So­bre Mic­co y Bü­chi

Pulso - - Opinion -

En la edi­ción de PUL­SO de ayer jue­ves 5 se pu­bli­có una en­tre­vis­ta al sub­se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Ale­jan­dro Mic­co, quien en una de sus par­tes co­men­ta la de­ci­sión de Her­nán Bü­chi de ir­se del país pa­ra re­si­dir en Sui­za. El sub­se­cre­ta­rio Mic­co, al re­fe­rir­se a Bü­chi, di­ce: “El co­men­ta­rio del ex mi­nis­tro de la dic­ta­du­ra no es afor­tu­na­do” y con­ti­núa ar­gu­men­tan­do su po­si­ción. La pre­gun­ta es ¿por qué el sub­se­cre­ta­rio no se re­fi­rió a Her­nán Bü­chi sim­ple­men­te por su nom­bre, uti­li­zan­do en su lu­gar el ar­gu­men­to de la fa­la­cia ad ho­mi­nem pa­ra des­ca­li­fi­car­lo, en­ros­trán­do­le ser “ex mi­nis­tro de la dic­ta­du­ra”? ¿No le es­tá dan­do la ra­zón a Bü­chi, cuan­do es­te se que­ja de las con­di­cio­nes de con­vi­ven­cia en­ra­re­ci­da en Chi­le, lo que for­ma par­te de sus ar­gu­men­tos? Si por par­te de al­tos fun­cio­na­rios del Go­bierno, que se su­po­ne de­be­rían dar el ejem­plo, no se cui­da el len­gua­je pa­ra pro-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.