“El di­ne­ro de­be cir­cu­lar den­tro de la sociedad y no en pro­duc­tos es­truc­tu­ra­dos ra­ros”

Pulso - - Empresas&Mercados - Una en­tre­vis­ta de LEO­NAR­DO RUIZ

JOAN ME­LÉ es el Pre­si­den­te de la Glo­bal Allian­ce for Ban­king on Va­lues que ate­rri­za­rá el lu­nes en San­tia­go, tras pa­sar por Ar­gen­ti­na, pa­ra par­ti­ci­par du­ran­te una se­ma­na en di­fe­ren­tes even­tos que pro­mue­ven un mo­vi­mien­to del di­ne­ro no es­pe­cu­la­ti­vo, le­jos de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros “ra­ros”, y que ge­ne­re apor­tes so­cia­les, cul­tu­ra­les y me­dioam­bien­ta­les, la lla­ma­da ban­ca éti­ca. “Voy a tra­ba­jar con un gru­po de per­so­nas con la idea de for­mar la ban­ca éti­ca en Chi­le”, ase­gu­ra el ca­ta­lán al te­lé­fono des­de Bue­nos Ai­res. “En Ar­gen­ti­na, por ejem­plo, no es­tán tan avan­za­dos to­da­vía, pe­ro tam­bién he­mos vis­to un cam­bio im­por­tan­te es­te año, res­pec­to al año an­te­rior. Voy in­vi­ta­do a Chi­le, por­que que­rían co­no­cer lo que es­ta­ba su­ce­dien­do un Eu­ro­pa, don­de hay un mo­de­lo de ban­ca éti­ca de mu­chí­si­mo éxi­to. Que­re­mos ani­mar a la gen­te y en es­pe­cial a los que ya es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos, pa­ra ate­rri- zar el pro­yec­to y que se pue­da rea­li­zar lo an­tes po­si­ble”. El ex­per­to vie­ne al país en el mar­co de una gi­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na im­pul­sa­da por Fun­da­ción Avi­na y la Cor­po­ra­ción An­di­na de Fo­men­to.

¿Qué pro­yec­tos desa­rro­lla­rá?

— Apo­ya­re­mos una pla­ta­for­ma “2ble im­pac­to” (ver iPad) que im­pul­sa in­ver­sio­nes en pro­yec­tos con­cre­tos. Me en­tre­vis­té con al­gu­nos or­ga­nis­mos, co­mo el Ban­co Cen­tral y la Aso­cia­ción de Ban­cos, por­que es im­por­tan­te que vean que lo de la ban­ca éti­ca no es un pro­yec­to de cua­tro ilu­mi­na­dos, sino un mo­de­lo de éxi­to en Eu­ro­pa. Hay gen­te im­pli­ca­da y pro­ba­ble­men­te se cree una en­ti­dad ju­rí­di­ca pa­ra su desa­rro­llo. No sé si un ban­co, pe­ro hay ca­pi­tal dis­pues­to a in­ver­tir­se. Es­ta­mos cer­ca de una se­mi­lla que se­rá el fu­tu­ro de la ban­ca éti­ca.

¿Qué ca­so de éxi­to de la ban­ca éti­ca po­dría nom­brar?

— Es el ca­so del ban­co con el que si­go vin­cu­la­do a tra­vés del con­se­jo ase­sor, dan­do cur­sos, es Trio­dos Bank. Es un ejem­plo es­pec­ta­cu­lar que se es­tu­dia en es­cue­las de ne­go­cios. Tam­bién, Glo­bal Allian­ce For Ban­king on Va­lues aglu­ti­na a más de 30 en­ti­da­des en el mun­do que, aun­que son di­fe­ren­tes, tra­ba­jan en la lí­nea de la ban­ca éti­ca. Hay un pro­yec­to pa­ra que ese nú­me­ro lle­gue a 100 en po­cos años, por­que hay mu­chas en­ti­da­des in­tere­sa­das. Al­gu­nas se es­tán for­man­do aho­ra y otras son ban­cos en pro­ce­so de trans­for­ma­ción pa­ra lle­gar a te­ner la ca­li­fi­ca­ción.

¿Cuá­les son los be­ne­fi­cios?

— Se es­tá de­mos­tran­do que la ban­ca éti­ca es más es­ta­ble y más se­gu­ra y pro­du­ce ri­que­za al no te­ner es­pe­cu­la­ción, por­que to­do el di­ne­ro que se ge­ne­ra se uti­li­za con el fin de pro­du­cir ri­que­za eco­nó­mi­ca y so­cial. El pro­ble­ma de la eco­no­mía mun­dial es que más del 98% del di­ne­ro que se ge­ne­ra ca­da día es es­pe­cu­la­ción, lo que pro­vo­ca bur­bu­jas y a su vez pro­ble­mas. En cam­bio, la ban­ca éti­ca pro­du­ce eco­no­mía real, dan­do co­mo re­sul­ta­do, ri­que­za so­cial.

¿Có­mo ope­ra la ban­ca éti­ca?

