Vi­deo de Luk­sic: “Hay un te­ma de dig­ni­dad…a na­die le gus­ta que le sa­quen la ma­dre”

Vis­to en el ex post, ¿es­tu­vo acer­ta­do o se equi­vo­có An­dró­ni­co Luk­sic con el vi­deo que subió a You­tu­be? ¿De­ni­gra el ejer­ci­cio del car­go, co­mo han cri­ti­ca­do al­gu­nos?

Pulso - - Economia & Dinero - Si tu­vie­ra que ju­gar­se hoy día so­bre a quién ve en la pa­pe­le­ta de la elec­ción pre­si­den­cial 2017, ¿cuá­les se­rían sus nom­bres?

— Aun­que su re­la­ción con Ba­che­let de­be ser di­fí­cil, hu­bie­se es­pe­ra­do un po­co más de su ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca en una se­rie de te­mas que po­dría ca­pi­ta­li­zar un cen­tro mo­de­ra­do.

¿Hi­zo bien Bur­gos en que­dar­se tras el im­pas­se del via­je a La Arau­ca­nía?

— De­bió ha­ber re­nun­cia­do.

¿Por qué?

— En­tien­do que él co­mo un hom­bre re­pu­bli­cano pen­só que era su de­ber, en tér­mi­nos del bien pú­bli­co, man­te­ner­se en el car­go, pe­ro creo que se pu­do ha­ber ca­pi­ta­li­za­do mu­cho más ese des­con­ten­to de un sec­tor po­lí­ti­co y de la DC, don­de hay va­rios que bus­can la mo­de­ra­ción.

¿Có­mo per­ci­be la mar­cha de la eco­no­mía chi­le­na en el am­bien­te de ne­go­cios de hoy?

— Lo voy a po­ner en tér­mi­nos del ca­pí­tu­lo 12 de la “Teo­ría Ge­ne­ral” de Key­nes: veo que los ani­mal spi­rits es­tán sin es­pí­ri­tu. No­to lla­ma­dos de au­to­ri­da­des a los em­pre­sa­rios a in­ver­tir, pe­ro el ca­pi­tal es mó­vil y es na­tu­ral que la gen­te in­vier­ta don­de ve ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de re­torno. Oja­lá el pró­xi­mo año ten­ga­mos ci­fras de cre­ci­mien­to al­go más am­bi­cio­sas, pe­ro de mo­men­to y des­de el ini­cio de es­te Go­bierno to­dos los pro­nós­ti­cos han ve­ni­do per­sis­ten­te­men­te a la ba­ja y el des­em­pleo pue­de se­guir au­men­tan­do.

El he­cho de te­ner un des­em­pleo más al­to ha­ce que la des­ace­le­ra­ción se no­te más a ni­vel de la ca­lle.

— Ob­via­men­te el des­em­pleo gol­pea mu­cho más que el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, pe­ro más que la eco­no­mía lo que gol­pea hoy día a la Nue­va Ma­yo­ría son las en­cues­tas. Ellos se dan cuen­ta que pue­de que ha­ya un cam­bio de signo de go­bierno por­que la gen­te es­tá des­con­ten­ta. Y va­ya que se­ría una iro­nía de la his­to­ria que Mi­che­lle Ba­che­let le pa­sa­ra la ban­da pre­si­den­cial de nue­vo a Pi­ñe­ra. Eso pue­de su­ce­der y es el gran te­mor de la Nue­va Ma­yo­ría hoy día. Más que el ba­jo cre­ci­mien­to, más que el des­em­pleo, es per­der el po­der.

En ese sen­ti­do y asu­mien­do que pue­de ha­ber un cam­bio de signo en la pró­xi­ma elec­ción, ¿có­mo es su mi­ra­da de me­diano pla­zo pa­ra el país? Ar­tu­ro Ci­fuen­tes di­jo: Chi­le se jo­dió por los pró­xi­mos 10 años.

