Ca­bil­dos con es­pe­ran­za

Hay que re­co­no­cer lo iné­di­to de es­ta con­vo­ca­to­ria y el va­lor po­lí­ti­co pa­ra rea­li­zar­la, aun­que es di­fí­cil abs­traer­se de sus pro­ble­mas.

Pulso - - Opinion - GUI­DO RO­MO

elec­ción pre­si­den­cial.

Es­te mo­vi­mien­to y su lla­ma­do, con to­dos los pro­ble­mas y des­pro­li­ji­da­des que pu­do ha­ber te­ni­do (no hu­bo cuan­ti­fi­ca­ción de su im­pac­to, ya que no es com­pe­ten­cia del Ser­vel me­dir otra co­sa que no sea el vo­to y no exis­tió la ca­pa­ci­dad de le­van­tar un con­teo pa­ra­le­lo), pa­re­ce sin em­bar­go ha­ber con­te­ni­do el ger­men de al­go real­men­te po­ten­te y que an­ti­ci­pó un es­ce­na­rio po­lí­ti­co.

Tan­to es así, que en el con­tex­to de cri­sis po­lí­ti­ca en que es­ta­mos su­mer­gi­dos pa­re­ce que se pien­sa en la Cons­ti­tu­ción co­mo una for­ma de ca­na­li­zar el des­con­ten­to ciu­da­dano y de so­lu­ción a pro­ble­mas de ín­do­le muy di­ver­sa y no siem­pre re­la­cio­na­dos con el al­can­ce de una Cons­ti­tu­ción.

Aun más, el pro­pio Go­bierno se ha he­cho car­go, co­men­zan­do ni más ni me­nos que a tra­vés de un dis­cur­so de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca, don­de se anun­ció el ini­cio de un “pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te” pa­ra ins­ta­lar una con­ver­sa­ción a ni­vel na­cio­nal so­bre el te­ma. Si bien un pri­mer pa­so fue la con­for­ma­ción del Con­se­jo de Ob­ser­va­do­res, hoy se pre­sen­ta una ru­ta más cla­ra, con pla­zos y ac­to­res se­ña­la­dos por el Go­bierno. La idea se­ría in­cen­ti­var y ca­na­li­zar la par­ti­ci­pa­ción es­pon­tá­nea de las per­so­nas (aquí ciu­da­da­nos) pa­ra re­co­ger opi­nio­nes so­bre los con­te­ni­dos pa­ra es­ta nue­va Cons­ti­tu­ción.

Hay que re­co­no­cer lo iné­di­to de es­ta con­vo­ca­to­ria y el va­lor po­lí­ti­co pa­ra rea­li­zar­la. Des­de la mi­ra­da del va­so me­dio lleno, siem­pre pa­re­ce po­si­ti­vo mo­ti­var la con­ver­sa­ción en­tre los ciu­da­da­nos so­bre te­mas tan im­por­tan­tes pa­ra un país e im­pul­sar en al­gu­na par­te nues­tra es­cuá­li­da for­ma­ción y par­ti­ci­pa­ción cí­vi­ca. Pa­ra quie­nes desean opi­nar y son ac­ti­vos en ello, aquí hay un es­pa­cio es­truc­tu­ra­do don­de ha­cer­lo, y pa­ra otros (la ma­yo­ría del país) me­nos in­te­gra­dos y po­co acos­tum­bra­dos a interacciones de es­te ti­po, pue­de ser mo­ti­va­dor par­ti­ci­par fue­ra de los es­pa­cios ya con­sa­gra­dos pe­ro po­co cer­ca­nos, co­mo son hoy los par­ti­dos po­lí­ti­cos. pro­pias de or­ga­ni­za­ción. El Go­bierno se ha com­pro­me­ti­do a im­pul­sar la par­ti­ci­pa­ción a tra­vés de di­ver­sas ac­cio­nes (co­mu­ni­ca­cio­na­les, por ejem­plo), pe­ro si­gue sien­do un te­ma que -en la mi­ra­da pú­bli­ca- da­rá ma­yor o me­nos va­li­dez al pro­ce­so.

Pa­ra ser cla­ro, no se ob­je­ta la par­ti­ci­pa­ción en un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de quie­nes tie­nen una vi­da po­lí­ti­ca más ac­ti­va y es­tán más or­ga­ni­za­dos. El te­ma es que de eso jus­ta­men­te tra­ta la po­lí­ti­ca (pen­sar en lo co­mún y or­ga­ni­zar­se pa­ra le­van­tar pro­yec­tos de so­cie­dad), por lo que no es­tá cla­ra la ven­ta­ja de es­te di­se­ño pa­ra­le­lo más allá de una ilu­sión par­ti­ci­pa­ti­va. Sue­na to­da­vía al­go in­ge­nuo pen­sar en que gru­pos de per­so­nas que nun­ca han opi­na­do o par­ti­ci­pa­do en de­ba­tes o con­ver­sa­cio­nes so­cia­les se mo­vi­li­cen pa­ra opi­nar so­bre te­mas re­la­ti­va­men­te com­ple­jos. Oja­lá así sea, en to­do ca­so.

Pe­ro es un signo es­pe­ran­za­dor, si uno lo­gra ima­gi­nar a cien­tos de per­so­nas or­ga­ni­zán­do­se, es­cu­chan­do, dia­lo­gan­do, opi­nan­do y dis­cu­tien­do en­tre tan­tos al­go tan cla­ve pa­ra la con­vi­ven­cia so­cial. So­lo eso se­ría ya sin du­da un gran pa­so, un pa­so en un ca­mino ca­si im­po­si­ble, que es lle­var la po­lí­ti­ca a la ba­se de la so­cie­dad, de una so­cie­dad tan ato­mi­za­da co­mo la de hoy en Chi­le.

Si uno lo­gra ade­más ima­gi­nar or­ga­ni­za­cio­nes que se de­di­can a es­tu­diar y a pen­sar en la so­cie­dad ar­ti­cu­lán­do­se pa­ra ayu­dar a los ciu­da­da­nos a par­ti­ci­par, po­ten­cian­do con­ver­sa­cio­nes, fa­ci­li­tan­do la par­ti­ci­pa­ción, dis­mi­nu­yen­do te­mo­res, en­tre­gan­do he­rra­mien­tas a la gen­te pa­ra que de la me­jor ma­ne­ra dé su opi­nión, to­do es­to se­ría un ob­je­ti­vo cum­pli­do en sí mis­mo, más allá de los re­sul­ta­dos fi­na­les del pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.