Nue­vas acu­sa­cio­nes del Pre­si­den­te Mo­ra­les

El man­da­ta­rio bo­li­viano insiste con una es­tra­te­gia ex­te­rior cru­za­da por sus pro­ble­mas in­ter­nos.

Pulso - - Opinion -

EL PRE­SI­DEN­TE bo­li­viano, Evo Mo­ra­les, per­sis­te en ten­sio­nar la re­la­ción con Chi­le. En los úl­ti­mos días ha acu­sa­do a Chi­le de ins­ta­lar una ba­se mi­li­tar a quin­ce ki­ló­me­tros del río Si­la­la, cur­so de agua in­ter­na­cio­nal por cu­yo uso pre­ten­de lle­var de nue­vo a nues­tro país a la jus­ti­cia in­ter­na­cio­nal. La Can­ci­lle­ría na­cio­nal lo ha des­men­ti­do con cla­ra evi­den­cia, pre­ci­san­do que tan­to las FFAA como las po­li­cías so­lo han au­men­ta­do el con­trol de una fron­te­ra que, como tam­po­co ig­no­ra el Go­bierno pa­ce­ño, es permea­ble al con­tra­ban­do, el nar­co­trá­fi­co, ro­bos e in­mi­gra­ción ile­gal. La sos­te­ni­da ofen­si­va de Mo­ra­les so­lo di­fi­cul­ta lo que se­gún su dis­cur­so él mis­mo pro­mue­ve: diá­lo­go bi­la­te­ral. No de­ja de ser ab­sur­do que ayer in­clu­so ha­ya afir­ma­do que “no ha­brá gue­rra”, en cir­cuns­tan­cias que Chi­le no ha he­cho ni un so­lo ges­to en esa di­rec­ción. Los ata­ques del man­da­ta­rio se han agu­di­za­do en un es­ce­na­rio in­terno que se le ha vuel­to com­pli­ca­do: a su de­rro­ta en el ple­bis­ci­to pa­ra in­ten­tar una nueva re­elec­ción se su­ma la con­fu­sión en torno al su­pues­to hi­jo con una mu­jer acu­sa­da por el pro­pio Eje­cu­ti­vo de trá­fi­co de in­fluen­cias. En es­te con­tex­to es im­po­si­ble di­so­ciar los pro­ble­mas lo­ca­les de Mo­ra­les del reite­ra­do re­cur­so, po­lí­ti­co y me­diá­ti­co, de acu­dir a un su­pues­to ad­ver­sa­rio ex­terno pa­ra re­com­po­ner su ni­vel de apo­yo so­bre la ba­se de una fan­tas­mal ame­na­za o agre­sión ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.