Luis Li­za­ma: “Pa­ra el TC los gru­pos ne­go­cia­do­res tie­nen igual es­ta­tus que el sin­di­ca­to”

¿Qué di­ce el fa­llo res­pec­to de los con­ve­nios de la OIT que Chi­le ha fir­ma­do?

Pulso - - Economia&Dinero - J.P. PALACIOS MI­RIAM LEI­VA/ J.P.PALACIOS MI­RIAM LEI­VA P.

—Pre­vio a la pu­bli­ca­ción del fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), el Go­bierno sa­lió a de­fen­der el uso de la he­rra­mien­ta del ve­to “a cie­gas”, pa­ra bus­car co­rre­gir el im­pac­to de las nor­mas que fue­ron de­cla­ra­das in­cons­ti­tu­cio­na­les en el res­to del articulado de la Re­for­ma La­bo­ral.

“Lo mí­ni­mo que en de­mo­cra­cia les po­de­mos pe­dir es que ac­túen con cohe­ren­cia y con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca y res­pe­ten el ejer­ci­cio de una fa­cul­tad pre­si­den­cial. Eso sig­ni­fi­ca ac­tuar den­tro del mar­co ins­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co, y yo creo que par­la­men­ta­rios, gen­te que tie­ne in­ves­ti­du­ra de un po­der del Es­ta­do, no pue­de sino te­ner el mí­ni­mo de res­pe­to al ejer­ci­cio de una fa­cul­tad pre­si­den­cial”, di­jo el mi­nis­tro vo­ce­ro del Eje­cu­ti­vo, Mar­ce­lo Díaz, res­pon­dien­do a las crí­ti­cas par­la­men­ta­rias por el uso del ve­to pre­si­den­cial.

Díaz ase­gu­ró que en el co­mi-

—El ve­to a la re­for­ma la­bo­ral abrió un nue­vo quie­bre den­tro de la Nue­va Ma­yo­ría, de­bi­do a que va­rios par­la­men­ta­rios co­men­ta­ron que no era una bue­na sa­li­da sin co­no­cer el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC).

Los más crí­ti­cos, co­mo blo­que, fue­ron los in­te­gran­tes del co­mi­té de se­na­do­res DC que se reunió ayer pa­ra abor­dar es­te pun­to. “No era el me­jor ca­mino. Y ade­más por­que es muy con­tra­dic­to­rio ve­tar al­go que el pro­pio go­bierno pro­pu­so”, in­di­có el se­na­dor An­drés Zal­dí­var, je­fe de la ban­ca­da al re­cor­dar que siem­pre fue par­ti­da­rio de una ley cor­ta que hi­cie­ra las co­rrec­cio­nes tras co­no­cer­se la ar­gu­men­ta­ción del TC.

“Con un ve­to o una nue­va ley se abre una nue­va ca­ja de Pan­do­ra, uno hu­bie­se es­pe­ra­do co­no­cer el fa­llo y des­pués tra­tar de con­sen­suar una opi­nión de la Nue­va Ma­yo­ría (NM)”, in­di­có por su par­te el se­na­dor Ig­na­cio Wal­ker (DC), uno de los más crí­ti­cos del pro­yec­to.

Tam­bién se re­fi­rió a las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Os­val­do An­dra­de (PS), quien en El Mer­cu­rio cri­ti­có que el ve­to en cuan­to a pac­tos de adap­ta­bi­li­dad fue­ra vis­to co­mo una re­van­cha, por­que “no ha­bla té po­lí­ti­co de ayer los je­fes de los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría (NM) res­pal­da­ron el me­ca­nis­mo adop­ta­do por el Go­bierno. Aña­dió que ade­más se in­for­mó que an­tes de pre­ci­sar cuá­les se­rán los con­te­ni­dos del pro­yec­to de ley cor­ta, que se­rá com­ple­men­ta­rio al ve­to, “te­ne­mos que co­no­cer el con­te­ni­do del fa­llo”.