— En Es­pa­ña, por ejem­plo, en es­tos años de cri­sis se han ce­rra­do mi­les de em­pre­sas y han des­pe­di­do a mu­cha gen­te, con lo que hay unas 5 mi­llo­nes de per­so­nas sin tra­ba­jo. Pe­ro no ce­rra­ron por­que les fue­ra mal, sino por­que no te­nían fi­nan­cia­mien­to ban­ca­rio, es de­cir, que los ban­cos que les cor­ta­ron el gri­fo del cré­di­to, ha­bien­do di­ne­ro, o sea que pre­fe­rían es­pe­cu­lar en otras co­sas que les die­ran ren­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca. Es­to no pue­de ser. El ban­co ges­tio­na lo que es de la gen­te y de los clien­tes. El di­ne­ro tie­ne que cir­cu­lar den­tro de la sociedad y no en pro­duc­tos es­truc­tu­ra­dos ra­ros. En cam­bio, la ban­ca éti­ca fi­nan­cia em­pre­sas di­rec­ta­men­te, en nues­tro ca­so em­pre­sas que apor­tan al­go a ni­vel cul­tu­ral, a ni­vel so­cial y a ni­vel me­dioam­bien­tal. Hay mu­chí­si­mas. Fo­men­ta­mos que las em­pre­sas me­jo­ren en es­ta lí­nea, en vez de dar­les prés­ta­mos pa­ra que si­gan cre­cien­do.

¿Có­mo se lo­gra?

— No es­pe­cu­lan­do. El ban­co tam­po­co co­ti­za en la bol­sa del mer­ca­do de va­lo­res pa­ra evi­tar la es­pe­cu­la­ción. El cre­ci­mien­to no pue­de ser tan gran­de, por­que en la na­tu­ra­le­za na­da cre­ce tan rá­pi­do. Un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do tie­ne que ser a un rit­mo ade­cua­do, po­co a po­co, por­que to­do lo que cre­ce rá­pi­do lue­go cae y per­ju­di­ca a los de­más. O sea, no es­pe­cu­la­ción, eco­no­mía real y trans­pa­ren­cia to­tal, es­tas son las ba­ses de una ban­ca éti­ca o que ha he­cho que la gen­te nos lla­me éti­cos.

¿Cuál es el re­fe­ren­te de es­ta eco­no­mía?

— Trio­dos Bank pre­ci­sa­men­te na­ció en Ho­lan­da en 1971, y aho­ra es­tá en to­da Eu­ro­pa. Hay otros en Ale­ma­nia, Di­na­mar­ca, Sue­cia, Ita­lia. Trio­dos Bank es el re­fe­ren­te al ser el más gran­de y mo­derno y el que ha te­ni­do más im­pac­to. Los de­más se han que­da­do a ni­vel lo­cal, pe­ro hay mu­chas otras en­ti­da­des a ni­vel mun­dial que se cer­ti­fi­can co­mo ban­ca éti­ca, son 20 mi­llo­nes de clien­tes en­tre to­das, que po­drían lle­gar a 200 mi­llo­nes. Ya no so­mos cua­tro per­so­nas que tra­ba­jan en es­to y el cri­te­rio a de­fi­nir ha si­do to­mar con­cien­cia y com­pro­me­ter­se con un mun­do me­jor. Es­to es im­por­tan­te.

¿Cuá­les son los desafíos de la ban­ca éti­ca?

— Es per­der el mie­do. Al­go fá­cil y di­fí­cil. Per­der el mie­do a pre­gun­tar­nos có­mo, con to­do lo que te­ne- mos en el mun­do, de in­te­li­gen­cia, co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos, téc­ni­cos y di­ne­ro, ca­da vez ten­ga­mos más pro­ble­mas so­cia­les, me­dioam­bien­ta­les y eco­ló­gi­cos. ¿Qué nos es­tá pa­san­do? Hay que ha­cer­se es­ta pre­gun­ta y, de­cir: no ten­ga­mos mie­do; va­mos a bus­car co­sas con sen­ti­do y va­mos a com­pro­me­ter­nos. La ban­ca éti­ca, el con­su­mo de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y el co­mer­cio jus­to ya es­tán fun­cio­nan­do.

TRA­TAR DE NO ES­PE­CU­LAR “No es­pe­cu­lar, eco­no­mía real y trans­pa­ren­cia to­tal, son las ba­ses de una ban­ca éti­ca”.

DESAFÍO GLO­BAL “Có­mo, con to­do lo que te­ne­mos en el mun­do... te­ne­mos más pro­ble­mas so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les”.

¿Cuál es su men­sa­je?

— Con­fie­mos en el ser hu­mano au­tén­ti­co, no en el ser hu­mano que lu­cha so­lo pa­ra so­bre­vi­vir. Ten­ga­mos con­fian­za y cree­mos alian­zas. So­los ya no po­de­mos ha­cer las co­sas. Te­ne­mos que co­la­bo­rar más allá de nues­tras ideas re­li­gio­sas y po­lí­ti­cas. En po­cos años ve­re­mos gran­des cam­bios.

¿Qué or­ga­nis­mos los res­pal­da, el FMI, el Ban­co Mun­dial?

EL ÉXI­TO DE LA BAN­CA ÉTI­CA “To­do el di­ne­ro que se ge­ne­ra (en ban­ca éti­ca) se uti­li­za con el fin de ge­ne­rar ri­que­za eco­nó­mi­ca y so­cial”.

— Es­tos no, no he­mos vis­to nin­gún ti­po de in­te­rés y es­pe­ro que lle­gue al­gún día. Sí han apo­ya­do otras en­ti­da­des co­mo la fun­da­ción Avi­na, y las Em­pre­sas B.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.