Bra­sil: Mi­chel Te­mer asu­me la Pre­si­den­cia y se com­pro­me­te a re­cons­truir la eco­no­mía

El aho­ra pre­si­den­te asu­mió con plenos po­de­res y se man­ten­drá en el car­go de for­ma in­te­ri­na has­ta por 180 días, pe­río­do que tie­ne el Se­na­do pa­ra ana­li­zar el im­peach­ment.

Pulso - - Portada - PAU­LA NAMUR

—Rous­seff: “Pue­do ha­ber co­me­ti­do erro­res, pero no crí­me­nes” —¿Lle­gó el mo­men­to de apos­tar por Bra­sil? In­ver­sio­nis­tas glo­ba­les ele­van su ex­po­si­ción

— Re­cons­truir la eco­no­mía, pa­ci­fi­car y uni­fi­car la na­ción y res­ca­tar la cre­di­bi­li­dad. El Pre­si­den­te in­te­ri­no de Bra­sil, Mi­chel Te­mer, asu­mió ayer el go­bierno con esos tres ejes cen­tra­les. Es­to, lue­go de que, du­ran­te la ma­dru­ga­da de ayer el Se­na­do bra­si­le­ño de­ci­die­ra sus­pen­der a Dil­ma Rous­seff del car­go de Pre­si­den­ta por 180 días, pa­ra ini­ciar un jui­cio po­lí­ti­co en su con­tra por vio­lar la ley de res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal.

Pe­se a que se es­pe­ra­ba que ha­bla­ra a las 16:00, re­cién mi­nu­tos an­tes de las 18:00 Mi­chel Te­mer dio su pri­mer dis­cur­so como pre­si­den­te de Bra­sil. Ro­dea­do só­lo de hom­bres, y apun­tan­do a la ne­ce­si­dad de ase­gu­rar la go­ber­na­bi­li­dad. “Es ur­gen­te pa­ci­fi­car a la na­ción y uni­fi­car­nos. Es ur­gen­te te­ner un go­bierno que pue­da sal­var al país y uni­fi­car Bra­sil”, di­jo en sus pri­me­ras pa­la­bras tras asu­mir el go­bierno.

“El pri­mer pa­so pa­ra en­fren­tar los re­tos es el diá­lo­go. Es ne­ce­sa­rio res­ca­tar la cre­di­bi­li­dad de Bra­sil in­ter­na­men­te y a ni­vel in­ter­na­cio­nal, un fac­tor fun­da­men­tal pa­ra que nues­tras em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res pue­dan te­ner el en­tu­sias­mo de vol­ver y ase­gu­rar la in­ver­sión”, ase­gu­ró.

El vi­ce­pre­si­den­te asu­mió con plenos po­de­res y se man­ten­drá en el car­go de ma­ne­ra in­te­ri­na por has­ta 180 días, pe­río­do que tie­ne el Se­na­do pa­ra lle­var ade­lan­te el im­peach­ment con­tra Rous­seff.

Te­mer enume­ró los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en Bra­sil ( re­ce­sión, dé­fi­cit fis­cal, 11 mi­llo­nes de des­em­plea­dos, en­tre otros), y agre­gó que el desafío se­rá de­te­ner el pro­ce­so de de­te­rio­ro. “Pa­ra eso, es im­pres­cin­di­ble re­cons­truir los fun­da­men­tos de la eco­no­mía bra­si­le­ña y me­jo­rar de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el am­bien­te de ne­go­cios”, di­jo, aña­dien­do que se man­ten­drán las ga­ran­tías.