En tan­to, el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ro­dri­go Val­dés, se re­fi­rió a los es­ce­na­rios que se abri­rán tras la sen­ten­cia del TC. “El ve­to es muy pre­ci­so, eli­mi­na tres pac­tos de adap­ta­bi­li­dad del pro­yec­to de ley. ¿Por qué los eli­mi­na? Por­que exis­te el ries­go de que si el Tri­bu­nal di­ce que un pac­to pue­de ser sus­cri­to por un gru­po ne­go­cia­dor, pa­ra el bien de la for­ma co­mo se le­gis­la”. Wal­ker in­di­có “el dipu­tado An­dra­de ha­bla de re­van­cha y pa­sa­da de cuen­ta, a buen en­ten­de­dor po­cas pa­la­bras”.

Mu­cho más du­ro fue el se­na­dor Jor­ge Pi­za­rro (DC) quien lla­mó al Eje­cu­ti­vo a bus­car un acuer­do en la ley cor­ta pa­ra evi­tar un pro­ble­ma po­lí­ti­co in­terno: “te­ne­mos que lle­gar a acuer­do con los ac­to­res y con la NM, es­te es te­ma país, no de esas ma­te­rias pa­ra dar­se gus­tos per­so­na­les, aquí lo que tie­ne que im­pe­rar es la ra­cio­na­li­dad”.

En la reunión no se adop­tó una pos­tu­ra res­pec­to del con­te­ni­do del ve­to, y los se­na­do­res op­ta­ron por co­no­cer­lo an­tes de enun­ciar el vo­to. “Apa­ren­te­men­te la de­ci­sión del Go­bierno es pa­ra dar una se­ñal a al­gu­nos y no creo que sea lo me­jor. Va­mos a ver el con­te­ni­do del ve­to por­que no lo co­no­ce­mos… Aquí lo que se ne­ce­si­ta es uni­dad y un acuer­do es fun­da­men­tal en es­ta ma­te­ria an­tes de en­viar un pro­yec­to”.

Más con­ci­lia­do­ra fue la pre- Go­bierno eso no es to­le­ra­ble”, se­ña­ló Val­dés.

Sin em­bar­go, an­tes del co­no­cer el con­te­ni­do de la sen­ten­cia, Val­dés an­ti­ci­pó que “si el TC di­je­ra que los pac­tos pue­den ser sus­cri­tos so­lo por sin­di­ca­tos, tam­bién una de­ci­sión de Go­bierno es re­po­ner es­te as­pec­to”.

Más tar­de el ti­tu­lar de la Seg­pres, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, y la sub­se­cre­ta­ria de la car­te­ra, Patricia Sil­va, pre­ci­sa­ron a los je­fes de co­mi­tés y ban­ca­das que el ve­to só­lo su­pri­me tres ti­pos de pac­tos de adap­ta­bi­li­dad: jor­na­das es­pe­cia­les, jor­na­das pa­si­vas y ho­ras ex­tra­or­di­na­rias, y el quó­rum pa­ra ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te. Va­le de­cir, se derogará el pla­zo de 2 años des­de la en­tra­da en vi­gen­cia de la ley pa­ra per­mi­tir que los sin­di­ca­tos cons­ti­tui­dos an­tes de di­cha fe­cha igual­men­te pue­dan ne­go­ciar, aun­que ya no ten­gan el nue­vo quó­rum de cons­ti­tu­ción, que fi­ja un por­cen­ta­je mí­ni­mo de re­pre­sen­ta­ción mí­ni­mo de 50%.

Fuen­tes de go­bierno di­je­ron que, si bien pri­me­ro se ana­li­za­rá el con­te­ni­do del fa­llo del TC, el ob­je­ti­vo es en­viar la ley cor­ta an­tes del 21 de ma­yo. si­den­ta del par­ti­do, se­na­do­ra Ca­ro­li­na Goic quien re­cor­dó que tan­to el ve­to co­mo la ley cor­ta son par­te de un di­se­ño pre­le­gis­la­ti­vo pa­ra po­der res­ta­ble­cer una re­for­ma la­bo­ral equi­li­bra­da, don­de el Eje­cu­ti­vo tie­ne un rol or­de­na­dor.

