Ta­xis­tas: un car­tel crea­do por de­cre­to

Pulso - - Opinion - NI­CO­LÁS MARINOVIC

HAS­TA 1998, los re­qui­si­tos pa­ra ofi­ciar de ta­xi eran mí­ni­mos: bas­ta­ba con que el con­duc­tor acre­di­ta­ra que su au­to te­nía la re­vi­sión téc­ni­ca, y con que se ins­cri­bie­ra en el Re­gis­tro Na­cio­nal de Ser­vi­cios de Trans­por­te de Pa­sa­je­ros. Ese mis­mo año, sin em­bar­go, se prohi­bió el in­gre­so de nuevos au­to­mó­vi­les al par­que de ta­xis (Ley 19.593). ¿Cuál fue el ob­je­ti­vo de la ley? Re­du­cir la con­ta­mi­na­ción y la con­ges­tión. ¿Qué fue lo que ocu­rrió en la prác­ti­ca? Que no dis­mi­nu­yó ni una co­sa ni la otra y que, en cam­bio, el de­re­cho de ta­xi se em­pe­zó a tran­sar ca­si como una ac­ción que hoy va­le apro­xi­ma­da­men­te $12 mi­llo­nes. En ese con­tex­to, el gre­mio de ta­xis­tas acu­sa de com­pe­ten­cia des­leal a las em­pre­sas que ofre­cen trans­por­te de pa­sa­je­ros por me­dio de apli­ca­cio­nes pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Efec­ti­va­men­te, los con­duc­to­res del nue­vo ser­vi­cio no es­tán so­me­ti­dos a las exi­gen­cias que tie­nen ellos. No obs­tan­te lo an­te­rior, es evi­den­te que es­tas nue­vas em­pre­sas per­mi­ten que el ser­vi­cio de trans­por­te sea más efi­cien­te: por las ca­lles cir­cu­lan au­to­mó­vi­les so­lo cuan­do ellos son re­que­ri­dos; tien­de a de­cre­cer el nú­me­ro de per­so­nas que uti­li­za su pro­pio au­to­mó­vil y se re­du­cen así las emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes. Prohi­bir o til­dar de “pi­ra­tas” a es­tas em­pre­sas, por tan­to, su­po­ne vul­ne­rar la ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal re­fe­ri­da al de­re­cho de los par­ti­cu­la­res a ejer­cer una ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca. Pero, so­bre to­do, su­po­ne cons­ti­tuir a los ta­xis­tas en un gru­po pri­vi­le­gia­do en la me­di­da en que se prohí­be, por de­cre­to, que ten­gan com­pe­ten­cia. Los ta­xis­tas pue­den pe­dir re­pa­ra­ción por ese per­jui­cio ema­na­do de la au­to­ri­dad, pue­den ser in­dem­ni­za­dos por los efec­tos per­ni­cio­sos de una le­gis­la­ción im­pro­vi­sa­da. Pero no tie­nen de­re­cho a exi­gir que su pro­pio in­te­rés va­ya en des­me­dro de los usua­rios, o de em­pren­de­do­res que in­ten­tan desa­rro­llar ac­ti­vi­da­des le­gí­ti­mas de ma­ne­ra no­ve­do­sa. Mu­cho me­nos pue­den ame­na­zar con pa­ra­li­zar el país si es que no se prohí­ben las apli­ca­cio­nes que com­pi­ten con ellos. Pe­dir esa prohi­bi­ción o apli­car­la es ac­tuar, abier­ta­men­te, con­tra el Es­ta­do de De­re­cho.

El au­tor es abo­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.