Leo­ni­das Mon­tes: “Se­ría una iro­nía de la his­to­ria que Mi­che­lle Ba­che­let le pa­sa­ra la ban­da pre­si­den­cial de nue­vo a Pi­ñe­ra”

Se es­tá cum­plien­do un año des­de que la Pre­si­den­ta cam­bió su ga­bi­ne­te, ¿cuál es su eva­lua­ción? ¿El Go­bierno mo­di­fi­có el rum­bo? ¿To­da­vía es tiem­po de es­pe­rar que eso se de­fi­na, o ya es lo que es y el Go­bierno se­gui­rá igual has­ta el fin de su pe­río­do? —Es­tim

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de OL­GA BUS­TA­MAN­TE FUEN­TES

Mi­nis­tro Jor­ge Bur­gos a un año del cam­bio de ga­bi­ne­te: “Yo creo que le han pi­sa­do los hue­vos a él”.

EL ECO­NO­MIS­TA Y FI­LÓ­SO­FO Leo­ni­das Mon­tes se de­fi­ne co­mo un li­be­ral de to­mo y lo­mo, y des­de esa óp­ti­ca ana­li­za el es­ce­na­rio eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co del país, jus­to a un año de que Mi­che­lle Ba­che­let hi­cie­ra un ra­di­cal cam­bio de mi­nis­tros. Pese a que re­co­no­ce desa­zón por to­do lo ocu­rri­do en el ac­tual pe­río­do de Go­bierno, a di­fe­ren­cia de otros ac­to­res de la cen­tro­de­re­cha e in­clu­so de la pro­pia cen­troiz­quier­da, se mues­tra al­go más op­ti­mis­ta so­bre el fu­tu­ro del país, por­que a su jui­cio “la ilu­sión de es­ta Nue­va Ma­yo­ría re­fun­da­cio­nal y se­sen­te­ra lle­gó a su fin”. —La eu­fo­ria y las ín­fu­las con las que lle­gó una Mi­che­lle Ba­che­let mu­cho más ra­di­cal se han vis­to coar­ta­das por dos ele­men­tos: un pa­no­ra­ma la­ti­noa­me­ri­cano que cam­bió, se mo­de­ró, y el con­tex­to de un diag­nós­ti­co que no fue acer­ta­do en tér­mi­nos in­te­lec­tua­les y que fue una lec­tu­ra erra­da de lo que pe­día la so­cie­dad chi­le­na.

