La po­bre­za y las prio­ri­da­des po­lí­ti­cas,

Quie­nes no pue­den par­ti­ci­par del plano po­lí­ti­co, cul­tu­ral o eco­nó­mi­co, ten­de­rán a no en­con­trar un sen­ti­do de per­te­nen­cia.

Pulso - - Portada - por Joa­quín Cas­ti­llo V.

so­bre las cuo­tas de gé­ne­ro en las pri­ma­rias mu­ni­ci­pa­les. El mun­do ne­ce­si­ta de pos­ta­les dig­nas de Instagram, y por eso se pre­fie­re cam­biar la di­fí­cil rea­li­dad de Da­niel Za­mu­dio -con sus zo­nas gri­ses de aban­dono fa­mi­liar, sin­sen­ti­do, fal­ta de re­des en to­dos los ni­ve­les- por un már­tir de la ho­mo­fo­bia chi­le­na. En esa lí­nea, de­nun­ciar una rea­li­dad me­nos gla­mo­ro­sa ne­ce­si­ta de una fuer­za ca­paz de de­rri­bar las opi­nio­nes do­mi­nan­tes de quie­nes es­tán, sen­ci­lla­men­te, en otra fre­cuen­cia.

Esa mis­ma his­to­ria de Za­mu­dio sir­vió co­mo pun­ta­pié ini­cial pa­ra el li­bro “Los in­vi­si­bles. Por qué la mar­gi­na­li­dad y la ex­clu­sión so­cial de­ja­ron de ser prio­ri­dad”, re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la Sociedad (IES). Edi­ta­do por Ca­ta­li­na Si­les, el vo­lu­men reúne diez en­sa­yos que abor­dan dis­tin­tas claves del pro­ble­ma: tan­to des­de orien­ta­cio­nes fi­lo­só­fi­cas co­mo aná­li­sis con­cre­tos; des­de la rea­li­dad de los in­mi­gran­tes has­ta la si­tua­ción de las cár­ce­les, “Los in­vi­si­bles…” po­ne so­bre la me­sa múl­ti­ples aris­tas que no es­tán pre­sen­tes en el de­ba­te po­lí­ti­co. No abor­da la po­bre­za des­de su pu­ra con­di­ción ma­te­rial, sino que tam­bién ex­plo­ra su di­men­sión más pro­fun­da: la ne­ce­si­dad de ser par­te de una red de sen­ti­do -de una co­mu­ni­dad, a fin de cuen­tas-, que se ve se­ria­men­te li­mi­ta­da en Chi­le. La de­lin­cuen­cia, la au­sen­cia de pre­vi­sión o sa­lud, la fal­ta de em­pleo o de bie­nes bá­si­cos de ca­li- dad son ele­men­tos que ge­ne­ran una sociedad con enor­mes bol­so­nes de ex­clu­sión.

En es­ta dis­cu­sión hay dos te­sis que pa­re­ce in­tere­san­te des­ta­car. La pri­me­ra tie­ne re­la­ción con las de­man­das de nues­tra sociedad: cuan­do la po­bre­za de­ja de ser un pro­ble­ma tan ma­si­vo co­mo lo era a prin­ci­pios de los noventa, y cuan­do, cier­ta­men­te, la rea­li­dad ma­te­rial de los más po­bres pa­re­ce ser me­jor que en aque­llos años, van sur­gien­do nue­vas de­man­das que pro­ta­go­ni­zan nues­tra vi­da pú­bli­ca. per­mi­te sen­tir­se par­te del to­do; sin em­bar­go, eso se vuel­ve más di­fí­cil en una más avan­za­da. Co­mo ha di­cho Luh­mann, una sociedad que al­can­za ma­yor desa­rro­llo va di­fe­ren­cian­do fun­cio­nal­men­te sus pro­ce­sos. De ese mo­do, al igual que una in­dus­tria más com­ple­ja po­see eta­pas ca­da vez más di­fe­ren­cia­das, una sociedad di­ver­sa va ge­ne­ran­do sis­te­mas y len­gua­jes que di­fi­cul­tan la vi­sión glo­bal o de con­jun­to (por eso, di­cho sea de pa­so, ur­ge re­cu­pe­rar una pers­pec­ti­va po­lí­ti­ca pa­ra abor­dar nues­tros desafíos). Las ven­ta­jas pro­pias de aque­lla di­fe­ren­cia­ción fun­cio­nal -desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co y eco­nó­mi­co, so­lu­cio­nes más aca­ba­das a pro­ble­mas di­fí­ci­les, et­cé­te­ra- nos obli­gan a es­tar aten­tos a sus di­fi­cul­ta­des, una de las cua­les es la ex­clu­sión de aque­llos que no lo­gran in­te­grar­se en al­guno de los sis­te­mas que con­for­man la sociedad. Así, quie­nes no par­ti­ci­pan del plano po­lí­ti­co, cul­tu­ral o eco­nó­mi­co, ten­de­rán a no en­con­trar un sen­ti­do de per­te­nen­cia y, por tan­to, se sen­ti­rán me­nos res­pon­sa­bles del de­ve­nir de las co­mu­ni­da­des ma­yo­res.

Al igual que la po­lé­mi­ca ge­ne­ra­da por el li­bro de Flu­xá so­bre el ca­so Za­mu­dio, te­ne­mos dos po­si­bi­li­da­des pa­ra leer los pro­ble­mas de los ex­clui­dos de nues­tra sociedad. Una al­ter­na­ti­va es in­ten­tar com­pren­der de acuer­do con los pa­ra­dig­mas de siem­pre, lo que nos de­ja­rá más tran­qui­los de que va­mos por el ca­mino co­rrec­to. Pe­ro otro ca­mino es de­jar­nos in­ter­pe­lar por una rea­li­dad mu­cho más cru­da que la que es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar: de ese mo­do, la vio­len­cia y la mi­se­ria que si­guen exis­tien­do qui­zá nos obli­guen a pen­sar so­lu­cio­nes dig­nas a si­tua­cio­nes ur­gen­tes. Si la his­to­ria de Za­mu­dio nos re­me­ce -o, más re­cien­te­men­te, la tra­ge­dia de Lis­set­te en un ho­gar del Se­na­me-, tal vez po­dre­mos dar opor­tu­ni­da­des y so­lu­cio­nes a aque­llas vi­das que, hoy en día, pa­re­cie­ran no te­ner sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.