“En la ley cor­ta ya he­mos con­ver­sa­do con los mi­nis­tros de Ha­cien­da, Seg­pres y la mi­nis­tra Xi­me­na Rin­cón pa­ra ver los con­te­ni­dos en la dis­cu­sión pre le­gis­la­ti­va, aco­ta­da al mar­co de los acuer­dos a los que ya ha­bía­mos lle­ga­do”, afir­mó Goic. En el PPD, en tan­to no ha­bían abor­da­do el te­ma y el se­na­dor Eu­ge­nio Tu­ma, de la ban­ca­da pro py­me só­lo sub­ra­yó: “el ve­to es un gui­ño que se le es­tá ha­cien­do a la CUT (Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res) pa­ra cal­mar las aguas fren­te a la de­ci­sión del TC”.

Ca­be re­cor­dar que tan­to el PS co­mo el PC ha­bían so­li­ci­ta­do al Go­bierno en­viar un ve­to su­pre­si­vo por cua­tro ma­te­rias. El Eje­cu­ti­vo aco­gió so­lo una: los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad de jor­na­da.

—Un tra­ba­jo muy com­ple­jo de­be­rá ini­ciar el Eje­cu­ti­vo pa­ra “par­char” la re­for­ma la­bo­ral y que sea cohe­ren­te con el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC), in­di­có el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta Luis Li­za­ma, miem­bro del co­mi­té la­bo­ral de la So­cie­dad de Fo­men­to Fa­bril (So­fo­fa) y mi­li­tan­te DC.

El ex­per­to di­jo que el re­co­no­ci­mien­to al gru­po ne­go­cia­dor co­mo par­tí­ci­pe de una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va es in­ne­ga­ble. Aun­que aco­tó que el fa­llo de­be ser vis­to con más acu­cio­si­dad, por­que ayer fue re­vi­sa­do por él ace­le­ra­da­men­te pa­ra res­pon­der a es­ta en­tre­vis­ta.

¿Qué le pa­re­cie­ron los ar­gu­men­tos del fa­llo ?

—En el te­ma cen­tral pa­ra es­gri­mir la in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal, el TC se fun­da en tres ar­gu­men­tos. El pun­to de par­ti­da es que el de­re­cho a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te es in­di­vi­dual, que se ejer­ce co­lec­ti­va­men­te y, en con­se­cuen­cia, el tra­ba­ja­dor que es ti­tu­lar de ese de­re­cho lo pue­de ejer­cer a tra­vés de un sin­di­ca­to o un gru­po ne­go­cia­dor. En­ton­ces el que se pri­ve a un gru­po ne­go­cia­dor a ne­go­ciar co­lec­ti­va­men­te vio­la ese de­re­cho.

¿Y en se­gun­do or­den?

—Es el de­re­cho de aso­cia­ción, don­de el gru­po ne­go­cia­dor es una ex­pre­sión tam­bién del de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res de or­ga­ni­zar­se, y pa­ra el TC los gru­pos ne­go­cia­do­res tie­nen igual es­ta­tus que el sin­di­ca­to.

¿Y el ter­cer sus­ten­to?

—El ter­ce­ro es un ar­gu­men­to que en­cuen­tro un po­co más dé­bil, que se re­fie­re a que el sin­di­ca­to es la reunión de vo­lun­ta­des in­di­vi­dua­les y que sin­di­car­se es vo­lun­tad in­di­vi­dual, co­mo una for­ma de ra­ti­fi­car que el ti­tu­lar es el tra­ba­ja­dor. Los dos pri­me­ros de­re­chos apa­re­cen co­mo cla­ra­men­te vul­ne­ra­dos, y con eso bas­ta­ba.

AR­GU­MEN­TOS DEL FA­LLO “Pa­ra el TC los gru­pos ne­go­cia­do­res tie­nen igual es­ta­tus que el sin­di­ca­to”.

