Na­rra­ti­vas po­lí­ti­cas erró­neas en la re­gión,

Has­ta que los ciu­da­da­nos de Amé­ri­ca La­ti­na apren­den lo que de­ben pe­dir a go­bier­nos, les dis­gus­ta­rá lo que ter­mi­nan re­ci­bien­do.

Pulso - - Portada - por Ri­car­do Haus­mann.

ge­ne­ral)- que pro­te­gía los in­tere­ses de los an­ti-pue­blo. No obs­tan­te, el he­cho que hoy los ciu­da­da­nos es­tén desechan­do la iz­quier­da y sus po­lí­ti­cas su­pues­ta­men­te “pro-pue­blo” no se de­be a que aho­ra pre­fie­ran la “cla­se enemi­ga”, sino a que han cam­bia­do de na­rra­ti­va.

Ade­más de la que se re­fie­re a cla­se, en Amé­ri­ca La­ti­na exis­ten por lo me­nos tres es­truc­tu­ras na­rra­ti­vas pro­mi­nen­tes en el ám­bi­to po­lí­ti­co. Una se en­fo­ca en la co­rrup­ción: los que vi­nie­ron an­tes eran co­rrup­tos, así que nos des­hi­ci­mos de los sin­ver­güen­zas. Aho­ra, los nue­vos chi­cos tam­bién em­pe­za­ron a ro­bar, de mo­do que -sea cual sea su po­lí­ti­ca- ha lle­ga­do el mo­men­to de que se va­yan.

Una ter­ce­ra na­rra­ti­va se ba­sa en teo­rías eco­nó­mi­cas con­tra­pues­tas. La dé­ca­da de 1990 fue la era del neo­li­be­ra­lis­mo, una vi­sión eco­nó­mi­ca del mun­do que equi­vo­ca­da­men­te su­pu­so que los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se de­rra­ma­rían ha­cia los de aba­jo. Los nue­vos go­bier­nos de iz­quier­da te­nían una teo­ría eco­nó­mi­ca su­pe­rior, que po­día im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y al mis­mo tiem­po crear opor­tu­ni­da­des pa­ra los de aba­jo. Hoy, en me­dio de un es­tan­ca­mien­to in­fla­cio­nis­ta, los ciu­da­da­nos de­ben es­tar po­nien­do en du­da es­ta al­ter­na­ti­va.

La na­rra­ti­va fi­nal des­ta­ca el pa­pel que tie­nen las con­di­cio­nes ex­ter­nas -la bue­na suer­te, no las bue­nas po­lí­ti­cas- en de­ter­mi­nar el desem- pe­ño eco­nó­mi­co.

Los go­bier­nos lle­ga­rán a ser más efec­ti­vos so­lo si los ciu­da­da­nos apren­den a vol­ver­se más exi­gen­tes en cuan­to a las po­lí­ti­cas que de­man­den. Sin em­bar­go, nin­gu­na de las na­rra­ti­vas po­lí­ti­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas en­se­ña na­da nue­vo ni útil. Ru­sia a en­trar en ce­sa­ción de pa­gos en agos­to de 1998 y es­to ce­rró el ac­ce­so a los mer­ca­dos de ca­pi­tal a to­dos los paí­ses emer­gen­tes de­bi­do al con­ta­gio fi­nan­cie­ro.

Y por esas co­sas del des­tino, la si­tua­ción tu­vo un gi­ro dra­má­ti­co en 2004: los pre­cios de los com­mo­di­ties ini­cia­ron el au­ge de ma­yor du­ra­ción que ha­yan te­ni­do -el sú­per ci­clo- y se dis­pa­ró la avi­dez de los in­ver­so­res por la deu­da de los emer­gen­tes. Así, des­apa­re­ció la ne­ce­si­dad de aus­te­ri­dad, ya que se po­día in­cu­rrir en ma­yo­res gas­tos sin emi­tir mo­ne­da o sin que se ago­ta­ran las di­vi­sas. Sin em­bar­go, la bo­nan­za eco­nó­mi­ca fue mal ma­ne­ja­da, con­du­cien­do a un des­pil­fa­rro fis- cal, y el fin del au­ge de­jó a las eco­no­mías en re­ce­sión y a los ciu­da­da­nos con sus sue­ños ro­tos.

Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Ve­ne­zue­la se me­tie­ron en una si­tua­ción sor­pren­den­te­men­te si­mi­lar a la de fi­nes de los años 1980. En con­se­cuen­cia, las so­lu­cio­nes tam­bién han de ser si­mi­la­res. Los ciu­da­da­nos apo­ya­ron con en­tu­sias­mo el gas­to ex­tra­va­gan­te du­ran­te el au­ge. Aplau­die­ron cuan­do Ra­fael Co­rrea de Ecua­dor eli­mi­nó un fon­do de es­ta­bi­li­za­ción del pe­tró­leo que ha­bía he­re­da­do y cuan­do Chá­vez, en lu­gar de re­ser­var fon­dos pa­ra un pe­río­do de va­cas fla­cas, quin­tu­pli­có la deu­da pú­bli­ca ex­ter­na.

Aho­ra, cuan­do se ha ter­mi­na­do la fies­ta, quie­ren go­bier­nos más con­ser­va­do­res que es­ta­bi­li­cen la eco­no­mía y res­tau­ren la con­fian­za del mer­ca­do que es ne­ce­sa­ria pa­ra alen­tar la in­ver­sión pri­va­da. Has­ta que los ciu­da­da­nos apren­dan lo que de­ben pe­dir a sus go­bier­nos, es­tán con­de­na­dos a que les dis­gus­te lo que ter­mi­nan re­ci­bien­do. Des­gra­cia­da­men­te, las na­rra­ti­vas po­lí­ti­cas que hoy do­mi­nan en Amé­ri­ca La­ti­na no es­tán con­tri­bu­yen­do al desa­rro­llo de es­te pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.