— No soy tan pe­si­mis­ta, por­que creo —Par­ta­mos de una co­sa, a na­die le gus­ta que le sa­quen la ma­dre, me­nos en pú­bli­co. Hay un te­ma de dig­ni­dad y ha­blo de la im­por­tan­cia que tie­ne la dig­ni­dad de to­das las per­so­nas, sea Luk­sic, An­ge­li­ni, Mat­te, Ba­che­let, La­gos, Pi­ñe­ra o Alexis. So­mos to­dos se­res hu­ma­nos dig­nos en nues­tra esen­cia. Por lo tan­to, An­dró­ni­co Luk­sic es­tá en to­do su de­re­cho de plan­tear lo que pien­sa y en ese sen­ti­do va­lo­ro que ha­ya te­ni­do la va­len­tía de ha­cer­lo, más aún cuan­do ha ha­bi­do una tra­di­ción de em­pre­sa­rios de ba­jo per­fil. Me pa­re­ce bien que de­fien­da su dig­ni­dad.

¿Pe­ro al fi­nal que­dó bien o mal an­te la opi­nión pú­bli­ca?

—Yo creo que cuan­do se ha­bla de la dig­ni­dad de las per­so­nas ya no es un te­ma de que­dar bien o mal, o de ra­ting, sino que de prin­ci­pios.

¿Y qué opi­na de los di­chos del dipu­tado Gas­par Ri­vas?

—Es tris­te que le sa­quen la ma­dre a al­guien en el he­mi­ci­clo del Con- que la so­cie­dad chi­le­na es­tá mu­cho más cons­cien­te de lo que es­tá su­ce­dien­do. Yo en­tien­do es­ta idea de Ar­tu­ro co­mo la im­po­ten­cia de ver có­mo se ha per­di­do la ri­gu­ro­si­dad, la de­li­be­ra­ción que se pro­du­cía en tér­mi­nos de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, ver­sus la ac­tual irres­pon­sa­bi­li­dad que ra­ya en la fri­vo­li­dad.

Pe­ro en­ton­ces su cuo­ta de ma­yor op­ti­mis­mo res­pec­to de esa mi­ra­da tie­ne que ver con…

— Yo creo que se jo­dió la Nue­va Ma­yo­ría ra­di­cal, la de la re­tro­ex­ca­va­do­ra. Si Pe­pe Auth tie­ne mu­cha ra­zón cuan­do di­ce que el po­der que tie­ne el PC en tér­mi­nos de la de­fi­ni­ción de las po­lí­ti­cas es mu­cho ma­yor a su re­pre­sen­ta­ción, por­que son más or­ga­ni­za­dos y vo­ci­fe­ran­tes, pe­ro no re­pre­sen­tan a la gran ma­yo­ría del país. Por eso creo que la ilu­sión de es­ta Nue- gre­so, que es el ágo­ra de la de­mo­cra­cia. Re­fle­ja una for­ma cha­ba­ca­na de ha­cer po­lí­ti­ca.

—Cla­ro que lo de­ni­gra. O sea, ya no te­ne­mos a un ho­no­ra­ble dipu­tado, sino só­lo a un dipu­tado.

Pe­ro la si­tua­ción de Luk­sic tam­bién se re­la­cio­na con el nue­vo es­tán­dar que se le exi­ge a las éli­tes y den­tro de ellas al em­pre­sa­ria­do.

—Por su­pues­to. Ha cam­bia­do la so­cie­dad, lo que es el re­fle­jo de la evo­lu­ción del cre­ci­mien­to. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co lle­va a un pro­gre­so que no es só­lo eco­nó­mi­co. Hay nue­vos es­tán­da­res en tér­mi­nos de trans­pa­ren­cia, com­pe­ten­cia y nue­vos es­tán­da­res éti­cos tam­bién. Si an­tes se con­si­de­ra­ba que bo­le­tear­le a la mu­jer pa­ra la cam­pa­ña o pa­gar me­nos im­pues­tos era le­gal, hoy na­die lo ha­ría. Es­ta­mos en una so­cie­dad don­de las éli­tes, ya sean po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas o pú­bli­cas, son mu­cho más cons­cien­tes y cui­da­do­sas res­pec­to al rol que jue­gan en la so­cie­dad. Y eso es sano. va Ma­yo­ría re­fun­da­cio­nal y se­sen­te­ra lle­gó a su fin. Y por eso no soy pe­si­mis­ta.

¿Cuál va a ser la ta­rea pri­mor­dial del nue­vo Go­bierno que lle­gue?

