Lla­ma­do a nue­vas elec­cio­nes en Es­pa­ña

La dis­tan­cia que hoy mues­tran los par­ti­dos en­tre sí ha­ce di­fí­cil pen­sar en un acuer­do po­lí­ti­co.

Pulso - - Opinion -

EL PRÓ­XI­MO do­min­go 26 de ju­nio Es­pa­ña de­be­rá vol­ver a las ur­nas. Es­to a raíz de las fa­lli­das ne­go­cia­cio­nes pa­ra con­for­mar Go­bierno que tu­vie­ron al país cua­tro me­ses en vi­lo. El Rey Felipe VI fir­mó el miér­co­les la con­vo­ca­to­ria a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das, cons­ti­tu­yén­do­se así la pri­me­ra vez des­de el res­ta­ble­ci­mien­to de la de­mo­cra­cia que Es­pa­ña de­be vol­ver a ele­gir los re­pre­sen­tan­tes en­car­ga­dos de vo­tar la con­for­ma­ción de Go­bierno, por el fra­ca­so del Par­la­men­to ele­gi­do pre­via­men­te pa­ra ello. El lla­ma­do a nue­vas elec­cio­nes no pa­sa más allá de un ac­to ad­mi­nis­tra­ti­vo. Era lo que la le­gis­la­ción in­di­ca­ba y lo que el Rey es­ta­ba obli­ga­do a ha­cer de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción.

Lo que no es tri­vial es que, se­gún los son­deos, es­tas nue­vas elec­cio­nes ge­ne­ra­les de­be­rían re­pli­car los re­sul­ta­dos de las ce­le­bra­das en di­ciem­bre, por lo que no se­ría ex­tra­ño que se en­tra­ra, nue­va­men­te, en un largo pe­ri­plo pa­ra for­mar Go­bierno. El pro­ble­ma en Es­pa­ña, tal co­mo ha que­da­do de­mos­tra­do, no es el bi­par­ti­dis­mo o la apa­ri­ción de co­rrien­tes po­lí­ti­cas jó­ve­nes (Po­de­mos, a la iz­quier­da, y Ciu­da­da­nos ha­cia la cen­tro­de­re­cha), el te­ma es que los par­ti­dos que pue­den di­ri­gir un Eje­cu­ti­vo no lo­gran po­ner­se de acuer­do, no con­si­guen pen­sar en el bien de su país por en­ci­ma de sus in­tere­ses par­ti­cu­la­res y, en de­fi­ni­ti­va, no lo­gran te­ner la vi­sión mí­ni­ma pa­ra sa­car a Es­pa­ña de ya ca­si seis me­ses de in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.