Res­pec­to a las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ró el nue­vo ga­bi­ne­te, la gran pro­me­sa era es­ta du­pla de Val­dés y Bur­gos, y ca­da uno ha pa­sa­do por dul­ce y agraz. Pe­ro to­da­vía hay una es­pe­cie de lim­bo en que no se sa­be cuál es la di­rec­ción que va a to­mar la pro­pia Ba­che­let. —To­do es­te con­tex­to exó­geno de al­gu­na ma­ne­ra aca­bó con la bo­rra­che­ra se­sen­te­ra que fue muy exa­cer­ba­da al co­mien­zo del Go­bierno, por­que ade­más el gran po­der po­pu­lar de ese ini­cio hoy ya no exis­te. Aho­ra bien, esos sue­ños to­da­vía si­guen vi­gen­tes en mu­chos ac­to­res, pe­ro les ha ido ca­yen­do la te­ja -es co­sa de ver có­mo ha cam­bia­do el dis­cur­so del mi­nis­tro Ni­co­lás Ey­za­gui­rre-, por­que la bo­nan­za de los com­mo­di­ties se aca­bó, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca es ca­da vez más com­ple­ja en tér­mi­nos in­ter­nos y ex­ter­nos, y fi­nal­men­te ya se apa­re- ció el des­em­pleo. — No me ca­be du­da que el mi­nis­tro Val­dés pien­sa de ma­ne­ra si­mi­lar a to­dos los eco­no­mis­tas de cen­troiz­quier­da que hoy es­tán con los ojos en blan­co y co­mo que an­dan es­con­di­dos y no se atre­ven a de­cir mu­cho, por­que han vis­to lo que es­tá su­ce­dien­do con el ca­rro que em­pu­ja­ron. Val­dés ha te­ni­do ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro no sé si ha te­ni­do los co­jo­nes pa­ra evi­tar las con­se­cuen­cias y los sin­sen­ti­dos que ha ha­bi­do res­pec­to de la Re­for­ma La­bo­ral que es un te­ma su­ma­men­te gra­ve y cu­yo re­sul­ta­do se­rá su gran prue­ba de fue­go. En al­gu­nos te­mas eco­nó­mi­cos es­ta­mos mi­ran­do a los si­glos 19 y 20, y no al si­glo 21. La Re­for­ma La­bo­ral es el me­jor ejem­plo de una mi­ra­da com­ple­ta­men­te anacró­ni­ca. Da­da la ex­pe­rien­cia que ha ha­bi­do en otros paí­ses, da­do lo que su­ce­dió en Ar­gen­ti­na con el sin­di­ca­lis­mo, con la cám­po­ra, don­de los sin­di­ca­tos son ver­da­de­ras ma­fias, no pue­do en­ten­der que en Chi­le que­ra­mos avan­zar en esa di­rec­ción. ¿Por qué cuan­do prác­ti­ca­men­te to­do el mun­do es­tá gi­ran­do ha­cia una mi­ra­da más flexible y mo­der­na de lo que es el em­pleo en el si­glo 21, no­so­tros es­ta­mos vol­vien­do a la de los años 60s?

En ese sen­ti­do, ¿el mi­nis­tro Val­dés ha he­cho más con­trol de da­ños que mo­vi­li­zar un cam­bio?

— Exac­ta­men­te eso, ha si­do más un con­trol de da­ños y no ha ju­ga­do al ata­que. Pe­ro sí ha ha­bi­do al­gu­nas se­ña­les va­lio­sas co­mo el gui­ño del ajus­te fis­cal y es­te Fon­do de In­fra­es­truc­tu­ra.

¿Y las me­di­das pro pro­duc­ti­vi­dad pue­den ser un im­pul­so de ver­dad?

— Es­tas agen­das de pro­duc­ti­vi­dad en reali­dad las te­ne­mos des­de los años 90s. No hay mu­chas no­ve­da­des con lo que se pro­po­ne. En ese sen­ti­do, el gran desafío es una re­for­ma del Es­ta­do. To­dos los ser­vi­cios pú­bli­cos han lle­ga­do a un gra­do de fa­ti­ga que ha­ce im­por­tan­te re­pen­sar­los y te­ne­mos que ha­cer una mo­der­ni­za­ción en tér­mi­nos de tra­tar de que el Es­ta­do sea más in­de­pen­dien­te de los go­bier­nos de turno, por­que se es­tá con­vir­tien­do en un bo­tín pa­ra fi­nan­ciar las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas.

¿Pro­fe­sio­na­li­zar­lo?

— Exac­to y que sea un pri­vi­le­gio tra­ba­jar en el ser­vi­cio pú­bli­co y no un cuo­teo po­lí­ti­co que se va a ir agu­di­zan­do con el tiem­po.

Vol­vien­do al te­ma del pri­mer año del nue­vo ga­bi­ne­te, us­ted in­di­có que Jor­ge Bur­gos de­bía ser un mi­nis­tro que pi­sa­ra hue­vos. ¿Lo ha he­cho en par­te?

— Yo creo que le han pi­sa­do los hue­vos a él, al re­vés (ri­sas).

O sea sien­te que Bur­gos no ha po­di­do des­ple­gar­se…

— Voy a po­ner el ejem­plo de la muer­te de Ayl­win: cuan­do ves a to­da la gen­te que sa­lía a des­pe­dir­lo, esa ma-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.