— Re­cu­pe­rar la con­fian­za va a ser una ta­rea ti­tá­ni­ca... Pri­me­ro, re­cu­pe­rar la dig­ni­dad de la po­lí­ti­ca y del ser­vi­cio pú­bli­co. Se­gun­do, re­cu­pe­rar el —Una de las gran­des vir­tu­des de Chi­le es que los gran­des em­pre­sa­rios han es­ta­do ge­nui­na­men­te preo­cu­pa­dos de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas y del pro­gre­so del país, y el CEP es la me­jor prue­ba de ello. Eso no ocu­rre ca­si en nin­gún país de la re­gión y te­ne­mos que va­lo­rar­lo. En­ton­ces, no es­tá es­cri­to so­bre pie­dra y qui­zás más ade­lan­te pue­de que vuel­va a ser un em­pre­sa­rio. Va én­fa­sis real en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y en la ge­ne­ra­ción de va­lor, y pro­mo­ver el em­pleo.

¿Y có­mo con­ver­san esas ta­reas con las re­for­mas que ya es­ta­rán en cur­so?

— El gran dra­ma de una ma­la re­for­ma la­bo­ral es que es muy di­fí­cil de re­ver­tir y pe­ga fuer­te en el cre­ci­mien­to. La re­for­mas tri­bu­ta­ria y edu­ca­cio­nal, en cam­bio, se pue­den co­rre­gir. — Nun­ca se sa­be por­que es­tas co­sas evo­lu­cio­nan mu­cho y tan­to en la cen­tro­de­re­cha co­mo en la Nue­va Ma­yo­ría hay va­rios can­di­da­tos. Pe­ro si el cie­rre fue­ra aho­ra yo di­ría que Pi­ñe­ra y La­gos, lo que se­ría, nue­va­men­te, la me­jor prue­ba del fra­ca­so de

— In­dis­cu­ti­ble­men­te la si­tua­ción que se ge­ne­ró y que no lo in­vo­lu­cra­ba a él, sino que a la em­pre­sa de la cual era pre­si­den­te, era com­pli­ca­da pa­ra el CEP y creo que to­mó la de­ci­sión co­rrec­ta en el am­plio sen­ti­do de la pa­la­bra.

En­ton­ces no hu­bo da­ño al CEP..

—Bueno, co­yun­tu­ral­men­te fue muy com­ple­jo y hu­bo mu­cho rui­do en la pren­sa, pe­ro el CEP si­gue sien­do la ins­ti­tu­ción que era y es­pe­ra­mos que si­ga cre­cien­do y con­tri­bu­yen­do des­de una mi­ra­da li­be­ral al fu­tu­ro desa­rro­llo del país.

“La Re­for­ma La­bo­ral es el me­jor ejem­plo de una mi­ra­da com­ple­ta­men­te anacró­ni­ca”.

la agen­da re­fun­da­cio­nal de la Nue­va Ma­yo­ría.

Siem­pre se ha di­cho que al Go­bierno de Pi­ñe­ra le fal­tó re­la­to. ¿Cuál de­bie­ra ser ese re­la­to de la de­re­cha pa­ra las elec­cio­nes que vie­nen, si es que as­pi­ra a ga­nar?

— Uno, libertad in­di­vi­dual. Dos, dig­ni­dad de las per­so­nas. Tres, va­lo­rar el mé­ri­to, el es­fuer­zo, el tra­ba­jo bien he­cho, y cua­tro, es­tar cons­cien­tes de que ese es­fuer­zo tie­ne un pre­mio. Fi­nal­men­te, to­das es­tas prio­ri­da­des de­ben es­tar ba­sa­das en una na­rra­ti­va de que so­mos to­dos igua­les an­te la ley y de la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, en el sen­ti­do de dar­le más po­si­bi­li­da­des de me­jo­rar a to­dos los chi­le­nos. Es co­sa de ver las en­cues­tas, ¡si la ma­yo­ría cree que pa­ra sur­gir en la vi­da se ne­ce­si­ta bue­na edu­ca­ción, tra­ba­jo du­ro y am­bi­ción!

“El gran te­mor de la Nue­va Ma­yo­ría hoy día (...) es per­der el po­der”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.