En el ga­bi­ne­te no hu­bo gran­des sor­pre­sas: tal como se es­pe­ra­ba, el mi­nis­tro a car­go de es­ta re­cons­truc­ción eco­nó­mi­ca se­rá el ex pre­si­den­te del ban­co cen­tral ba­jo el go­bierno de Lu­la, Hen­ri­que Mei­re­lles, mien­tras, los mi­nis­te­rios se re­du­je­ron de 32 a 21. El je­fe de ga­bi­ne­te Pre­si­den­ta sus­pen­di­da se­rá Eli­seu Pa­dil­ha, una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes del Par­ti­do del Mo­vi­mien­to de la De­mo­cra­cia Bra­si­le­ña (PMDB) y que el año pa­sa­do fue mi­nis­tro de Dil­ma. Dos mi­nis­tros que aban­do­na­ron el go­bierno de Rous­seff ha­ce un mes, aho­ra es­ta­rán en el go­bierno de Te­mer. Se tra­ta de Gil­ber­to Kas­sab, quien asu­mi­rá en Cien­cia y Tec­no­lo­gía y Co­mu­ni­ca­cio­nes, y Hen­ri­que Al­ves, en Tu­ris­mo.

LA ES­TRA­TE­GIA DE DIL­MA. Du­ran­te la ma­ña­na, la aho­ra pre­si­den­ta sus­pen­di­da dio su úl­ti­mo dis­cur­so en el car­go en el Pa­la­cio de Pla­nal­to. “No exis­te in­jus­ti­cia peor que con­de­nar a un inocen­te (...) Pue­do ha­ber co­me­ti­do erro­res, pero no crí­me­nes”, afir­mó Rou­seff, quien in­sis­tió en que el pro­ce­so se tra­tó de un gol­pe de Es­ta­do pa­ra de­rro­car a una man­da­ta­ria ele­gi­da con 54 mi­llo­nes de vo­tos, y agre­gan­do que el ma­yor ries­go pa­ra Bra­sil aho­ra Pre­si­den­te de Bra­sil La vo­ta­ción en el Se­na­do se reali­zó en la ma­dru­ga­da de ayer: con 55 vo­tos a fa­vor y 22 en con­tra del im­peach­ment. es ser di­ri­gi­do por un go­bierno de los “sin vo­tos”. Es­to, en alu­sión a que, de acuer­do con son­deos, si Te­mer se pre­sen­ta­ra a una elec­ción aho­ra, ten­dría el 2% de los vo­tos.

¿ QUÉ LE ES­PE­RA A DIL­MA ROUS­SEFF? De acuer­do a Ri­car­do Ri­bei­ro, de MCM Con­sul­to­res As­so­cia­dos, en Sao Pau­lo, lo pri­me­ro que ha­rá Dil­ma aho­ra se­rá de­fen­der su man­da­to con el Su­pre­mo Tri­bu­nal Fe­de­ral. “Es po­si­ble que in­ten­ten ana­li­zar los fun­da­men­tos que es­tán de- trás del pe­di­do de im­peach­ment, pero el STF va a de­cir que es­to es res­pon­sa­bi­li­dad del Con­gre­so, y si es­te por dos ter­cios va­li­dó que Dil­ma co­me­tió cri­men de res­pon­sa­bi­li­dad, el Su­pre­mo no pue­de ha­cer na­da”, di­jo Ri­bei­ro.

Por su par­te, Thia­go de Ara­gao, ana­lis­ta de Ar­ko Ad­vi­ce, di­jo que la man­da­ta­ria sus­pen­di­da in­ten­ta­rá ha­cer mo­vi­mien­tos na­cio­na­les, pero con una es­tra­te­gia equi­vo­ca­da. “Cuan­do ella ha­bla de gol­pe, for­ta­le­ce a los que ya la apo­yan y de­bi­li­ta la re­la­ción con quie­nes no la apo­yan, y no es la me­jor es­tra­te­gia. Lo ideal se­ría lo­grar el apo­yo de quie­nes no la apo­yan hoy, pero pa­ra ella es im­po­si­ble por­que pa­ra eso ne­ce­si­ta re­co­no­ci­mien­to de cul­pa de al­gu­nas co­sas y no lo va a ha­cer. En­ton­ces va a que­dar ca­da vez más fuer­te con gru­po más ra­di­cal y me­nos con el res­to de la po­bla­ción”, plan­teó De Ara­gao.

MI­CHEL TE­MER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.