so de fu­sión, lo que los obli­ga­ría a des­in­ver­tir en al­gu­nos paí­ses.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? SABMi­ller plc y AB In­bev ten­drían una po­si­ción do­mi­nan­te en Ar­gen­ti­na. Ade­más, tras la fu­sión, otras com­pa­ñías tam­bién po­drían es­tar in­tere­sa­das en am­pliar sus ope­ra­cio­nes. nes de hec­to­li­tros al año, y con pre­sen­cia en más de 65 paí­ses. Es­ta­mos aten­tos al al­can­ce e im­pli­can­cias de las even­tua­les res­tric­cio­nes re­gu­la­to­rias a di­cha fu­sión en los di­ver­sos paí­ses don­de ope­ran, y po­si­bles con­se­cuen­cias pa­ra nues­tras ope­ra­cio­nes”, de­cía el úl­ti­mo aná­li­sis ra­zo­na­do de CCU.

Pe­ro jun­to con las ame­na­zas, es­te es­ce­na­rio tam­bién abre opor­tu­ni­da­des pa­ra que CCU crez­ca inor­gá­ni­ca­men­te, re­cal­can los ana­lis­tas, más aún si se con­si­de­ra que AB In­Bev do­mi­na en Bra­sil, Ar­gen­ti­na y Bo­li­via, y SAB Mi­ller en Pe­rú, Ecua­dor y Co­lom­bia.

“Es­ta fu­sión es una opor­tu­ni­dad de com­pra en La­ti­noa­mé­ri­ca, da­do que es po­si­ble que por mo­ti­vos de com­pe­ten­cia, no se le per­mi­ta a la nue­va com­pa­ñía con­cen­trar cier­tos mer­ca­dos, im­pli­can­do que de­be­rían des­in­ver­tir en al­gu­nos paí­ses”, re­cal­ca To­más San­hue­za, ana­lis­ta de Cre­di­corp Ca­pi­tal.

En la úl­ti­ma pre­sen­ta­ción cor­po­ra­ti­va de CCU se re­ve­lan cier­tos li­nea­mien­tos ge- ne­ra­les de in­ver­sión pa­ra un cre­ci­mien­to inor­gá­ni­co, los que es­tán fo­ca­li­za­dos en ha­cer acuer­dos con so­cios es­tra­té­gi­cos, ad­qui­rir pro­yec­tos con mar­cas pro­pias y/o li­cen­cia de largo pla­zo, que les pro­por­cio­nen un equi­li­brio com­pe­ti­ti­vo, una al­ta ren­ta­bi­li­dad po­ten­cial en el me­diano pla­zo y cons­truir ope­ra­cio­nes a gran es­ca­la pa­ra se­guir desa­rro­llan­do mul­ti­ca­te­go­rías.

“Es po­si­ble que exis­tan otras com­pa­ñías in­tere­sa­das en ad­qui­rir em­pre­sas o li­cen­cias de cier­tas mar­cas que la fu­sión AI- SAB des­pren­da. Hay pla­yers más pe­que­ños en Bra­sil y en Ar­gen­ti­na, aun­que creo que CCU si­gue sien­do la com­pa­ñía cer­ve­ce­ra más só­li­da fi­nan­cie­ra y ope­ra­cio­nal­men­te pa­ra ope­rar en al­guno de es­tos mer­ca­dos de la re­gión”, ad­vier­te San­hue­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.