EEUU: se­ña­les mix­tas, pero el avan­ce es cla­ro

La evi­den­cia de que el mer­ca­do la­bo­ral está muy cer­ca de la nor­ma­li­dad se sigue acu­mu­lan­do y ello in­flu­ye so­bre pa­sos de la Fed.

Pulso - - Opinion - VA­LEN­TÍN CA­RRIL

ne­tos en abril, por de­ba­jo del pro­me­dio re­cien­te de so­bre 200 mil y por de­ba­jo de lo es­pe­ra­do por el mer­ca­do. Adi­cio­nal­men­te, se re­vi­só a la ba­ja, aun­que mar­gi­nal­men­te, la crea­ción de em­pleos ne­tos en los dos me­ses pre­vios.

La in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta de es­ta me­nor crea­ción de em­pleos no es sen­ci­lla, sin em­bar­go. Por un la­do, has­ta aho­ra ha si­do cla­ro que a ma­yor crea­ción de em­pleos la no­ti­cia es me­jor, pero con un des­em­pleo ya cer­cano a su ta­sa na­tu­ral lo que co­rres­pon­de es­pe­rar es que la crea­ción de em­pleos ba­je a un ni­vel de lar­go pla­zo, el cual se cal­cu­la por de­ba­jo de los 100 mil, y que el cre­ci­mien­to de los sa­la­rios se ace­le­re. Al­go de es­to úl­ti­mo se re­por­tó, ya que el cre­ci­mien­to de los sa­la­rios en do­ce me­ses pa­só des­de 2,3% en mar­zo a 2,5% en abril. Es­ta ta­sa se ha man­te­ni­do muy cer­ca­na al 2% des­de la cri­sis de 2008-2009. Por lo tan­to, de acuer­do con es­tos in­di­ca­do­res no es fá­cil con­cluir si el mer­ca­do la­bo­ral sigue me­jo­ran­do o sim­ple­men­te fue un mes dé­bil de­bi­do a la me­nor crea­ción de em­pleos. Lo que sí es más se­gu­ro es que de con­ti­nuar lo ob­ser­va­do, una me­nor crea­ción de em­pleos y un ma­yor cre­ci­mien­to de los sa­la­rios, la se­ñal de nor­ma­li­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral se­ría ca­da vez más cla­ra y eso ace­le­ra­ría el es­pe­ra­do au­men­to de ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia por par­te de la Fed.

Fi­nal­men­te y so­lo pa­ra com­pli­car un po­co más la lec­tu­ra de las ci­fras, la ta­sa de des­em­pleo am­plia­da so­lo ba­jó le­ve­men­te en abril y lle­gó a 9,7%, to­da­vía muy por en­ci­ma de su ni­vel pre­cri­sis, el cual es­ta­ba por de­ba­jo del 9%. Es­to po­dría de­ber­se a que aún exis­te hol­gu­ra en el mer­ca­do la­bo­ral, prin­ci­pal­men­te por la exis­ten­cia de cer­ca de un mi­llón y me­dio de per­so­nas que tra­ba­jan jor­na­das par­cia­les y pre­fe­ri­rían tra­ba­jar jor­na­das com­ple­tas, o bien a un cam­bio es­truc­tu­ral en el mer­ca­do la­bo­ral de­bi­do a que las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten tra­ba­jar jor­na­das par­cia­les con ma­yor fa­ci­li­dad y, por lo tan­to, es­ta ci­fra cer­ca­na a 10% se­ría la “nueva nor­mal” de es­te in­di­ca­dor. Por su­pues­to, la im­pli­can­cia de la in­ter­pre­ta­ción co­rrec­ta de es­ta úl­ti­ma ci­fra pa­ra efec­tos de es­ti­mar la tra­yec­to­ria fu­tu­ra de la ta­sa de re­fe­ren­cia de la Fed es opues­ta. crea­ción ne­ta de em­pleos fue de 2,8 mi­llo­nes en do­ce me­ses, es de­cir 233 mil al mes pro­me­dio. El nú­me­ro de car­gos dis­po­ni­bles es de 5,8 mi­llo­nes, lo cual es muy cer­cano a su má­xi­mo re­cien­te, y si con­si­de­ra­mos que la ac­tual ta­sa de des­em­pleo ofi­cial tan­to en mar­zo como en abril re­fle­ja 7,9 mi­llo­nes de per­so­nas, se pue­de con­cluir que sal­vo por pro­ble­mas “fric­cio­na­les” 3/4 de los ac­tua­les des­em­plea­dos po­drían ac­ce­der a un em­pleo a muy cor­to pla­zo. Es­ta re­la­ción no al­can­za­ba es­tos ni­ve­les des­de la cri­sis. Si bien los pro­ble­mas lla­ma­dos fric­cio­na­les siem­pre exis­ten (se re­fie­ren, por ejem­plo, a que hay em­pleos dis­po­ni­bles en una zo­na del país pero per­so­nas des­em­plea­das en otra zo­na y cam­biar de ciudad pue­de te­ner cos­tos su­fi­cien­tes como pa­ra que la per­so­na pre­fie­ra no ha­cer­lo pe­se a que sig­ni­fi­que se­guir des­em­plea­do, et­cé­te­ra), por lo que el cálcu­lo es so­lo teó­ri­co, su me­jo­ra mues­tra que el mer­ca­do la­bo­ral no pa­re­ce es­tar muy le­jos de su equi­li­brio.

En con­clu­sión se pue­de afir­mar que la evi­den­cia de que el mer­ca­do la­bo­ral de EEUU está muy cer­ca de su nor­ma­li­dad se sigue acu­mu­lan­do, lo que ten­de­ría a su­ge­rir que la Fed au­men­ta­rá su ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia en un fu­tu­ro re­la­ti­va­men­te cer­cano. Sin em­bar­go, en es­tas cir­cuns­tan­cias to­ma ma­yor re­le­van­cia el in­di­ca­dor de in­fla­ción sub­ya­cen­te PCE, el cual con­tra­rio a lo que se es­pe­ra­ría da­do el con­ti­nuo avan­ce del PIB y ma­yor nor­ma­li­dad en el mer­ca­do la­bo­ral, ba­jó des­de 1,7% en mar­zo a 1,6% en abril. De he­cho, el mer­ca­do ya ajus­tó su ex­pec­ta­ti­va de al­zas de ta­sa de re­fe­ren­cia pa­ra es­te año a una o dos, com­pa­ra­do con las cua­tro al­zas que se es­pe­ra­ban ha­cia fi­na­les del año pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.