—Hay que to­mar en cuen­ta que en ge­ne­ral los con­ve­nios OIT son de tex­tu­ra abier­ta, no con­tem­plan una re­gu­la­ción bien es­pe­cí­fi­ca o con mu­cho de­ta­lle, son am­plios e in­ter­pre­ta­bles. Acá hay dos con­ve­nios, el 135 y el 154 en los que la OIT ad­mi­te la po­si­bi­li­dad de que co­exis­tan gru­pos ne­go­cia­do­res y sin­di­ca­tos. Y si uno lee los dic­tá­me­nes del co­mi­té de li­ber­tad sin­di­cal de la OIT pue­de ob­ser­var una suer­te de pre­emi­nen­cia del sin­di­ca­to pe­ro sin ex­clu­sión del gru­po ne­go­cia­dor.

ENVIO DE VE­TO “Fue una de­ci­sión apre­su­ra­da (...) Una ley cor­ta pa­ra re­sol­ver ha­bría si­do más efi­cien­te”.

¿Lo que ocu­rre en Chi­le?

—Es que nues­tro sis­te­ma ju­rí­di­co op­tó por un sis­te­ma dis­tin­to y que es com­pa­ti­ble con la OIT, que en vez de pro­mo­ver la afi­lia­ción pro­mue­va la li­bre afi­lia­ción. Aho­ra, en el se­gun­do ca­pí­tu­lo el fa­llo se re­fie­re a la OIT...

¿En ex­ten­sión de be­ne­fi­cios?

— La ar­gu­men­ta­ción más fuer­te es­tá re­fe­ri­da al se­gun­do ca­pí­tu­lo de go­zo au­to­má­ti­co de be­ne­fi­cios, lo cual se­ría una cláu­su­la de se­gu­ri­dad sin­di­cal y eso pa­ra la OIT no es po­si­ble por­que pro­mue­ve el acor­dar en­tre las par­tes, pe­ro no im­po­ner por ley.

El TC in­di­ca que a los gru­pos ne­go­cia­do­res se los de­jó en con­di­ción in­fe­rior que a los sin­di­ca­tos, ¿en qué sen­ti­do?

—Por­que se­gún la re­for­ma un gru­po ne­go­cia­dor no pue­de ne­go­ciar con de­re­cho a huel­ga ni a fue­ro, ade­más el ins­tru­men­to se lla­ma acuer­do de gru­po ne­go­cia­dor pa­ra di­fe­ren­ciar­lo del con­tra­to co- lec­ti­vo, tie­ne una ne­go­cia­ción se­mi re­gla­da que jus­ta­men­te es­tá es­ta­ble­ci­da en des­me­dro del gru­po.

¿El TC obli­ga­ría a en­tre­gar­le los mis­mos de­re­chos del sin­di­ca­to?

—No al­can­cé a leer que re­glas de­be­rían ser mo­di­fi­ca­das. Pe­ro a par­tir de hoy el Go­bierno ten­drá que mo­di­fi­car el pro­yec­to pa­ra que que­de con­sis­ten­te con el fa­llo, se­rá un tra­ba­jo com­ple­jo. Aho­ra ten­drá que par­char el pro­yec­to con el fa­llo del TC.

¿Y a su jui­cio de­be­rían te­ner los mis­mos de­re­chos?

—Creo que si el ar­gu­men­to prin­ci­pal del TC es que los gru­pos ne­go­cia­do­res son igua­les que el sin­di­ca­to, en­ton­ces de­be­rían te­ner el mis­mo tra­to, y es­to vuel­ve las co­sas muy atrás por­que su­pon­dría te­ner ca­si igual­dad de con­di­cio­nes pa­ra am­bos.

¿In­clu­so po­dría ne­go­ciar pac­tos de adap­ta­bi­li­dad que el pro­yec­to per­mi­te só­lo a los sin­di­ca­tos?

—Por lo que vi, no se re­fie­ra el TC a ello.

¿Qué pien­sa del ve­to?

—En­cuen­tro que fue una de­ci­sión apre­su­ra­da, in­du­da­ble­men­te. Se po­dría ha­ber es­pe­ra­do una ley cor­ta pa­ra re­sol­ver, ha­bría si­do más efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.